Contrarrestar la Economía informal

CONSIDERACIONES, SUGERENCIAS

Imposible ignorar el incremento desenfrenado de la economía informal y todo lo que ello involucra; de ahí, que las universidades, escuelas de Administración, Economía y, en nuestro caso, el postgrado de la Gerencia de Calidad y Productividad , a través de su cátedra de Mercadotecnia, está obligada a pronunciarse sobre esta realidad, a fin de colaborar con opiniones, sugerencias, que ayuden a concebir y adoptar medidas en pro de solucionar esta seria crisis, que está afectando a muchas empresas nacionales; sobre todo, a los comerciantes que ofrecen los productos nacionales y aun extranjeros de manera legal.

Al respecto podemos señalar, que el principal actor, como es el Estado, debe desempeñar un rol más cuidadoso en pro de evitar que permita el que se dé la economía informal, producto de su gestión de sus programas económicos, de sus controles; por el contrario, debe identificarse con acciones, planes que garanticen un libre comercio dentro de las normativas legales por el creado.

Al debatir sobre la manera de contrarrestar los efectos negativos de la economía informal, los participantes de la Cátedra de Mercadotecnia, del Programa de Gerencia de la Calidad y Productividad, del Área de Postgrado de Faces, exponen algunas opiniones, que damos a conocer, tal es el caso de Isabel Fontt, quien señala que algunas de las cosas que se pueden hacer para contrarrestar esta situación son:

• Simplificar las normas y procedimientos; promover gobiernos eficaces, efectivos
y exentos de corrupción; reducir los costos de transacción innecesarios y crear o reformar las instituciones del mercado.
• Ayudar a las empresas informales, para que logren el acceso a los derechos económicos y sociales, o crear y desarrollar organizaciones, a través de las cuales, estas empresas puedan presionar para obtenerlos.
• Promover cooperativas basadas en principios empresariales.
• Instaurar un régimen de derechos de la propiedad, que permita a las empresas informales, crear capital y obtener créditos.
• Facilitar a los trabajadores unas prestaciones sociales, que sean económicamente viables.
• Adoptar unas normativas flexibles, que reconozcan las modalidades de empleo, nuevas o atípicas; no como un síntoma de informalidad, sino como mecanismos para hacer negocios, que han existido durante generaciones en muchos países; aunque no se adapten a los rígidos conceptos de las legislaciones laborales.

Por su parte. Ida Álvarez, sugiere que:
• El Gobierno nacional, debe de realizar aperturas económicas que permitan la generación de empleos productivos, para asegurar, de esta manera, mejores niveles de calidad de vida de los ciudadanos y poder erradicar así, una de las causas principales de la economía informal como es el desempleo.
• Facilitar a los actores de la economía informal, los procesos para poder pasar de esa economía a una formal; es decir, se debe flexibilizar las actividades gubernamentales para no caer en actos burocráticos que a la final desmotivan a este empresario potencial.
• Informar de una manera motivadora a los comerciantes de la economía informal, las oportunidades de mercado que existen, así como información de los mismos.
• Realizar censos, en las ciudades donde se encuentran ubicados los comerciantes de la economía informal, y de acuerdo a sus cifras, realizar un plan de ubicación en edificaciones equipadas para tal finalidad. Por supuesto, este paso se debe realizar de una manera, donde la planificación y la motivación estén de la mano y poder vender la idea a esas personas; asegurándoles servicios de agua, electricidad, telefonía, seguridad; se pueden realizar alianzas estratégica con entidades bancarias para que cuenten con servicios de punto de venta, entre otros. Desde luego, añade Álvarez, las sugerencias anteriores son viables, si el Gobierno nacional conjuntamente con los Gobiernos regionales, establecen acuerdos, leyes y convenios para poder erradicar la economía informal. Pero, es el Estado, el que puede obligar o sancionar a los actores de la economía informal. Solamente de esta manera se podrá crear una cultura de administración en todos sus sistemas en este sector.

La participante, Mónica Figueredo, al respecto comenta: que el Gobierno debe estimular el acceso a la estructura económica funcional, a todas aquellas iniciativas empresariales o comerciales, a través de la facilitación de los trámites necesarios para darle ayuda financiera, asesorías, consultas y estímulos suficientes, estables y transparentes, de mecanismos de orden nacional y local debidamente armonizados, así como la necesaria voluntad política y de capacidad local, para reubicarlos e incorporarlos a los sistemas formales, con reconocimiento de su condición humana y social; para así comprometer de tal manera a los interesados, con la estructura económica formal; además, la importancia de la pequeña y mediana empresa como unidades de producción de bienes y servicios en nuestro país, justifica la necesidad de dedicar un espacio a su conocimiento, debido a que desarrollan un menor volumen de actividades; las pequeñas y medianas empresas poseen mayor flexibilidad para adaptarse a los cambios del mercado y emprender proyectos innovadores que resultan una buena fuente generadora de empleo sobre todo a profesionales y demás personal calificado.

De igual modo estimo, que el Ejecutivo nacional posee el suficiente apoyo político para decretar, en forma inmediata, una política de empleo que, de una vez por todas, se ajuste a las realidades y a los índices de desempleo, la cual es manejada hasta los actuales momentos, por un lado; y por el otro, establecer una verdadera coordinación entre el Banco del Pueblo, el Banco Industrial de Venezuela y la Banca Comercial, para así poder asistir de manera masiva a las personas que poseen ideas y destrezas, capaces de mover los engranajes del sector productivo del país, a través de la pequeña y mediana industria.

De esa forma, no sólo se estarían eliminando casos particulares, sino, casos o problemas colectivos; aunado a ello, si el Gobierno -a mediano plazo- establece políticas para la desconcentración poblacional, sería un medio de gran valía para ayudar al fortalecimiento de la economía formal; ésta propuesta fue realizada por el Ex-presidente de Fedecámaras, Vicente Brito; y se llevaría a cabo si el gobierno reactivara el sector agrícola y pecuario.

Otro de los aspectos que observamos de destacada importancia, es la creación inmediata de un sistema de coordinación entre el SENIAT y la Guardia Nacional, con la finalidad de disminuir los índices de contrabando, que es la causal inmediata y creadora del crecimiento de la economía informal.

Dirección-E: [email protected]
 wwww.camova.com.

A %d blogueros les gusta esto: