Capacitación Outdoor

La capacitación outdoor, es una modalidad no tradicional de adiestramiento que sirve para entrenar en estrecho contacto con la naturaleza, sobre aspectos relacionados al liderazgo, trabajo en equipo, manejo de conflicto, integración y administración del tiempo, entre otras competencias.

Entrenamiento vs. Entretenimiento
Horacio Bolaños, Director del Grupo Managers, explica, “con las capacitaciones outdoor, suelen haber ciertas confusiones. Al outdoor, como instrumento de facilitación de entrenamiento, hay que diferenciarlo de la actividad de mero entretenimiento o de diversión. Esta cuestión no siempre es tenida en cuenta”. Bolaños remarca que la ejercitación outdoor, “es una herramienta a la cual se debe recurrir con un fin exclusivamente didáctico”. Aristóteles Nielsen, titular de la Consultora Nielsen & Asociados, coincide con su colega y agrega “la zona de aprendizaje cómoda es el aula, donde el profesor habla y la gente escucha pasivamente. En esa instancia, existe certeza de lo que puede llegar a suceder. En el outdoor esa certidumbre desaparece”.

En contacto con la naturaleza
En la capacitación outdoor, los participantes tienen que convivir con el entorno natural, con frío o calor, en la montaña o en el río. “Utilizamos la naturaleza como un elemento de feedback” sostiene Nielsen. En estos casos se considera al entorno natural, como un obstáculo a superar para aprender o mejorar comportamientos. Las actividades que se realizan con esta modalidad de capacitación, son muy variadas. Muchas de ellas suelen tener elementos de prácticas de alpinismo o montañismo, como forma de vivenciar situaciones dinámicas y complejas. “Cuando un grupo, logra satisfactoriamente escalar una montaña trabajando en equipo, esperamos que al volver a la oficina, el recuerdo de esa experiencia les permita visualizar más claramente, el cumplimiento de los objetivos laborales que los comprometen como grupo”, explica Nielsen.

Costo y complejidad
Estas actividades se realizan en campos, estancias o clubes, especialmente adaptados para este tipo de experiencias. “Son actividades más caras que las de capacitación áulica tradicional, ya que se pone en movimiento mayor estructura y planificación logística”, manifiesta Bolaños. Los outdoors pueden variar en su complejidad. Hay actividades simples, que pueden tener una duración de unas pocas horas, hasta otras con ejercicios más específicos, que pueden comprometer a los empleados más de una jornada.

Seguimiento y comprobación
La capacitación outdoor, no está exenta de cumplir con las premisas básicas de las actividades formativas tradicionales: lo aprendido debe trasladarse a la tarea y sostenerse en el tiempo. Esta lógica comprobación de efectividad de la experiencia formativa, le brinda la seriedad y rigurosidad, que una actividad de capacitación, cualquiera sea su modalidad, no debe omitir. “El seguimiento de que lo aprendido se ponga en práctica, es muy importante y requiere la colaboración del departamento de recursos humanos, y de referentes de la organización. Lamentablemente por costos y tiempos esto no siempre se pone en práctica”, reflexiona Nielsen.

El futuro de la capacitación
Sobre la magnitud y relevancia de la capacitación outdoor Bolaños explica, “si se sistematiza, esta herramienta puede convertirse en una técnica más de formación y aprendizaje”. Y reflexiona, “seguramente en el futuro se desarrollarán distintas experiencias, ya que existe una fuerte demanda de modalidades nuevas que impacten y sorprendan”.

Dirección-E: Cristian.kuklis@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: