Parece que Volkswagen podría no ser el único fabricante de automóviles que se ve envuelto en un escándalo relacionado con las emisiones de sus motores. La Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Represión del Fraude del gobierno francés, inició la pasada semana una investigación en las oficinas centrales de Renault relacionada precisamente con un problema en sus emisiones.

Una situación que ya ha comenzado a tener las primeras repercusiones como demuestra la caída del 20% en el valor de sus acciones este jueves 14 de enero (a lo largo del día se ha frenado hasta situarse en el 10%). Al parecer, existe una presunta diferencia entre el volumen de emisiones de sus motores diésel y los datos que se han dado a conocer a los consumidores, según informan desde el diario El Mundo.

Las investigaciones se iniciaron ante las acusaciones de supuesto fraude en los datos sobre las emisiones de CO2 ofrecidas por el gobierno francés según publican desde la agencia France Press. El organismo de Competencia ha creado una comisión paralela a la conocida como “Comisión Royal” (puesta en marcha por Segolene Royal, ministra de Medio Ambiente y Ecología) por la que se investigan un centenar de coches de todos los fabricantes que venden vehículos en territorio francés.

El caso ha sido puesto al descubierto por Florent Grimaldi, miembro del sindicato CGT que puso sobre alerta a Reuters sobre la noticia. Grimaldi reconoció las investigaciones que se estaban llevando a cabo en varias oficinas de Renault.

La mencionada Comisión puesta en marcha por Competencia trabajará en la misma sede de Renault, el Centro Técnico de Lardy y el Tecnocentro de Guyancourt con toda la colaboración de los empleados de Renault y la propia empresa para que se analicen todos sus motores así como los componentes de los mismos que estén relacionados con la emisión de elementos contaminantes. El objetivo es poder determinar si susmotores diésel superan los límites permitidos de emisiones.

A través de un comunicado Renault tranquiliza a los consumidores alegando que el gobierno francés está investigando los 100 mencionados modelos procedentes de todos los fabricantes que venden sus vehículos en territorio galo y que, por el momento, no se ha detectado ningún tipo de fraude ni manipulación de las emisiones en Renault como ya sucedió hace unos meses con Volkswagen.

Peugeot, otro de los grandes fabricantes franceses, ha explicado que los controles que se están llevando a cabo por el gobierno francés a través del ministerio de Energía no han revelado ningún tipo de anomalía.

– See more at: http://www.marketingdirecto.com/actualidad/anunciantes/el-gobierno-frances-investiga-a-renault-ante-un-presunto-fraude-en-sus-emisiones/#sthash.kBLM61CH.dpuf