08 septiembre 2016

En 2025 los millennials representarán el 75% de la población del mundo. Los nacidos entre los años 1980 y 2000 se erigen ante nosotros como un segmento de la población al que no debemos perder de vista.

Aunque generalizar no está bien, lo cierto es que los millennials poseen características y motivaciones que difieren mucho de sus predecesores en lo que al tema laboral se refiere. Hablamos de unos jóvenes comprometidos con la sociedad y el medio ambiente, con necesidades volátiles y que tienen muy claro que el trabajo fijo es cosa del pasado.

Poco o nada tienen que ver con sus padres a la hora de entender el entorno laboral. Hecho que puede chocar en alguna ocasión con las rígidas y anquilosadas estructuras con las que muchas compañías continúan contando hoy en día.

Si queremos aprovechar todo el talento y potencial de los millennials, no queda otra que adaptarnos. Las cúpulas directivas de las empresas tienen que romper el arcaico sistema de comunicación y relación en silos y atender a las necesidades de una generación que, no dentro de muchos años, se convertirán en la principal forma de pensamiento.

Razón por la que desde Forbes nos ofrecen un total de 9 consejos que pueden ayudarnos en nuestras relaciones con los millennials. Una serie de directrices y pautas de actuación para que las compañías no se enfrenten a ciegas a las particularidades de los millennials de la que ya debería estar tomando nota.

1. Proporcionar oportunidades de aprendizaje y desarrollo

Los millennials, especialmente los que han nacido en la década de los años 90, han crecido rodeados de estímulos inmersos en lacultura de la inmediatez. Se presentan como impacientes y ávidos de vivir nuevas experiencias fijándose objetivos cortoplacistas.

Es una labor de los gerentes de las empresas ayudarles a identificar todas las oportunidades que puedan contribuir al desarrollo, no solo de sus habilidades existentes sino de las que pueden aprender.

2. Equilibrio entre la vida personal y laboral

Nos enfrentamos a jóvenes multitasking que están constantemente conectados. Demandan flexibilidad y autonomía en su trabajo. Un espacio que debemos respetar por lo que no podemos atarlos a un horario de trabajo.

A diferencia de las generaciones anteriores no creen en las horas extra, largas reuniones o trabajar los fines de semana. Hacen su tarea y piensan en los resultados.

3. El dinero no lo es todo

No es que los millennials no entiendan el valor del dinero. Se trata únicamente de que este no es su motivación principal. Valoran el trabajo en sí mismo, lo que son capaces de hacer, la movilidad (geográfica y laboral), el ambiente relajado y la unión con los semejantes.

Esto no quiere decir que no sean ambiciosos sino que tienen otras prioridades como puestos de trabajo dinámicos y multifuncionales que les permitan estar en contacto con gente interesante y puedan demostrar todo su potencial.

4. Mayor movimiento

Toman decisiones con mayor autonomía que sus predecesores yno están dispuestos a esperar indefinidamente para lograr sus objetivos. Siempre van a buscar una salida.

5. Hay que se mentores, no jefes

Los millennials muestran un respeto más laxo hacia las autoridades y estructuras tradicionales. Necesitan que sus líderes sean accesibles, que les aconsejen y orienten en vez de únicamente mandarles.

6. Fomentar una fuerte cultura empresarial

No pueden resistirlo. Los millennials sienten atracción por aquellas empresas con un fuerte sentimiento de cultura empresarial. Necesitan sentirse parte de la organización y afines a unos valores asentados, que se preocupen por la sociedad en la que operan y una línea de actuación coherente.

7. Reconocer el talento

Una de las necesidades más características de esta generación es la constante aprobación por parte del resto. No solo esperan que se recalque su valía por parte de sus superiores sino también de sus compañeros. Las redes sociales son un ejemplo de cómointentan proyectar su imagen.

8. La importancia de las experiencias

Sienten cierta inclinación construir historias e imágenes en base a sus propias experiencias. Hecho que resulta una poderosa herramienta de cara al marketing y la comunicación.

9. No olvidemos que son nativos digitales

Estamos ante expertos en tecnología. Facebook, Instagram yTwitter son una constante en sus vidas por lo que debemos entender que no entienden una vida sin estar siempre conectados.