¿Estás preparado para tu Proyecto Cumbre?

Ellos son sinónimo de desafío, retos, planificación, ejecución, trabajo en equipo y liderazgo. Gente que se atreve a realizar lo que piensan y afrontan sus consecuencias, con el único premio de ver hecho realidad su mejor sueño.
“Proyecto Cumbre” es llevar a Venezuela a el Polo Norte y el Polo Sur; a las cumbres más altas y peligrosas del planeta, tales como El Everest, Vinson, Elbrus, Ojos del Salado, Gasherbrum 2, Muztagh Ata, Shisha Pangma, Cho Oyu, Pumori, entre muchos más. Para muchos de nosotros estos nombres de montañas son desconocidos y hasta difíciles de pronunciar. Pero para otros, representa el tamaño de sus sueños, anhelos y éxitos. Y de eso es que quiero conversar. Necesitamos reconvertirnos en gente de grandes sueños, para que el esfuerzo y trabajo, tenga más que un sentido de realización y éxito.
Estos hombres, de corazón blando y madera pura, han tocado piso en América del Norte y América del Sur, Antártica, Oceanía, Europa, África y Asia. Sus límites, están señalados donde el peligro, el riesgo y el descubrir la sensación de logro, marcan un punto de referencia. Cuando uno escucha sus hazañas e historias, encontramos una simbología que, claramente, dibuja una silueta de liderazgo, trabajo en equipo, compañerismo, comunicación y mucha emoción. Las frases que a continuación citaré son recogidas de sus experiencias, y mi interpretación, los rasgos de un verdadero líder:
“La principal dificultad es combatir el cansancio (escalada al Everest, 8.848 m, en la Cordillera del Himalaya, entre Nepal-Tibet) reflejado por la falta de oxígeno a esa gran altura”. Este relato simboliza la actitud de mantener el foco, a pesar de las dificultades; y estar decidido en afrontar cualquier obstáculo que impida el logro del gran objetivo: “Tu proyecto cumbre”.
“El clima inestable de la Antártica (escalada Macizo del Vinson, 4.897 m, la más alta del Continente Antártico). Hay que prepararse bien para exponerse a temperaturas constantes entre -30 y -40 ÅC. El día de cumbre es bastante largo y frío cerca de la cumbre”. Este relato simboliza la disposición de mantener la incertidumbre bajo constante observación, como una manera rápida de responder a las distintas pruebas que nos impone el medio ambiente.
“Avanzando entre hielo y nubes (Polo Norte). Continuamos caminando con mal tiempo. La visibilidad es mala lo cual dificulta trazar una vía óptima entre los obstáculos. No hemos visto el sol en 36 horas. Hoy, como en días pasados, durante las primeras 4 horas de travesía apenas avanzamos unos 600 m debido a lo irregular y accidentado del terreno. La presión a bajado bastante estas 24 horas, sin embargo esperamos que cambie pronto el clima y podamos avanzar más los próximos días. Estos días malos hemos podido avanzar un promedio de 7,2 km, estamos a 66 km del polo…”. Este relato refleja la condición de optimismo que hay que hacer conciente, todo el tiempo, para garantizar el cumplimiento de objetivos. El querer seguir, a pesar de las circunstancias, es como una chispa que enciende el calor de la realización en la vida.
“La principal dificultad en esta vía es la cascada de hielo (Cumbre Gasherbrum 2, 8.035 m, en la Cordillera Karankorum. Pakistan), zona en la que hay que tener especial cuidado. Es recomendable cubrir este trecho en las noches o muy temprano en la mañana. Otra zona bastante técnica es el «Banana Bridge», donde se hace bastante pendiente la subida”. Este relato simboliza una de las habilidades que un líder debe modelar para sí y los demás; cómo decide afrontar sus temores y miedos, como un mecanismo para garantizar el avance en la conquista de una cumbre.
“Las principales dificultades a considerar son: definir bien un recorrido de manera de evitar lo más posible el hielo delgado y no caer a estas aguas gélidas y sufrir una hipotermia; o conseguir zonas con grietas entre las banquizas donde tengamos que sortear regiones de aguas abiertas lo cual retrazaría el avance. Existe también el peligro de encontrarnos con algún oso polar hambriento del cual haya que escapar. El recorrido se hace en esquís para evitar grietas cortas y distribuir mejor nuestro peso sobre el hielo evitando lo más posible caer al agua. Además debido a la gran cantidad de equipo a llevar (comida para 30 días, carpas, combustible, equipo de comunicaciones, etc.) vamos a utilizar trineos que serán halados por nosotros mismo”. Este increíble relato, demuestra que un líder debe estar preparado para reaccionar siempre, con las mejores ideas, con ocurrencias de calidad y con una determinación para materializar. Tomar decisiones es una práctica común en un líder, es la base del avance. Existen personas que desperdician excesivo tiempo en tomar decisiones. A veces de tanto esperar, cambian las condiciones y se equivocan. Cuando nos entrenamos, tomando decisiones, hasta los errores son considerados aprendizajes. Un líder se adelanta en los planes, en su mente tiene una opción, para cada camino, para cada sendero, para cada luz de su accionar, fijando siempre en la mente su Gran Proyecto Cumbre.
Hay gente que puede y no quiere. Existen otros, que quieren y no pueden. Proyecto Cumbre, es tener la oportunidad de inspirarse a través de la gente que quiere y puede.

(*) Artículo tomado de la revista Paréntesis de El Carabobeño

A %d blogueros les gusta esto: