Cuando la Creatividad “Salva Vidas”

Quise dedicar estas pocas líneas al arte de la INNOVACIÒN, porque me llama la atención como se vive entre quejas y reproches, al no obtener resultados distintos a los acostumbrados. Me pregunto a manera de reflexión: ¿Acaso hacemos algo distinto para que los resultados sean otros?

Esta constante de la zona de confort y de acomodo, porque tengo 15 años haciendo lo mismo y a mí no me funciona otra manera; es el ir y venir de todos los días en cuanto a idiosincrasia y paradigmas se refiere. Entonces, amigo y amiga, el detalle consiste en tomar conciencia de aquellos que ya no son tan novedosos en una forma de hacer las cosas, un proceso, método, producto, servicio o hasta idea.
Está más que demostrado, que en tiempos difíciles o adversos, o como usted le quiera llamar, no se puede permitir la misma bonanza y derroche de recursos. Entonces ¿qué hacer en ese momento de angustia y desesperación? Piense con cabeza fría y actúe de manera coherente a las circunstancias (escenario), ¿qué necesita y motiva al cliente?, ¿en qué me puedo permitir invertir o modificar utilizando mi instinto creativo?, ¿cuándo, dónde y el cómo? (planificación estratégica). Porque lo otro, es que hay quienes son excelentes CREATIVOS, pero analógicamente como el CHEF DE AUTOR, le prepara el más exquisito plato gourmet y la más bella presentación, mas no sabe a quién y el cómo venderlo; entonces el plato se queda frio. ¡¡¡Pero fue un gran creativo!!!!

Es importante tener claro, que el INNOVAR es generar o encontrar ideas, solucionarlas, implementarlas y comercializarlas. Siempre con la premisa o iniciativa dirigida a generar riqueza, mediante la utilización adecuada de los recursos. (Debates del IESA “Empresas Innovadoras y Negocios Rentables”- Abril-Junio 2010).

Partiendo de este concepto, hay quienes han comprendido que, para efectos de sobrevivir en un mercado hipersaturado de oportunidades, pero que al mismo tiempo se presenta una “poca diferenciación de la oferta”, llámese esto como ejemplo: Visitar un hotel 5 estrellas, sea cual sea al motivo y conseguirse que casi todos los hoteles de esta categoría, ofrecen los mismos servicios y con el mismo nivel de atención; llámese WiFi, restaurant, habitaciones medianamente confortables, piscina y un pequeño SPA. Entonces, la gran interrogante es: ¿En qué estoy generando o agregando “VALOR”, a fin de saber llegar y poder posicionarme o captar nuevos horizontes del mercado?

Es una cuestión de elección: o seguimos navegando por OCÈANOS ROJOS, espacios conocidos en el mercado en los que se sabe cuáles son las reglas del juego y las fronteras están definidas y aceptadas, o se transita por OCÈANOS AZULES, ideas de negocios desconocidos o espacios del mercado desaprovechado? (Estrategia del OCÈANO AZUL, de W. Chan Kim y Renèe Mauborgne). DEBATES DEL IESA ABRIL-JUNIO 2010.)

Direcciones-E: [email protected] / Twitter: @gentecompetitiv / www.gentecompetitiva.com.ve

A %d blogueros les gusta esto: