¿Conoce Ud, si en su empresa se brinda un servicio de calidad?

Las empresas conscientes del valor de sus decisiones, quizas las más organizadas, están enormemente preocupadas por conseguir que sus clientes estén satisfechos con los servicios que han recibido, y acaben demostrando su fidelidad. Por lo que su máxima preocupación se orienta a querer saber ¿qué es lo que realmente espera el cliente? ¿Qué hace que un cliente sea fiel a una empresa?

Organizaciones donde el paradigma de valorar al cliente no haya tenido mucho sentido, posiblemente estén pagando las consecuencias de tal actitud, ya que por esa omisión, no están teniendo las ventas que en época de bonanza económico tenían. Por lo que cabría esperar de este tipo de empresas, un mayor esfuerzo para elevar el nivel de satisfacción de sus clientes y de sus ventas.

Investigaciones realizadas nos indican, que lo que los clientes esperan, es el compromiso por parte de las empresas, de cumplir con sus promesas. Ahora bien: esa no es una tarea fácil de alcanzar, dadas las diferencias y alternativas que conviven en el mercado. No obstante, la sociedad en la que vivimos reclama y continuará reclamando, este tipo de comportamiento de aquellas empresas que persiguen mantener una relación a largo plazo con su clientela.

Ese compromiso implica, lógicamente, el análisis de numerosos elementos o factores como son la calidad del servicio, la satisfacción, la imagen percibida de la empresa y la confianza para llegar a la fidelidad.

No hay dudas acerca de la importancia, tanto académica como práctica, que le ha sido concedida a la calidad, tanto por las empresas industriales como las de servicio; es más, es considerada como un arma estratégica para poder sobrevivir en el mercado y, especialmente, en entornos altamente competitivos.

No obstante, no es suficiente con reconocer que la calidad es importante, sino que es necesario realizar los esfuerzos suficientes para poder convertirla en una fuente de ventaja competitiva.

“En el camino al éxito, las empresas necesitan observar y evaluar cada detalle sobre la atención que prestan sus propios empleados, vendedores y ejecutivos a sus clientes.”

Pero, ¿cómo conoce Usted si, en su empresa, el personal presta un servicio de calidad?

Para responder a esa interrogante, será necesario conocer que la organización deberá disponer de una estrategia de gestión de la calidad en su empresa, con una metodología que le permita evaluar si los resultados se encaminan al mejoramiento de los indices de rentabilidad empresarial; de lo contrario, será como tirar el dinero por un desaguadero.

A %d blogueros les gusta esto: