Doña Bárbara y sus ochenta años de vigencia

Cuando leíamos en el Liceo la escena de “La estrella en la mira” y la posterior desaparición, tragada por el tremedal, de la reciamente enigmática Doña Bárbara, símbolo paladino del atraso y de la barbarie, nunca pensamos que a la vuelta de la esquina nos toparíamos con una reedición de viejas mañas y atroces costumbres. En efecto, en la actualidad la simbología y personajes de “Doña Bárbara” están tan frescos como hace ochenta años, fecha de su primera edición en España donde por cierto ganó el Premio del Libro del mes.

Y decimos que está más actual que nunca la trama y maneras de la fundacional novela de Rómulo Gallegos, en la medida que vemos pulular alrededor nuestro a perfectos arquetipos de viejos perfiles. Ño Pernalete, revive, junto a solícitos Mujiquitas, hay Juan Primitos loqueando con sus rebullones, y naturalmente Mondragones para los trabajitos sucios. Mr. Danger, cambia de rostro y de acento, pero siempre viene a ofrecerle garrafas de ron al pobre Lorenzo Barquero. Marisela, más desaliñada que nunca, más afeada por las burlas y el descuido, no encuentra la mano redentora de Santos y se hunde cada vez más en su ignorancia. Luzardo está en el ambiente, está latente con sus ímpetus de reformar pero no termina de arrancar la lanza del bahareque e impulsarse a la tarea de acercar el día, ese día donde todo “será verdad”. Continúan Los Pajarotes con sus malicias y vivezas, los Carmelitos empeñados en trabajar pese a todo. Los Ladrones asesinan por mucho menos que “plumas de garza”.

La misma llanura “propicia para el esfuerzo”; pero esperando aún, no pocas veces con desilusión, a que “El Miedo” desaparezca y de paso a una verdadera patria donde todos progresemos espiritual y materialmente. A una tierra libre de resquemores “toda horizonte como la esperanza toda caminos como la voluntad”.

Lo justo, y lo que esperamos todos, es que esta portentosa novela tenga vigencia sólo por sus variados méritos literarios. Quiera Dios que dentro de pocos años ello sea así.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: