Cinco pasos para mantener los ánimos positivos, cuando tienes poco trabajo

Utiliza los siguientes consejos, incluso aprovéchalos también para cuando tu productividad esté baja:
COMPARTE TU ENTUSIASMO.

Si estás entusiasmado por un proyecto en el trabajo (no importa lo sencillo o fácil que parezca) comparte ese entusiasmo con tus compañeros para provocar que también se motiven.

Dicen que «las palabras mueven y los ejemplos arrastran.»

Arrastra a tus compañeros en ese ánimo.

MOTÍVATE.

Haz notar los esfuerzos de tu equipo y anima a otros a darse también una palmadita en el hombro, normalmente el ánimo sube cuando recibimos esa palmadita en el hombro.

Observa cuánto esfuerzo pones a la hora de hacer bien tus funciones, incluso en las tareas simples y haz que los demás también noten el suyo.

CELEBRA LOS TRIUNFOS.

Incluso hasta el más pequeño puede ser causa de celebración cuando tu equipo está experimentando un período complicado o de crisis como en estos últimos meses.

Haz «todo un mundo» de las cosas más insignificantes que estén caminando en orden.

AFINA TU ENFOQUE.

Sin sesiones diarias de “bomberazos o de apagar incendios”, estás libre para sumergirte en un reto o proyecto, y tomarlo con mas tranquilidad.

Elimina el impulso de hacer muchas tareas al mismo tiempo (como normalmente solemos hacerlo), programa un espacio libre de distracciones para enfocarte en una sola tarea.

ACEPTA Y VIVE EL “TIEMPO DE INACTIVIDAD”.

Haz un uso productivo de las horas muertas que tienes haciendo las tareas triviales que has estado evitando.

Ponte al día con la correspondencia, reorganiza tu lugar de trabajo o ponte en contacto con clientes con los que no has estado en contacto desde hace tiempo. BUENA IDEA, NO LO CREES?

A %d blogueros les gusta esto: