FERROMINERA: Donde derrotaron al miedo y al Estado

Froilàn Barrios – Movimiento Laborista – La propaganda oficialista pretende difundir la leyenda de un Presidente Corazón de Patria, obrerista y protector de los trabajadores. Con la mano izquierda impone la LOTTT pródiga en derechos individuales y al mismo tiempo represiva de la libertad
sindical, y con la otra mano el rostro vigilante de un Poder Ejecutivo que ordena al personal a asistir a los eventos del régimen, “trabajo voluntario” en las Empresas Públicas, a votar por sus planchas sindicales, a vestirse de rojo; como condiciones de chantaje estomacal y de paso suspende indefinidamente los convenios colectivos, desmantelándolos cuando los aprueban como el caso reciente del petrolero. En resumen tratar al obrero como una tropa, es el método de diálogo del Estado chavista con sus trabajadores.

Este método implacable de control estatista de la masa laboral ha sido generalizado, convirtiendo a Guayana en el laboratorio por excelencia para imponerlo al resto de los trabajadores. Comenzaron en 2003 con la Cogestión Revolucionaria en ALCASA, continuando luego con los planes Guayana Socialista 2009–2013, reconvertido en 2013–2019, imponiendo como modelo de Gestión el Control Obrero, argucia para debilitar y sustituir los sindicatos. El resultado la desaplicación y suspensión indefinida de los contratos colectivos, siendo los últimos aprobados en la región en 2008 y 2009, los de SIDOR y FERROMINERA; derivando en empobrecimiento y en millardos de Bs.F. en pasivos laborales acumulados en las diversas gestiones ministeriales y
presidenciales de las empresas básicas, caracterizadas por el saqueo financiero, caída de la productividad y la quiebra de estas empresas.

El encanto gubernamental comienza a resquebrajarse en Guayana con protestas laborales desarrolladas desde 2008-2009 con el paro dirigido por un militante del PSUV Rubén González y SINTRAFERROMINERA, que lo lleva a la cárcel por dirigir una huelga ante el incumplimiento del CC violado. Le cayó todo el peso de la ley, 6 años y 7 meses de presidio acusado de instigación a delinquir, agavillamiento, prohibición del derecho al trabajo; en una región donde han muerto desde 2004, 200 sindicalistas y trabajadores de la construcción por sicariato sindical en medio de la impunidad total.

Como vemos el “mal ejemplo” debía ser castigado.

Liberado por la movilización laboral en 2011 había que derrotarlo a toda costa en las elecciones sindicales del viernes 28–07-2012, mediante una avalancha patronal y Estatal con el apoyo del CNE le quitaron la Comisión Electoral e inflaron la afiliación de 2.700 a 5.700 incluyendo 1.400 “nuevos trabajadores”, 600 profesionales, supervisores y gerentes; despidieron a 6 compañeros de su equipo, el acto de cierre de campaña de la plancha oficialista lo presidió el
Gobernador del Edo. Bolívar y el Presidente de FERROMINERA, dieron orden gerencial de vigilar el voto con cámaras. El resultado 92% de participación, 2.737 votos la plancha 7 de Rubén González y 2.461 la plancha Oficialista, con la sentencia del renovado Sec. General: “A los
trabajadores hay que defenderlos con valentía”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: