Devaluación y Universidad

Derivado de lo anterior, han surgido algunas inquietudes e interrogantes que deberían ser explicadas para lograr una mejor comprensión del estudio.

¿Por qué se considera “la devaluación necesaria, pero extemporánea”? ¡Por qué el Gobierno postergó desde el 2005 la medida de devaluar la moneda?. Devaluar a mí entender, significa encarecer la moneda con la intención de obtener más bolívares para enjugar el gasto público. Significa que, de acuerdo con la política cambiaria del Estado, tendrá tres tipos de cambio de 2,60, 4,30 el dólar permuta o paralelo que, anteriormente era desconocido y, además, que ni siquiera se podía nombrar; aunado a lo anterior, con el convenio cambiario el Gobierno contará y tendrá ingentes recursos, necesarios para encarar la próxima contienda electoral pautada para el 26 de septiembre del año en curso. Lo cierto es que la presencia de varios tipos de cambios en el país, puede dar lugar a signos de corrupción, tales como ocurrió con Recadi y ahora con Cadivi.

De la misma forma, este proceso de devaluación servirá también para impactar e incrementar los precios de los productos, bienes y servicios (más inflación) y a su vez disminuirá el poder adquisitivo del venezolano y, por ende, la calidad de vida de la población. A pesar de que los precios del petróleo a nivel mundial se han ido recuperado de forma paulatina, la verdad es que la economía venezolana se hunde en un proceso recesivo y en un colapso eléctrico y de agua, mientras el resto de los países de América latina avanzan hacia la recuperación. Algunos expertos en la materia, estiman que la inflación en los próximos meses crecerá en más de un cincuenta por ciento.

El Sector oficial ha sostenido que se trata de una rectificación cambiaria, la cual estimulará las exportaciones no tradicionales y la industria nacional. En este sentido, cómo se puede invertir en un país donde no hay reglas de juego claras; donde la confianza entre los inversionistas se encuentra por el suelo y, para colmo de males, lo que se ve, son más controles de precios, invasión de fincas, expropiaciones de empresas; donde la política que impera es “expropiar primero y averiguar después”. Es decir, que toman y militarizan empresas, negocios y comercios, sin ni siquiera desarrollar procesos de conciliación y negociación. Prueba de ello, es que más de la mitad del plantel industrial que existía en el país, ha cerrado sus puertas, ante la carencia de un programa económico confiable, amén de la economía de puertos imperante en el país.

Por otro lado, existen razones para debatir: Ontológicamente, la universidad es conocida como: “la casa que vence la oscuridad”. Ello significa que tiene que ir en la búsqueda de la verdad y, por lo tanto, no puede estar ajena o estar de espalda a los problemas que se presentan en el país. Igualmente, ella representa una ventana de discusión de las ideas (no en blanco y negro), sino dentro de un clima de apertura y tolerancia a las distintas opiniones planteadas.

Por consiguiente, el papel de trabajo puesto a la luz pública, debe ser debatido y reflexionado por los miembros de la comunidad universitaria. Ojalà se dieran a conocer con más frecuencia, textos sobre los problemas que padece la sociedad venezolana y, al mismo tiempo, fueran comentados por los universitarios, siempre con el interés de ofrecer alternativas y propuestas de solución a las crisis planteada.

Por otra parte, no es la primera vez que la universidad es objeto de ataques, blanco de agresiones y políticas de estrangulamiento por parte de los sectores oficiales. La razón es muy sencilla, la universidad se ha convertido en una piedra en el zapato que molesta a los gobiernos. En esencia, ella tiene como norte la búsqueda de la verdad y, hasta ahora, ella no se ha doblegado, ni se ha arrodillado, ni rinde culto a las políticas oficiales. Por lo tanto, eso irrita y molesta a los gobernantes. Una de las metas de la universidad es descifrar y desentrañar lo oculto que está detrás del discurso.
En pocas palabras: es realizar hermenéutica. Según Hanson: “Pues no existen hechos sin interpretación”.

En cuanto a la “Gerencia de Incertidumbre”: Ante la realidad planteada de las repercusiones de la devaluación cambiaria en el país y sus efectos que tendrá en la universidad, el documento en cuestión señala que: “Esto es lo que va imperar en los próximos años sobre la gerencia de incertidumbre”. De manera súbita recordé la frase del poeta griego Eurípides, planteada hace unos cuantos siglos, pero con vigencia, que reza: “Lo esperado no se cumple y para lo inesperado un dios abre las puertas”. De lo anterior, se trata de romper con un esquema o paradigma o aquella visión cartesiana, determinista y reduccionista de la realidad y abrir el entendimiento a ideas sistémicas, holísticas, holográficas, de cómo comprender la práctica cotidiana de la realidad; sin embargo, invito al equipo de trabajo decanal a explicar en mayor profundidad el tema en cuestión.

A manera de Conclusión: Finalmente, no se puede curar los tumores con aspirinas o pastillas, hay que ir a la raíz del problema. ¿Acaso el Gobierno nacional tiene una política económica clara? Las devaluaciones nunca han resuelto los problemas del país y del mundo, sólo han servido para encarecer la moneda y aumentar los dineros del Estado. El país y los venezolanos, en materia de devaluación, hemos tenido nefastas experiencias. Recuérdese la experiencia del viernes negro del gobierno de Luis Herrera Campins. Llama poderosamente la atención que un Gobierno que se declara marxista y que pregona que defiende los intereses del pueblo, aplique políticas de corte neoliberales, las cuales son aplaudidas por el Fondo Monetario Internacional. En cuanto al papel de trabajo: Valdría la pena una explanación sobre las interrogantes antes expuestas. Así mismo, no se observan alternativas que contribuyan a superar la crisis en el mediano y corto plazo de la economía nacional.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: