Héctor Lucena: “Se tienen que discutir los proyectos con suficiente tiempo y sin presiones”

El doctor Héctor Lucena, quien es el coordinador del doctorado en Ciencias Sociales, mención Estudios del Trabajo y asiduo colaborador de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), manifestó que: “La preocupación que se tiene, es que se pretende hacer la segunda discusión de este Proyecto de manera apresurada, y esto puede traer consigo que no se profundice y que no se consulte lo suficiente, y por ende, que el texto resultante pueda traer dificultades”.

El profesor Lucena nos plantea lo siguiente, en lo referente a cuál seria el fundamento para crear una nueva Ley, “El propósito entendido es que la Constitución establece que, haya una reforma en 4 aspectos que son: prestaciones sociales, la jornada laboral, estabilidad y prescripciones” por lo que considera que; “solamente estos 4 ameritan un proceso de análisis y discusiones que puede llevar meses”.

En nuestro país el crecimiento ha parado y la economía está retrocediendo, por lo que el momento es bastante complicado y según el catedrático “Una ley tiene que evaluarse económicamente y construirse los escenarios para poder aplicarla. La reforma del año 97, el Estado no la implantó con sus empleados, por lo que un compromiso de mayor envergadura como la nueva ley generará bastante incertidumbre, porque la transición del viejo régimen al nuevo fue cumplida en el sector privado pero en el sector público en contadas instituciones”.

La Organización Internacional del Trabajo, establece ciertos parámetros y normativas que podrían servir de apoyo en el ensamblaje de este proyecto de ley, y siendo nuestro entrevistado un colaborador de esta organización, le hemos preguntado si podría darse una relación de trabajo dual, a lo que respondió “Las relaciones del Gobierno con la OIT no son muy estrechas y no hay mucha disposición de trabajar en conjunto”.

¿Cuál es el objetivo que puede perseguir el Gobierno con la aprobación de una nueva Ley Orgánica del Trabajo? La prioridad es asegurar el cumplimiento, la eficacia del frondoso árbol regulacionista, ya que si la Constitución fijo pauta sobre los 4 puntos antes mencionado hay que darle prioridad a estos y hacerlos cumplir,

“Es forzosamente necesario que haya dialogo entre los empresarios, los trabajadores y el Gobierno porque quien le da vida al articulado son los actores en sus espacios de trabajo y, uno sólo de ellos no puede inferir en los criterios de los otros. La legislación laboral tiene que ver con distribución de poder y con obligaciones y beneficios en torno al trabajo.

Para concluir nuestro entrevistado expreso que “Este proyecto debe tener un tiempo holgado para su discusión y pretender que esto se apruebe en lo que queda de año es un absurdo ya que el mínimo para una discusión de este tema no baja de un año.

Dirección e: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: