Fe y Alegría: enseñar por encima de la precariedad y la pandemia fue una hazaña

No se alcanzaron en 100 % los objetivos trazados para la educación primaria, de acuerdo con la evaluación trimestral realizada por Fe y Alegría, que aplicó el modelo de enseñanza multimodal para llegar a más niños durante la pandemia. Más de 60 % de los escolares “no terminaron de avanzar” en lectura, ni comprensión ni pensamiento lógico.

A pesar de los esfuerzos y estrategias en planteles públicos y privados, fue un milagro sin garantías hacer que los escolares en Venezuela aprendieran “más o menos” los objetivos durante el período 2020-2021, a través de la educación a distancia, por la pandemia.

“Fue una proeza sentarla media mañana, con un poquito de disciplina, para que hiciera una lectura completa, no retiene las letras y todavía le cuesta escribir, pero ahí va. La conexión no ayudó y las clases se interrumpieron muchas veces”, resume resignada Carolina, madre de una niña que cursa el primer grado de primaria en una escuela pública en Caracas, quien durante casi nueve meses dependió del servicio de internet.

No hay maestro o representante de escolares de primaria que lo dude, a pesar de que no existe hasta la fecha ninguna publicación del resultado oficial del año escolar, que lo avale. En realidad, no se oficializa esta información desde 2007. Sin embargo, en Fe y Alegría lograron constatar que enseñar por encima de la precariedad y de la pandemia fue toda una hazaña. Buscaron evitar a toda costa que las familias más necesitadas caigan en mayor pobreza debido a la falta de educación de calidad.

“La educación en modalidad a distancia no fue suficiente. Vemos con preocupación que, a pesar de los múltiples esfuerzos y dinámicas por la pandemia, los niños presentan muchas deficiencias de aprendizaje. No se alcanzaron en 100 % los objetivos trazados para la educación primaria”, señala la docente Noelbis Aguilar, directora nacional del Programa Escuelas Fe y Alegría.

El milagro educar a distancia

El Programa recogió de modo trimestral los avances académicos obtenidos durante el año escolar, a través del sistema de evaluación cualitativa y procesal de la educación primaria. En octubre de 2020 ya habían diagnosticado un aprendizaje deficitario y resolvieron iniciar las clases con una fase de recuperación y nivelación. En la última evaluación, Fe y Alegría constató que la mayoría de estudiantes “no terminaron de avanzar” en lectura, conocimientos y otras competencias, como el pensamiento lógico para hacer cálculos básicos de matemáticas.

Vimos que más de 60 % quedó en etapa de en proceso y está aprobado con el literal C que equivale en nota cuantitativa a 13 o 14 puntos. Esto quiere decir que el niño tiene que seguir trabajando para terminar de desarrollar esas competencias fundamentales”.

La organización Fe y Alegría de educación popular y promoción social es un referente de la educación venezolana. Tiene 177 planteles repartidos en todo el territorio nacional para atender a 107.035 estudiantes de pocos recursos. De estos, 92.398 son de educación primaria. Del total de sedes, 118 son de educación primaria, 39 de estos se encuentran entre la Gran Caracas y Miranda.

Con información de AlbertoRodNews

Imagen de Alissa De Leva en Pixabay

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: