Ganar el Mundial de Fútbol inspira a los mercados

Londres   Ganar el Mundial de Fútbol puede representar una bonanza económica instantánea para los inversionistas en el país que se alce con el triunfo. Siempre y cuando actúen de inmediato después del triunfo.

Esa es la conclusión a la que llegó el banco de inversiones Goldman Sachs, que ha publicado un informe titulado La Copa Mundial y la Economía 2014 sobre el impacto fianciero que deja la celebración del evento deportivo.

Los analistas de Goldman Sachs hallaron “un patrón de rendimiento superior por parte (de la bolsa de valores del país) del equipo ganador en las semanas después de la final del Mundial”. En promedio, las acciones del país ganador superaron la media mundial del mercado por 3.5 por ciento en el primer mes luego de finalizado el torneo, indicó el grupo de estrategia de inversiones del banco.

Las conclusiones se basan en estadísticas que han seguido desde 1974, cuando el equipo de Alemania venció al de Holanda en la final, y parecen ser bastante constantes a través del tiempo. Unicamente Brasil no consiguió superar el rendimiento promedio del mercado luego de su triunfo en el 2002, en gran medida porque el país atravesaba una recesión y crisis de divisas.

“Cuando no hay una crisis económica severa, el (país) ganador suele disfrutar de éxito en los mercados, al menos por un breve período”, escribió Peter Oppenheimer, principal analista global de capital de Goldman Sachs. El informe fue publicado el martes por la noche.

La bolsa de valores de España subió 5,7 por ciento en el mes después de que su selección ganó el Mundial del 2010 en Sudáfrica, incluso a pesar de que el país atravesaba una crisis financiera.

No obstante, los inversionistas deben ser cuidadosos y no pensar que la euforia producirá ganancias a largo plazo.

“Los sentimientos sólo te pueden llevar hasta cierto punto, al menos en los mercados –el país ganador no suele mantener las ganancias y, como promedio, su bolsa rinde por debajo del promedio por alrededor de 4 por ciento en el año posterior a la final”, indicó Oppenheimer. “El mensaje parece ser: disfruta de las ganancias mientras duren”.

El informe se pregunta: ¿Qué hay para la nación que organiza la cita deportiva?

“El enfoque en la nación huésped tiende a traer orgullo y confianza”, dice el reporte. “Como con el ganador, también tiende a haber un impacto positivo que se prolonga unas semanas. En todos los casos, el país anfitrión ha disfrutado un buen desempeño de su mercado de valores en el mes que sigue al evento. El promedio de desempeño por encima del promedio es del 2,7 por ciento, aunque esto tiende a desaparecer bastante rápido, con cerca de la mitad de los casos retrocediendo por debajo de la media a los tres meses”.

Pero ser anfitrión y ganar la Copa Mundial es ya otra cosa, explica el informe. El comportamiento de los mercados en los países que logran ambas cosas tiende a ser muy positivo por un mes, pero no hay un comportamiento consistente de un rendimiento sostenido, al menos en el mercado de valores, pero los autores aclaran que se han producido muy pocas coincidencias de este tipo –anfitrión/ganador– como para establecer un patrón más sólido.

Fuente: http://www.gerente.com/detnoticia.php?CodNotic=6361&Fuente=El%20Nuevo%20Herrald

A %d blogueros les gusta esto: