“Empowerment” y trabajo en equipo

“Esta herramienta gerencial ofrece
el potencial de explorar una fuente
subutilizada de capacidad humana
que tiene que utilizarse para que
las organizaciones sobrevivan en
este mundo cada día más complejo-”

K. Blanchard

La creciente competencia, en combinación con la gran demanda y exigencias del consumidor en cuanto a calidad, flexibilidad, rapidez, funcionalidad y bajos costos, ha puesto en un estado de rebelión no sólo a las organizaciones, sino también a las personas que actúan en ellas. Esto pide un tipo de administración relativamente nuevo: la delegación (que en inglés se denomina “empowerment”).

¿Por qué “empowerment”? Se trata de todo un concepto, una filosofía, una nueva manera de administrar las organizaciones, donde se integran todos los recursos: capital, manufactura, producción, ventas, mercadotecnia, tecnología, equipo, y a su gente, haciendo uso de una comunicación efectiva y eficiente para lograr los objetivos estratégicos organizacionales.

En inglés «empowerment» y sus derivados, se utilizan en diversas acepciones y contextos; pero en español la palabra se encuentra en pugna con una serie de expresiones, que se aproximan sin lograr la plenitud del sustantivo. Se homologan «empowerment» con «potenciación» y «to empower» con «potenciar», mientras que caen en desuso expresiones más antiguas como «facultar» y «habilitar»:

El «empowerment” crea un escenario donde los beneficios óptimos de la tecnología de la información se alcanzan. Los miembros, equipos de trabajo y la organización, tendrán completo acceso y uso de información crítica; poseerán la tecnología, habilidades, responsabilidad y autoridad, para utilizar la información y llevar a cabo el negocio de la organización. Lo determinante radica en lo relativo a “autoridad”, pues es lo delegado a quien(es) decidirá(n) sobre la base de la información disponible.

Esta herramienta reemplaza la vieja jerarquía por equipos auto-dirigidos, donde la expresión se excluye a los trabajadores y demás personas tienen la oportunidad y la responsabilidad de dar lo mejor de sí. Cualquier persona externa a la compañía, puede detectar fácilmente los puntos en los que está siendo ineficiente. El problema es que la gente que trabaja dentro de ella, puede ni siquiera percatarse de las cosas que están yendo mal, o si lo notan, pueden hacer como si nada pasara.

“Empowerment” quiere decir potenciación o empoderamiento (nueva voz del léxico organizacional que significa “ceder poder”), que es el hecho de delegar poder a los seguidores, confiriéndoles autoridad, alcanzando generar el sentimiento de que son dueños de su propio trabajo.

El establecer un equipo de alta eficiencia, supone un proceso de desarrollo y en su camino para alcanzarlo se atraviesa por tres etapas: Fase 1. Reclutamiento de las personas. En esta fase los conjuntos humanos tienden a centrarse en el individuo, a tener objetivos individuales antes que grupales, a no compartir responsabilidades, a evitar cambios y a no enfrentar el conflicto; Fase 2. Grupos. Los miembros desarrollan una identidad grupal, definen sus roles, esclarecen su propósito y establecen normas para trabajar juntos; y Fase 3. Equipo. Los equipos se concentran en el propósito, los miembros no sólo lo entienden, sino que están comprometidos con él y lo utilizan para orientar las acciones y decisiones.

Lo que hace diferente a un equipo altamente efectivo es su liderazgo participativo, su responsabilidad compartida; estar unidos con un propósito, una comunicación excelente, la mira en el futuro, la mira en la tarea, sus talentos creativos y, por supuesto, su respuesta rápida ante las oportunidades.

“Empowerment” es sin duda una buena estrategia, pero que por sí sola será incapaz de lograr un efecto positivo en la empresa, ya que consiste en mucho más que el estudio de la información presentada. Involucra un gran esfuerzo por parte de todas las personas que forman parte de la organización, que se traducirá en una nueva vida organizacional. Pero hay que subrayar que esta vida no sólo requiere esfuerzos y sacrificios, sino también un mejor ambiente para sus integrantes, una mayor eficiencia, calidad y un mejor nivel de vida en todos los aspectos para la organización: ¡es una transformación cuántica!

Dirección-E: [email protected]
Web: www.gerenciaenaccion.com.ve
Twitter:  @genaccion

A %d blogueros les gusta esto: