¿Conviene o no la ruptura con Colombia?

Sergio Arancibia, es Doctor en Ciencias Económicas y Administrativas, profesor de comercio internacional, fue agregado comercial de Chile en Venezuela durante varios años.

A la pregunta de que, si a Venezuela le conviene o no la ruptura con Colombia, el Profesor nos responde que ¨No¨, Y la razón es muy simple. Los importadores venezolanos no le compraron a Colombia mercancías por un valor de 6 mil millones de dólares en el año 2008, por hacerle caso a una orden gubernamental, ni por obedecer un mandato de la historia, ni por hacerle un favor a un buen vecino, ni por ninguna razón de esa naturaleza. Le compraban a Colombia por una razón pura y simple: porque era un buen negocio comprar, esas mercancías en ese país.

A simple vista no parece tan grave dejar de comprarle al vecino país para comprarle a otro, ya que es el comprador quien decide a quién y qué compra, por lo que le pedimos a nuestro colaborador que nos aclare el por qué, no conviene romper relaciones, y nos dijo que “Teniendo para cada mercancía decenas de países y cientos de empresas dispuestas a venderle a los importadores venezolanos lo que estos quisieran comprar, las compras se hacían en Colombia por razones exclusivamente de mercado¨. Era un buen negocio. Era buena la calidad, o eran buenos los precios, o era barato el transporte, o eran menores los tiempos invertidos en cada operación comercial, o había una buena combinación de todas o algunas de esas situaciones.

“Ahora, cada una de esas mercancías podrá traerse de algún otro proveedor a nivel mundial. De eso no cabe duda. Colombia no es proveedor exclusivo a nivel mundial de ninguna de las cosas que le vende a Venezuela. Todo tiene proveedores alternativos en el mercado mundial contemporáneo. Pero será a precios más altos, o de menor calidad, o con mayores costos de transporte, o con mayores tiempos en diligencias y trámites, y con menor conocimiento mutuo y mayor distancia física entre comprador y vendedor”.

La conclusión que nos da nuestro colaborador respecto a la pregunta inicial es que “Los nuevos proveedores serán más caros y de menor calidad. Si así no fuera, ya hubieran desplazado en buena lid a los colombianos, por el peso inexorable de las fuerzas del mercado, sin necesidad de las medidas administrativas recientes. Por lo tanto, a Venezuela, y a los venezolanos, sustituir los productos colombianos por productos de cualquier otro país, le significará necesariamente un costo.

A la pregunta ¿en qué otros aspectos se verá perjudicado el país? El entrevistado nos dice, “Coartar el libre comercio entre dos países es contrario a todos los acuerdos libremente firmados por Venezuela en la Organización Mundial de Comercio, o a la letra y el espíritu de toda la tratativa de la Comunidad Andina de Naciones, todavía vigente para Venezuela y, desde luego, a las normas que rigen el comercio en el seno del Mercosur, donde Venezuela pretende ingresar”.
.
Para concluir la entrevista el doctor Arancibia, manifestó que “La gran conquista de los últimos años en el campo del comercio internacional es precisamente favorable a los países más débiles y más pequeños y es que el objetivo fue obligar a los grandes a ceñirse a normas conocidas y obligantes, de modo que el comercio internacional no quedara sujeto a la ley del más fuerte; es decir, a la ley de la selva. Eso ha permitido que los países puedan desplegar sus estrategias en materia de comercio exterior con mayor capacidad de planificar y de prever comportamientos y situaciones futuras, reduciendo al mínimo los elementos discrecionales”.

Dirección-E: [email protected],
 [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: