Era de la Información

Palabras Claves: Información, Comunicación, Revolución Tecnológica, Globalización.

Hace pocos días tuve la oportunidad de tener en mis manos un extraordinario trabajo denominado La Era de la Información, de Manuel Castells. Quien es sociólogo español. Exiliado de la Dictadura militar de Franco. Estudió Sociología con Alan Touraine en Paris. Es considerado uno de los intelectuales con mayor sensibilidad que ha explicado las vinculaciones de la red y las sociedades actuales. Al llegar a la Universidad de Berkeley de los Estados Unidos, en 1979 se encontró con el fenómeno de la Revolución Tecnológica en desarrollo y a partir de ese momento, dedica su estudio a la forma cómo se relaciona lo económico, las transformaciones políticas, sociales y culturales en el marco de una teoría general de la información. Sibilinamente logró entender que en el futuro, la tecnología iba a tener un impacto significativo como irreversible dentro de la sociedad y en la economía. Ha publicado más de 25 libros y cientos de artículos en diferentes idiomas. Así mismo, Manuel Castells ha sido comparado con teóricos como Adan Smith y Carlos Marx, en su esfuerzo de comprender los mecanismos de funcionamiento del sistema capitalista de información.

Por otra parte, su trabajo se divide en tres (3) partes o volúmenes. El primer trabajo trata, sobre todo, de la lógica de lo que denomina la red; examina pues, el impacto individual y colectivo que trajo la revolución tecnológica de la información. Mientras que el segundo volumen corresponde al poder de la identidad en el cual se analiza la formación del yo y la interacción de la red y el yo en la crisis de dos instituciones centrales de la sociedad: la familia patriarcal y el estado nacional. El tercer volumen corresponde, al fin del milenio, en él se intenta una interpretación de las transformaciones históricas actuales como resultado de la dinámica de los procesos estudiados en los dos
(2) volúmenes anteriores.

Precisamente, en su estudio de la información, el cual constituye un trabajo multicultural, tanto en las fuentes de información como entre los interlocutores a los cuales va dirigido. Según Castells ( 2004 ), sostiene: “ Que hemos entrado en un mundo verdaderamente multicultural e interdependiente que sólo puede comprenderse y cambiarse desde una perspectiva plural que articule identidad cultural, interconexión global y política multidimensional “. Por ello, se trata de una investigación documentada de los cambios, económicos, culturales del siglo XX y comienzos del siglo XXI.

Reflexiona Castells sobre las transformaciones económicas, políticas, socioculturales que trae consigo la era digital en el cual todos, sin excepción, nos encontramos inmerso. Da pistas de algunas claves para comprender la complejidad de estos procesos, que en la actualidad marcan un nuevo perfil del mundo y que afectan de una manera desigual a las distintas regiones del planeta.

De lo anterior, en el Foro Social Mundial en Porto Alegre ( 2005 ) señaló: Que la era de la información es un periodo histórico caracterizado por una revolución tecnológica centrada en las tecnologías digitales de información y comunicación concomitante, pero no causante, con la emergencia de una estructura social en red, en todos los ámbitos de la vida humana. Constituye además un proceso de transformación multidimensional que, a la vez, es incluyente y excluyente en función de los valores e intereses dominantes en cada proceso, en cada país y en cada organización social.

Del mismo modo, insiste, que la revolución tecnológica centrada en torno a las tecnologías de la información en los actuales momentos está modificando la base material de la sociedad, a un ritmo altamente inusitado. Las economías en todo el mundo se han hecho cada vez más interdependientes a escala mundial, introduciendo una nueva forma de relación entre la economía, el estado y la sociedad.

De lo antes citado, el capitalismo en las actuales circunstancias está sufriendo un proceso de reestructuración profunda, caracterizado por una mayor flexibilidad en la gestión, de la descentralización e interconexión de las empresas, se desarrolla un aumento del poder del capital frente al trabajo, se observa un declive del movimiento sindical, una creciente individualización y una diversificación de las relaciones de trabajo, incorporación de la mujer en el mundo del trabajo, la intervención del estado en la desrregular los mercados, la intensificación de la competencia económica global en un contexto de creciente diferenciación geográfica y cultural de los escenarios para la acumulación y la gestión de capital.

Más adelante, Castells plantea que se observa un reacondicionamiento general del sistema capitalista, una integración global de los mercados financieros, el ascenso del Pacifico asiático como un nuevo centro industrial global dominante, la unificación de Europa, el surgimiento de una economía regional norteamericana, la transformación gradual de Rusia y la zona de influencia ex-soviética en economías de mercado, la incorporación de segmentos importantes de las economías del todo el mundo a un sistema interdependiente que funciona como una unidad de tiempo real.

La revolución de la tecnología de la Información difundió en la cultura material de nuestras sociedades el espíritu libertario que floreció en la década de los setenta. No obstante, tan pronto como se difundieron las nuevas tecnologías, diferentes países se apropiaron de distintas culturas, variedades de organizaciones exploraron toda clase de aplicaciones y usos que retroalimentaron la innovación tecnológica, acelerando la velocidad y ampliando el alcance del cambio tecnológico y diversificando sus fuentes. Un ejemplo de ello lo constituye el Internet el cual se desarrolló a partir de un programa científico de investigación en la década de los sesenta. El Internet fue construido como una tecnología abierta, de libre uso, con la intención de favorecer la libre comunicación global. Y entonces, cuando los individuos y las comunidades que buscan valores alternativos en la sociedad se apropiaron de esta tecnología, ella se expandió aún más en su carácter libertario de sistema de comunicación interactivo, abierto, global.

Desde un principio, los diseñadores de Internet provenían del mundo académico. Ellos buscaban la construcción de una red informática, abierta, sin cortapisas, con protocolos comunicables y una estructura que permitiera añadir nodos, sin cambiar la configuración básica del sistema. Fue una cultura de libertad inspirada en los principios académicos y en la práctica de compartir los resultados de la investigación entre pares, de forma que el juicio de la comunidad informática académica sobre la contribución de cada uno, era la recompensa más importante al trabajo obtenido.(Castells y Kiselyova, 1995)

Del mismo modo, una vez que el Internet tuvo pleno desarrollo tecnológico y una base suficiente amplia, una nueva generación de empresarios lo utilizó como negocio en los mercados y luego avanzó su uso a todos los ámbitos de la economía y, por ende, de la sociedad en general. Son variados las aplicaciones de este importante instrumento de comunicación.

Finalmente, este destacado intelectual formula lo siguiente: “Que si hay un instrumento que sirve más a la democracia que al control sobre la democracia, ese es el Internet ”. En el mundo pocos pueden tener estos elementos para desarrollarse, lo cual ha contribuido a ampliar la brecha entre las zonas más pobres y las más ricas del mundo. En ese sentido, es necesario encontrar nuevas fórmulas de acotamiento al modelo económico y tecnológico dominante, sin perder las perspectiva de que la globalización es un proceso por lo demás irreversible e inevitable.

Dirección-E: icampusano@uamericas.cl

A %d blogueros les gusta esto: