Empresas Venezolanas ante el nuevo Comercio Internacional

En los últimos años, Venezuela a través de su tan discutido actual Gobierno Revolucionario Bolivariano, bajo la gestión del teniente coronel Hugo Chávez , ha generado una nueva apertura en su política de Comercio Exterior, dando paso a alianzas con países como China. Rusia, Irán, India, por señalar algunos, lo que conlleva a determinar, qué tan preparado está su sector empresarial para aprovechar estas oportunidades, de qué manera podría incursionar en esos mercados, cómo favorecerse de esas alianzas.

Lo cierto es, que vemos con preocupación, que tales aperturas, manifiestan una ausencia de preparación para la empresas que actualmente operan. Muchas empresas, especialmente las Pymes, no estaban preparadas para ello, además, de estar afrontando en el presente, serios problemas en su operatividad, funcionalidad, como consecuencia de las acciones del Estado en lo concerniente a tasas impositivas, divisas, amenazas a la propiedad y otros factores que han incidido seriamente en su comportamiento organizacional.

Por otro lado, la realidad del país obliga a pensar que con las condiciones económicas y políticas actuales en comercio internacional, no puede desplegarse de manera eficiente, porque todavía no existe un planteamiento serio basado en criterios económicos y financieros, donde el retorno de la inversión se maneje como tema fundamental para el beneficio general. Y mientras este sea el entorno nacional, el empresario venezolano seguirá teniendo muchos retos en el corto, mediano y largo plazo para poder adaptarse.

El sector empresarial Venezolano y en especial las PYMES, presentas algunas de las siguientes debilidades:

* Poco interés e información por parte de las gerentes de conocer las diferentes políticas comerciales de cada país para así lograr penetrar en diferentes mercados encontrando la expansión de nuestros productos y la importación acertada de productos que realmente sean necesarios y rentables de obtener.
* Es necesario dejar de ser conformista y seguir importando productos innecesarios, cuando Venezuela tiene suficientes herramientas para desarrollar materia prima y a su vez generar el producto, logrando cambiar el panorama de la economía del país hacia la exportación de nuevos productos y no sólo depender del petróleo.
* A las Pymes les falta mucho en desarrollar la cultura del comercio. Se tiene poca cultura de comerciante, lo cual no nos permite tener un buen norte para este tipo de actividad. Debemos desarrollar más la creatividad, la eficacia, el intercambio comercial para así obtener la internacionalización de nuestra economía.
* Débil sistema de comercialización electrónica, porque existen deficiencias en una planificación estratégica para el entrenamiento y dictado de cursos de capacitación por parte de las empresas, poco interés en desarrollar, capacitar su recurso humano.
* Falta de una gerencia indagadora de nuevos mercados, abierta a nuevos panoramas, con deseo de capacitarse y actualizarse a un nivel de calidad para el desarrollo de excelentes productos.
* Debido a las características de las PYMES y su clima organizacional, no existe un interés serio en contratar profesionales que puedan dominar otros idiomas con la intención de búsqueda de otros mercados internacionales.

Por otra parte, no cabe la menor duda, que el clima político venezolano se ha convertido en una amenaza para la implementación de sus políticas de comercio exterior, porque existen muchas contradicciones entre el Gobierno y el sector privado. Los continuos enfrentamientos entre sector privado y Gobierno no permiten lograr obtener acuerdos importantes entre ambos sectores para que el país pueda lograr sus objetivos, por una parte.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: