El control de los cambios

Mucho se ha hablado de las consecuencias que tiene para todos los sectores del país el conjunto de medidas económicas anunciadas recientemente por el Ejecutivo Nacional. La medida de mayor impacto, psicológico y real, es el ajuste cambiario, por la previsible presión que tendrá sobre la inflación y el impacto sobre las importaciones.

Sociedades con constantes cambios (sociales, políticos, económicos y legales), obligan a sus miembros a hacer lecturas inmediatas de la realidad para reducir los posibles impactos negativos y aprovechar los positivos sobre la vida cotidiana y los negocios.

Las organizaciones se ven obligadas a planificar su gestión a corto y mediano plazo y a monitorear constantemente sus resultados, dado el entorno cambiante.

Es así como ADD SOLUTIONS, firma venezolana consultora de Compensación, Beneficios y Desempeño, a través de su unidad de investigaciones, elaboró a finales del 2009 un importante estudio sobre las perspectivas para el año 2010 (Addiz Perspectivas 2010). En dicho estudio quedó reflejada la opinión de 60 empresas que operan en el país respecto a algunos temas económicos y a temas específicos de Compensación

Beneficios y Desempeño.

En Addiz Perspectivas 2010 el tema de la devaluación estuvo presente. La mayoría de las empresas consultadas (56%), no tenían prevista una devaluación para el 2010. Sin embargo, es pertinente aclarar que para casi todas existía una devaluación “de facto”, al no tener acceso a las divisas a través del mecanismo diseñado por el Gobierno (CADIVI).

Un 37% de las empresas contempló una posible devaluación en el 2010, a un promedio de BsF. 3,13 por US$ (11,3% por debajo de la devaluación real anunciada).

Según Iván Acosta, GRP Director de Consultoría e Investigación de la firma, la devaluación trae consigo varias consecuencias:

· Aumento de las expectativas sobre la magnitud, alcance y oportunidad de medidas económicas adicionales.
· Las empresas no podrán recuperar en términos reales los salarios de los trabajadores.
· Retención del talento y las nuevas normativas laborales se convertirán en los principales retos de RRHH.
· Además del congelamiento de head count, la revisión de la compensación variable y los beneficios cobrarán fuerza este año.

Las recientes medidas gubernamentales compensatorias en materia salarial evidencian la necesidad de mitigar el impacto sobre la caída del poder adquisitivo del trabajador venezolano. “Las empresas deben estar preparadas para responder ante situaciones que pueden generar incertidumbre en sus trabajadores y dar respuestas adecuadas”, señala Acosta.

Recordemos que el Gobierno decretó el pasado 15 de Enero un aumento del 10 % en el salario mínimo que entrará en vigor a partir del próximo 1° de Marzo, y otra del 15% que será efectiva del 1° de Septiembre
.
Por ello, una recomendación importante es evaluar todo en términos de corto, mediano y largo plazo. El impacto en los distintos lapsos puede variar dependiendo del sector económico en el que se desenvuelva la organización.

Por otra parte, Acosta pone la lupa sobre una variable fundamental: los trabajadores. Las medidas económicas no sólo afectan los ingresos, costos y utilidades de una empresa. Fundamentalmente afectan a los trabajadores, quienes pueden percibir estas medidas como una posible amenaza a su estabilidad laboral o una posible disminución de su calidad de vida.

“RRHH es el puente natural entre la empresa y los trabajadores. Depende de cómo sean manejadas las inquietudes y preocupaciones, los trabajadores sentirán mayor seguridad. Creo que debemos escuchar a los empleados, entender sus preocupaciones, ponernos en sus zapatos y actuar en consecuencia. En momentos críticos es importante mantener la sintonía con todos los niveles de la organización”, refiere Acosta.

En resumen, más allá de la medida puntual de la devaluación de la moneda y el mantenimiento del esquema de Control de Cambios, lo importante para la gestión de RRHH de cualquier organización es tener el control sobre los cambios que ocurren en su entorno y que afectan positiva o negativamente su desempeño. Sólo así, garantizaremos una saludable relación con los trabajadores y un óptimo crecimiento de la organización.

Ya lo decía hace muchos años Charles Darwin, en su célebre Teoría de la Evolución: “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que se adapta mejor al cambio”.

En nuestro caso, parafraseando a Darwin, no es la empresa más fuerte ni la más inteligente la que sobrevive. Es aquella que se adapta mejor a los cambios que ocurren en su mercado.

Fuente: http://vidaprofesional.com.ve/Detalle_Articulos.htm

A %d blogueros les gusta esto: