Cómo prevenir la infertilidad

La prevención conlleva la forma más lógica, practica, exitosa, económica y duradera de conservar la salud. Tiene su aplicación en todos los campos de la medicina, incluida la reproducción humana, donde es mundialmente aceptado que el 20 % ( 1 de cada 5 ) de parejas que desea tener hijos, presentara algún problema de fertilidad que le dificultara lograr un embarazo y por ende tener un hijo.

La infertilidad en los años sesenta era alrededor de un 8 %, lo que nos señala una situación que se ha incrementado en los tiempos actuales, en los que las mujeres han superado en algunos casos a los hombres en el desarrollo científico, profesional, cultural, deportivo etc, lo que hace a la mujer ocupar más años de su vida en este proceso de alcanzar nuevas y más codiciadas metas, difiriendo la maternidad y los hijos.

Lastimosamente, estos avances, no han venido acompañados de cambios orgánico-funcionales en la mujer, así todavía la menarquia (primera menstruación) aparece como promedio a los 12 años, desde este momento comienzan a madurar los ovarios y el eje hipotálamo-hipófisis, para lograr un ciclo ovulatorio regular (mensual). igualmente hay un crecimiento pondo-estatural, hasta que más o menos a los 18 años de edad, ya la mujer se encuentra en condiciones para llevar a feliz termino un embarazo.

Así se acepta que desde el punto de vista físico, la mejor edad para concebir es entre los 18 y 25 años, cada quinquenio la fertilidad disminuye algo y a partir de los 40 años, el descenso es más pronunciado.

Apartando esta consideración netamente fisiológica, a mayor tiempo de vida sexual activa aumentan los riesgos de exposición a enfermedades de transmisión sexual ( clamidia, micoplasma, ureaplasma, gonococo, etc) con los daños que pueden causar sobre el tracto genital ( obstrucción de las trompas de falopio, síndromes adherenciales pelvianos, oclusión o daño de los conductos espermáticos, testículos y próstata).

Los virus como el vph (virus del papiloma humano), con sus cepas oncogénicas, pueden condicionar el cáncer del cuello uterino, cuyo tratamiento puede alterar la anatomía y funcionalidad del tracto genital.

el virus del vih (sida), afecta el estatus de la pareja, ya que se presenta la dificultad de embarazarse por el riesgo de infectar a la pareja y a su progenie, así como el riesgo a la salud y vida de quien padece la enfermedad.

Al pasar el tiempo, se presentan más posibilidades de adquirir patologías propias del aparato genital, tales como: fibromatosis o miomatosis uterina (tumor benigno mas frecuente en la mujer, los tumores de ovario benignos o malignos, la endometriosis, que no es más que la presencia de endometrio funcional ectopico a nivel de ovario, trompas, peritoneo etc, capaces de provocar adherencias, tumores de ovario, siendo una de las principales causas de infertilidad.

Para hacer prevención en cualquier área, es necesario como primer paso, que exista educación para la promoción de la salud. así en fertilidad hasta que la mujer no se desarrolle a los 20 años y tenga su menopausia a los 60 años, seria recomendable ubicar a la maternidad, como una de las prioridades para antes de los 30 años de vida, ya que aparte de los factores nombrados anteriormente existe una presión psicológica y familiar que se presenta en las parejas cuando se siente que se acercan los 40, y ven como corto el tiempo para lograr el embarazo, lo que añade un factor psico-somático de infertilidad.

Definitivamente la mujer que se embaraza antes de los 30 años, reduce las posibilidades de todas la patologías antes expuestas.

En la escuela, casa, organismos gubernamentales, servicios médicos etc. debe promocionarse la relación de pareja y el sexo seguro, para contrarrestar el efecto nocivo de la promiscuidad.

El médico no sólo debe ser educador en esta área, sino también educando, sobre todo los cirujanos generales, oncólogos, ginecólogos y obstetras a quienes se les debe inculcar la necesidad de realizar cirugías preservadoras y minimamente invasivas, sobre todo en aquellos pacientes en etapa reproductiva y con paridad insatisfecha.

Para finalizar debemos resaltar que la relación costo/beneficios en medicina preventiva supera con creces a la medicina curativa, en cualquiera de los ámbitos que esta se aplique.

Siguiendo estas premisas, los problemas de fertilidad serian menos frecuentes, las patologías de menor complejidad, los tratamientos mas efectivos y los resultados medidos por bebes en casa mas satisfactorios.

.

A %d blogueros les gusta esto: