18 mayo 2016

 La batalla por hacerse con los espacios publicitarios en televisión para la próxima temporada ya ha comenzado. Nueva York es el escenario en el que las cadenas desplegarán todos sus encantos para convencer a los anunciantes de hacerse con su hueco promocional.

Sin embargo, parece que hay nuevos competidores en el mercado dispuestos a tomar el control de la publicidad televisiva y prometen hacer mucho ruido.

Entre otras cosas porque una de las compañías dispuestas a luchar por la pequeña pantalla es la tecnológica Google.

Con sus nuevos productos televisivos como la tecnología que hace posible la publicidad hipertargetizada en el vídeo en streaming anunciado en Las Vegas el pasado abril, el buscador persigue ahora ser el rey también de la parrilla televisiva.

"Nunca ha sido tan fácil ver lo que queremos, cuando lo queremos y donde lo queremos. Así, entre los rumores de la muerte de la televisión, una versión nueva y mejorada está resurgiendo de sus cenizas", comenta Daniel Alegre, president of global partnerships de Google.

Sin embargo, y a pesar del potencial de Google, las cadenas no se lo van a poner fácil por lo que, de momento, su capacidad de acción se limita al alcance de su servicio DoubleClick que ya utilizan medios como Roku, Cablevision y AMC para servir anuncios individualizados en la televisión digital en streaming.

Y es que, la falta de acuerdos con las redes por cable o por satélite de televisión bajo demanda y la poca disposición del resto de actores del mercado ante la entrada de un rival tan fuerte como la tecnológica, le aseguran un provenir algo turbulento.

"La nueva tecnología publicitaria de Google no va a ninguna parte. Ningún sistema por cable va a querer tener cerca a Google y ninguno va a cambiar lo que ya tiene solo porque ha aparecido algo diferente. E incluso si lo fueran a hacer, no sería con Google", asegura Michael Bologna, president de Modi Media.

Algunos ejecutivos de la industria ven a Google como un obstáculo entre marketeros y vendedores de publicidad. "Mucha gente cuestiona el valor y la oportunidad que se pierde con esa mediación en el negocio. A medida que nos movemos hacia la televisión, no se trata de dejar de lado nada, sino de cómo saltar ese paso en el que creamos un agujero negro en el centro del negocio", comenta un ejecutivo de una agencia a AdAge.

Por su parte, Google asegura que el rumbo que toma la televisión ofrece oportunidades de mejorar la publicidad con su tecnología sin necesidad de dejar a nadie fuera del mercado.

Pero los actores tradicionales del mundo de la televisión ya le han cerrado las puertas al buscador para defender su feudo aunque cuando el enemigo es la mayor compañía de publicidad del mundo, quizá más pronto que tarde los veamos recular.