de Forbes.com
Traducción: Arturo Navarro Vargas

Liz Ryan CEO / founder of Human Workplace y autor de Reinvention Según Liz Ryan*, hay diez signos inequívocos de un ambiente de trabajo tóxico que cualquier buscador de empleo puede detectar si mantienen sus ojos abiertos y su sentido en plena alerta:

1. Si responden a su currículum vitae o aplicación con un mensaje grosero como “Sus documentos han sido recibidos. Se le contactará si necesitamos más información “, es una muy mala señal. Las organizaciones con visión de futuro han modernizado y humanizado sus comunicaciones con los solicitantes hasta ahora. ¡Si no lo tienen o no les importa mucho la “adquisición de talento”, tampoco les importa lo que digan!

2. Si solicita un empleo y se le instruye inmediatamente que haga pruebas y exámenes en línea, envíe documentos por escrito y responda a preguntas personales como “¿Cuánto está ganando actualmente, desglosado por salario base, horas extras y bonificación?”, Entonces usted sabe que Los responsables de reclutar en la empresa no ven a los candidatos como valiosos colaboradores. Y si tratan mal a los solicitantes de empleo, les garantizo que no tratan mejor a sus empleados.

3. ¡Si no escuchas nada después de presentar una solicitud y luego de repente, meses más tarde, eres convocado a una entrevista a su elección de la hora y la fecha – y no la suya – huir! Los líderes de esta organización no tienen ni idea del talento, el mismo combustible que su organización utiliza.

4. Si usted es invitado a una entrevista y el entrevistador es grosero y despectivo, que es una señal horrible. ¿Cabría preguntarse por qué cualquier empleador permitiría a una persona poco amistosa y desagradable leer las preguntas de un guion y ser su embajador ante los posibles miembros del equipo?

5. Si le demandan saber su historia de pago y esperan que usted entregue su lista de referencias antes de que usted se haya reunido con algún ser humano vivo o requiera un talón de pago de un patrón anterior, no lo merecen a usted.

6. Si se le dice “No tendremos tiempo para contestar sus preguntas en esta entrevista de trabajo – si usted es invitado de nuevo para una segunda entrevista, podríamos ser capaces de responder a sus preguntas entonces¨, huya.

7. Si los empleados con los que se reúnen en sus visitas no están pasando un buen rato, usted no tendrá un buen tiempo en el trabajo tampoco.

8. Si la compañía te ignora durante semanas y espera que te quedes en el proceso de la entrevista, no importa cuántos retrasos y obstáculos tengan, retira tu nombre.

9. Si le ofrecen un trabajo de nivel inferior al trabajo para el que le entrevistaron y / o si le ofrecen un salario de más bajo después de que usted y ellos discutieron un salario más alto, no puede permitirse el trabajo. Si lo hace, se aprovechará de esa situación – porque usted ha dado señales de que no le importa ser aprovechado.

10. Diga “No gracias” a cualquier organización que no le trate bien durante el proceso de contratación. Si no te valoran ahora, cuando están supuestamente “reclutándote”, ¿cómo podrían valorarlo una vez que estén en la nómina?

La mejor manera de lograr mejores oportunidades es golpear la puerta en las equivocadas.

Preste mucha atención a sus interacciones con las personas que trabajan para cualquier organización a la que está considerando unirse y pregúntese:

• ¿Podría trabajar yo con estas personas?
• ¿Estoy emocionado por la oportunidad?
• ¿Cómo reacciona mi cuerpo a la idea de aceptar este trabajo?

¡Escuche su instinto de confianza! Para eso se ha desarrollado durante mucho tiempo, para mantenerse a salvo.

* Liz Ryan es CEO / founder of Human Workplace y autor de Reinvention Roadmap.