Estrés Organizacional

De acuerdo a los cambios violentos que han ocurrido en las organizaciones debido entre otras cosas a la revolución de la informática y de la economía planetaria, el ambiente organizacional actual está caracterizado por la aceptación de parte de todos los trabajadores y a todos los niveles de mayores cargas de trabajo, de tener que dedicar mayor tiempo a las actividades laborales, de tener menos recursos para trabajar, de tratar de controlar en vez de aprender, más ambigüedades día con día y de enfrentar cada día más, menos estabilidad y seguridad laboral. Definitivamente estas nuevas realidades organizacionales son las mayores causas de fuentes del estrés en los trabajadores. En una encuesta reciente realizada a quinientos trabajadores de diferentes empresas y niveles, el 42% aproximadamente manifestó que sus trabajos eran de mucho estrés y un 38%, informó que el estrés era tan grande que estaban pensando en renunciar. En referencia a esta nueva enfermedad laboral en Estados Unidos la National Association of Working Women (NAWW) reveló que una tercera parte de los entrevistados consideraba que su trabajo era muy estresante y otro 65% dijo que su trabajo era un poco estresante. Otras investigaciones han indicado que los trabajadores cuyos puestos de trabajo implican tensión psicológica pero escaso poder de adoptar decisiones están más sujetos a enfermedades cardiovasculares.

¿Qué es el estrés? De acuerdo con los autores A. W. Sherman Jr. y G. W. Bohlander (1994) el estrés es: » … Cualquier demanda de ajuste en el comportamiento que se le haga a la persona. El estrés proviene de dos fuentes básicas: la actividad física y la actividad mental o emocional. La reacción física entre ambas es la misma»…» Por su parte S. P. Robbins (1997) lo define de la siguiente forma: » … Es una condición dinámica donde el individuo se enfrenta a una oportunidad, una limitación o una demanda relacionada con sus deseos y cuyo resultado percibe como algo incierto e importante a la vez» . Según H. Selye, decano de los teóricos en tensión o estrés, los seres humanos prosperan en el estrés porque «el estrés es la sal de la vida». Agregando este último autor que la libertad total del estrés sólo llega con la muerte. Este último usa dos términos diferentes para distinguir entre las consecuencias positivas y negativas que tiene el estrés en la vida de las personas. En consecuencia el estrés no siempre es malo por sí mismo, ni por cuenta propia. Aunque el estrés se suele ubicar en un conTEXTo negativo, también tiene un valor positivo. Significa una oportunidad cuando representa una ganancia.

En las organizaciones que han sobrevivido exitosamente a los cambios continuos del entorno, existen muchos factores que pueden provocar estrés. Las presiones para aceptar mayor carga de trabajo, de evitar errores y completar las actividades en un tiempo limitado, un jefe exigente o insensible y los compañeros de trabajo desagradables son sólo algunos ejemplos. Estos factores han sido clasificados en base a las demandas de las actividades, los roles, las demandas interpersonales, las estructuras organizacionales, el liderazgo de la organización y la etapa de vida de la empresa. Cualquier situación organizacional mencionada anteriormente puede provocar estrés, según la reacción del empleado ante ella. Ejemplo de estas nuevas realidades es la siguiente: un trabajador aceptará un nuevo procedimiento y, en cambio, otro lo rechazará. Sin embargo de acuerdo a la experiencia que tiene el autor de este espacio en cuanto a la identificación de niveles de estrés organizacional en las empresas venezolanas, las principales causas del estrés por orden de prioridades son las siguientes: sobrecarga de trabajo, presiones de tiempo, supervisión deficiente, inseguridad en el ambiente organizacional de la empresa, autoridad insuficiente para cumplir con las responsabilidades, conflicto y ambigüedad de papeles, diferencia entre los valores organizacionales y los individuales, cambio de cualquier tipo, en especial cuando es importante o fuera de lo común y frustración.

¿Qué puede hacer la organización para ayudar a sus trabajadores a reducir o a superar el estrés?. No todas las fuentes del estrés son controlables por la gerencia. Como fue mencionado anteriormente la misma naturaleza individual de las personas condicionan la posición de éstas frente a las situaciones de presiones. La otra verdad es que en la Venezuela actual, un alto porcentaje de los trabajadores tienen problemas fuera del trabajo, tales como: financieros, familiares, etc., que la gerencia no puede controlar pero que los trabajadores los traen al trabajo. Se ratifican, las buenas noticias, que no siempre el estrés es malo. Los niveles bajo de estrés pueden hacer el trabajo más interesante para los trabajadores y estimular el mejor desempeño. En consecuencia las organizaciones deben tratar de identificar y mantener los niveles de estrés bajo, por cuanto esta realidad aumenta la productividad.
Sin embargo, hay ciertas cosas que la gerencia puede hacer para disminuir el impacto negativo del estrés laboral en los trabajadores. Lo primero es buscar asesoramiento profesional de expertos en la identificación y reducción de las fuentes de producción de estrés organizacional. De acuerdo con el asesoramiento que ha brindado el autor de este espacio a las organizaciones en la identificación y reducción del estrés laboral, existen entre otras las siguientes decisiones que reducen substancialmente los niveles y causas del estrés: mejorar los procesos de selección y colocación del personal, la implementación de metas y objetivos realistas, capacitación en la planificación y administración del tiempo, rediseñar los puestos de trabajo, estimular el involucramiento del trabajador, expandir las redes de apoyo social y recreacional, mejorar la comunicación organizacional y la creación de programas organizacionales que apoyen el bienestar.

Las organizaciones interesadas en conocer la experiencia en este tema, que en la actualidad se ha constituido en un componente de vital importancia organizacional pueden hacerlo a través de la siguiente dirección electrónica: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: