Constantemente hemos hecho referencia a la indicación del Zen, que mientras permanecemos en esta dimensión debemos estar despiertos, atentos a nuestro comportamiento, pensamientos, evitar que se manifiesten las telarañas mentales, es decir formas de pensar ininteligibles

Las emociones negativas, las costumbres deshumanizadas, las creencias falsas, los prejuicios y la pereza son telarañas mentales que impiden tu progreso. El saber, aprender, reconocer y aceptar es tener una mente abierta y positiva, una donde el camino es imaginable.

Sin duda alguna comenta alex-psicoclinica.blogspot.it es importante en el logro de nuestros objetivos, en todo aquello que queremos alcanzar , saber lidiar con los obstáculos más difíciles de superar, es decir, justamente con las telarañas mentales, vale decir, esos pensamientos, esos paradigmas, esas ideas arraigadas en nuestro interior, de forma consciente o inconsciente, que muchas veces no nos dejan actuar, arrancar, e ir tras lo que deseamos. Estas telarañas mentales son un auto sabotaje a nuestros sueños.

Es un hecho cierto, como lo expone la fuente mencionada, que las telarañas son creadas por nosotros mismos. Empiezan sutilmente con una simple arañita (algún suceso) y nosotros, al no sanar esa experiencia, le damos más poder y empezamos a entretejer una gran telaraña invisible que nos impide ser objetivos y lo peor del caso es que muchos piensan que esas telarañas son fuertes muros imposibles de traspasar. Y por eso deciden quedarse con ellas. Así muchos se dan por vencidos y experimentan los conflictos mentales de un infierno viviente. Uno puede engancharse en ellas y convertirse al cabo de un tiempo en su víctima.

Definitivamente, nos corresponde a cada uno estar atento de nuestro comportamiento, nuestras actitudes, como saber afrontar los problemas del diario vivir , no permitiendo que la telarana crezca, tener presente como lo indica alex-psicoclinica.blogspot.it ,saber dirigir nuestros pensamientos en forma positiva , controlar nuestras emociones, puesto que al hacerlo, estaremos regulando nuestra actitud y no olvidar que las actitudes son proyecciones de nuestra mente.

¿Como quitarlas?

Al respecto sugiere David Montalvo reconocer todo lo que hemos vivido, evitando la culpa y acercándonos a la responsabilidad; aprender a sanar y perdonar para seguir creciendo. Lo que has vivido pudo haber sido algo fuerte, difícil o complicado. Pero lo que sigue después de ahí, dejar que la telaraña crezca u observar la luz del aprendizaje, sólo depende de ti.

 

*** Fuente citada

carmorvane@gmail.com