La atracción de los Nuevos Mercados Emergentes

Introducción

No se puede negar, la dinámica comercial que la globalización día a día presenta en este planeta que hemos llamado Tierra y que se ha segmentado en los países que conocemos, en donde muchos de ellos se han preocupado seriamente de activar sus economías, producción de sus recursos naturales, sabiendo además aprovechar las oportunidades que se dan con las aperturas, alianzas, convenios, conllevando a que surjan mercados emergentes nuevos, atractivos como nos los señala Wharton universia. net cuando nos dice, que hay un nuevo grupo de mercados emergentes, que siguiendo los pasos de los conocidos BRIC (Brasil, Rusia, India y China), está ganando atención últimamente. Estos son los llamados Los llamados CIVETS -Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Sudáfrica- que están considerados hoy en día mercados atractivos debido a la diversificación de sus economías, al rápido crecimiento de sus poblaciones y el posible logro de generosos rendimientos en el futuro.

Alejados geográficamente y con unas estructuras culturales, religiosas y políticas muy heterogéneas, los CIVETS muestran un potencial de desarrollo veloz y prometen recompensar a aquellos que estén dispuestos a correr el riesgo de invertir en mercados emergentes diferentes a los más consolidados como los BRIC, dicen los especialistas. Desde luego, no solamente para los estudiosos de la mercadotecnia, del comercio internacional, sino para muchas empresas esta realidad no puede ignorarse y amerita ser considerada, razón de este escrito.

Consideraciones, alcance, repercusiones

Todo interesado en el alcance moderno de las nuevas oportunidades de operatividad de los mercados, en escenarios económicos seguros , en donde la comercialización desempeña un rol significativo, no puede ignorar el surgimiento de los mercados emergentes con todos sus atractivos, lo que encierran, representan a fin de incursionar en ellos.

Justamente, para adentrarnos en su importancia, hemos considerado las aportaciones que al respecto nos comenta Wharton universia. net, tomando en cuenta su valiosa información al respecto.

Se nos recuerda, que no olvidemos, que los BRIC fueron bautizados con ese nombre hace diez años por Jim O’Neill, por aquél entonces economista-jefe de Goldman Sachs. El banco prevé ahora que el PIB combinado de los BRIC supere al PIB de EEUU en 2018. Estos países también deberían representar un 50% de la economía mundial en 2020. Los CIVETS deben su acrónimo a Economist Intelligence Unit (EIU), cuyas previsiones indican que esos países crecerán a una tasa anual del 4,5% durante los próximos 20 años. Ese porcentaje sólo está un poco por debajo de la media del 4,9% prevista por el EIU para los BRIC, y muy por encima del 1,8% previsto para los países más ricos del mundo, es decir, los miembros del G7.

Se nos agrega además, que según una reciente investigación de [email protected] y la empresa de comunicaciones globales Fleishman-Hillard, la mayor parte de los ejecutivos de empresas, inversores y líderes empresariales se mostraron interesados en hacer negocios con las multinacionales de los CIVETS. Los entrevistados dijeron que los principales atractivos de esos países son la mano de obra barata, los bajos costes de producción y el crecimiento de los mercados internos. Respecto a los puntos débiles, se mencionaron la inestabilidad política, la corrupción, la falta de transparencia y de infraestructura, así como empresas nacionales sin mucha reputación o dueñas de marcas poco conocidas.

Interesante es la información que se nos proporciona, cuando se indica, que de acuerdo al profesor de Gestión de Wharton, aunque haya un total de 150 mercados emergentes en todo el mundo, un nombre atractivo y un nuevo enfoque pueden dar a las multinacionales y a los inversores un incentivo mayor a la hora de analizar países menos conocidos. «Un acrónimo es una simplificación, pero llama la atención sobre las oportunidades de crecimiento en los mercados en rápida expansión en el exterior y que necesitan ser comprendidos por los ejecutivos», dice.

La investigación de [email protected]/Fleishman-Hillard, en la que fueron entrevistados 153 líderes de empresas y negocios, constató un nivel diferente de entusiasmo respecto a los CIVETS. Cuando se preguntó a los entrevistados cuáles de los seis países presentaban «un volumen mayor de oportunidades» o «algún tipo de oportunidad», un 86% citaron a Indonesia seguido por Sudáfrica (un 84%), Turquía (un 82%), Vietnam (un 77%), Egipto (un 61%) y Colombia (un 56%). Un grupo significativo de entrevistados (un 42%) prevé que en 2020 los CIVETS representarán el mismo nivel de oportunidades que los BRIC en la economía global.

Cuando se les compara con los BRIC, los CIVETS presentan dimensiones mucho menores. Indonesia es, por mucho, el mayor con una población de 242,9 millones seguido de Vietnam, con 89,5 millones, Egipto (80 millones), Turquía (77 millones) y Colombia (44 millones). Rusia, por su parte, tiene una población de 139 millones, Brasil, 201 millones, India, 1.200 millones y China, 1.300 millones.

Muy interesante son otras acotaciones que nos proporciona la fuente de información citada y que vale la pena transcribirla, como es la opinión de Mauro Guillen, profesor de Gestión de Wharton, en donde cita otra diferencia importante entre los dos bloques. A diferencia de China, Brasil, India y otros mercados emergentes como México, los CIVETS no cuentan con empresas multinacionales consolidadas que sirvan de plataforma para impulsar el desarrollo económico, aunque eso pueda suceder en el futuro. «Lo que convierte al grupo de los BRIC en especial es que los países no son sólo grandes, sino que también tienen empresas propias destinadas a ejercer un papel muy importante fuera de sus países», dice.

El EIU reconoce que los CIVETS no tienen el mismo poder económico que los BRIC para «reorganizar el orden económico mundial»; además, su PIB combinado representará sólo 1/5 del PIB combinado de los países del G7 en 2030. Los CIVETS son, por lo tanto, mercados emergentes de segunda línea que cuentan con sistemas financieros relativamente sofisticados, donde no hay riesgo de descontrol inflacionario, de déficit sustanciales en cuenta corriente o en la deuda pública, según datos del EIU.»Los mercados emergentes son siempre arriesgados», advierte Guillén. «Pero, ya que hay riesgos, la probabilidad es que haya retornos generosos para quienes actúen con inteligencia. No es un juego fácil, pero no deja de ser interesante».

Desde luego, muy valiosa la aportación de los profesores de Wharton al respecto sobre los CIVETS, cuando indican tomar en cuenta aspectos como:

Colombia: Después de años de guerras intensas contra el narcotráfico, Colombia continúa siendo un mercado pequeño, pero siempre ha sido una economía dinámica con industrias importantes, como la de flores frescas, petróleo y café, entre otras.

Indonesia: El mayor país de los CIVETS, tiene una población enorme y dispersa y ya cuenta con inversiones de EE.UU., China y Japón, pero la estabilidad política y social continúa siendo incierta.

Vietnam: Alternativa a la mano de obra barata de China, el país tiene planes ambiciosos de crecimiento económico, a pesar de tener un Gobierno comunista.

Egipto: Aunque Egipto tenga una población próspera y con buen nivel de educación en las ciudades del Valle del Nilo, buena parte del país continúa siendo pobre. La deuda de Egipto es elevada (un 80% del PIB) y el futuro político del Gobierno de Hosni Mubarak es incierto. (Aspecto que cuando redactamos este escrito sabemos que ya no es más su presidente Mubarak, producto de una gran protesta del pueblo que lo obligó a renunciar). El país, desde luego, como resultado del nuevo cambio político presenta incertidumbres que deben aclararse, a fin de determinar su seguridad.

Turquía: El país no es un buen destino para las fábricas, ya que los costes allí son altos. Continúa siendo un centro regional prometedor que se ha beneficiado de relativa estabilidad y de los lazos que mantienen con Occidente en una región del mundo volátil. Su entrada en la Unión Europea sería un factor positivo más, dicen los especialistas; sin embargo, una posible revuelta religiosa puede comprometer sus perspectivas económicas.

Sudáfrica: A pesar de problemas como el desempleo y el VIH/SIDA, tiene empresas fuertes, una infraestructura de negocios bien desarrollada y puede servir de puerta de acceso al sur del continente.

No hay que olvidar, se nos dice también, que Turquía, Indonesia y Sudáfrica cuentan con empresas sólidas que pueden convertir a esos países en especialmente interesantes para empresas o inversores que busquen mayor impulso fuera de las fronteras de un país. «Ellos podrían ser una plataforma para los inversores, tal y como fue Irlanda para Europa», se agrega que esos países también podrían ser una oportunidad de «aprendizaje inverso» en lo que concierne a la estrategia de negocios en sus respectivas regiones (contrariamente al modelo tradicional que aplica la metodología de las empresas occidentales a los mercados extranjeros).

Conclusión

Definitivamente, los CIVETS en el presente son un atractivo como mercados emergentes que para quienes les interesa incursionar en ellos, adentrarse en su alcance , lo que se puede lograr , conlleva a la necesidad de adentrarse en sus oportunidades y analizar sus características y todo lo que pueden proporcionar a las empresas interesadas en abrirse a nuevos mercados, incursionar , participar en ellos.

Dirección-E: [email protected]

Fuente

* wharton universia. net

A %d blogueros les gusta esto: