Herramientas para la enseñanza online: otro as en la manga para la línea de visión empresarial

aula de clases con alumnos estudios online

Gracias a la Web Social o Web 2.0 Internet es, sin duda, un mundo lleno de posibilidades para sus usuarios. Y es que este se ha convertido en una plataforma en la que todos podemos participar de forma activa, ya sea descubriendo nuevos contenidos o compartiendo los nuestros propios. De esta forma, las nuevas aplicaciones van mejorando gracias al uso continuo que hacemos de ellas.

La enseñanza online o E-learning es un modelo formativo que ha ido ganando adeptos durante los últimos años. Este tipo de enseñanza permite a los centros educativos contar con un mayor número de alumnos. Asimismo, es una gran oportunidad laboral para muchos profesores que, además, pueden desarrollar su propio proyecto desde el salón de su casa. Sin duda, una nueva línea de visión empresarial que puede resultar de gran interés tanto para aquellas personas que se encuentren en situación de desempleo, como para las que tengan dificultades en la conciliación de su vida familiar y profesional.

En primer lugar, es importante tomar conciencia de las diferencias que existen entre una clase presencial y una virtual. De este modo, un profesor online debe estar preparado para cambiar su modo de impartir clases. Para ello, hay que tener en cuenta los siguientes factores:

Tipo de aula

El aula pasa de ser física a virtual. Esto implica que no todos los materiales que se utilizan en una clase presencial pueden ser válidos en una clase online. Por tanto, el profesor debe ser capaz de crear su propio material digital. Además, integrar el uso de las nuevas tecnologías, aunque no es imprescindible, resulta altamente recomendable. De este modo, los alumnos pueden trabajar tanto desde sus ordenadores como desde otros dispositivos sin tener que preocuparse de imprimir material para poder seguir la lección.

Materiales

En las clases presenciales es frecuente el uso de manuales y hay una gran cantidad de materiales que se pueden llevar al aula para su empleo. Sin embargo, muy pocos están adaptados para poder utilizarse de forma telemática. Es por esto que el docente debe ser capaz de adaptarlos para este nuevo fin y, como se ha mencionado con anterioridad, crear nuevo material digital.

Clases individualizadas

Aunque existe una gran variedad de programas que permiten realizar videoconferencias entre varias personas no es del todo recomendable dar clases grupales online. Es imposible que los alumnos interactúen y participen como lo harían de forma presencial. Por tanto, la enseñanza online suele ser individualizada ya que, el hecho de existir varios participantes en una misma conferencia implica tener que apagar los micrófonos para poder escuchar bien al profesor y evitar tanto el ruido ambiente como aquellos problemas de comunicación que se puedan producir si intentan hablar dos o más personas a la vez. De igual modo, también se pueden utilizar foros, bien sea en plataformas como Moodle, o a través de grupos privados en las redes sociales para promover la interacción entre los alumnos.

Diferente programación

En las clases presenciales el docente sigue una programación predefinida para todo el grupo de alumnos. Sin embargo, para las clases online, al ser individualizadas, deben crearse programas a medida para cada alumno dependiendo de sus necesidades y del ritmo al que va aprendiendo.

El mundo online nos ha proporcionado gran amplitud en muchos ámbitos. Lo que en principio parecía una simple ventana para obtener información a través de buscadores como Google y Firefox, o para nuestro propio disfrute y entretenimiento gracias a empresas que apostaron por esta iniciativa como los juegos online, actualmente se ha convertido en una gran herramienta que nos permite sacar más partido a nuestro negocio al proporcionar una mayor visibilidad de nuestros productos a través de páginas web. Ahora, el mundo académico también se ha sumado a esta iniciativa online con la ampliación del sector educativo a través del mundo virtual.

Según Elena Prieto, fundadora y creadora de Tu escuela de español, todo aquel que se lance a la aventura de montar su propia academia online debe cumplir mínimamente con tres requisitos fundamentales:

  1. Debe tener formación en el área que va a impartir. En el caso de ser profesor de español para extranjeros es imprescindible tener formación en ELE (Español como Lengua Extranjera).
  2. Debe ser capaz de trabajar con las nuevas tecnologías para poder adaptar los materiales a un formato digital. Asimismo, es imprescindible el manejo básico de un programa de videoconferencia para impartir las clases y ofrecer al alumno una imagen profesional.
  3. Debe tener conocimientos básicos en marketing digital para así poder ser capaz de gestionar su propia marca personal.
avsio con la palabra internet y arroba @ en fondo rojo

Para poder ofrecer clases online solo se necesita un ordenador, un par de programas básicos para impartir las clases y compartir el material con el alumno y una buena metodología de enseñanza. No obstante, la imagen es muy importante, por lo que ofrecer un servicio profesional y de calidad es fundamental. Por tanto, si una vez más seguimos los consejos de Elena Prieto es imprescindible disponer de un buen equipo informático para así poder garantizar a los alumnos una buena calidad, tanto de imagen como de sonido. Por tanto, se recomienda el uso de un buen micrófono y unos auriculares para poder comunicarse de una forma óptima con el alumno. Además, el lugar de trabajo debe ser un espacio adecuado que nos permita mostrar profesionalidad. En este último punto es importante tener en cuenta la luz de la estancia y evitar grabar con ventanas o puertas abiertas de fondo, así como en espacios muy recargados, ya que esto facilitaría que el alumno dejase de centrar la atención en el profesor y se despistara observando todo lo que hubiese alrededor de este. Por otra parte, es sumamente necesario disponer de una conexión a internet de calidad para evitar interferencias.

Skype, Zoom o Google Hangout son tres de los programas de videoconferencia más utilizados en la enseñanza online. De los tres, Zoom es el que mejor calificación tiene por el usuario. Asimismo, aplicaciones gratuitas como Flipgrid funcionan muy bien como plataforma para que los alumnos puedan interactuar de forma asincrónica. Esta es una herramienta que se puede utilizar al principio, cuando todavía no se dispone de una plataforma propia en la página web de la empresa que pueda utilizarse como Aula Virtual. De igual modo, Google Drive es una herramienta muy fácil de manejar para poder compartir materiales con los alumnos.

Estas herramientas que hemos mencionado no son las únicas de las que nos podemos beneficiar para desarrollar una academia online pero sí que pueden considerarse como la base del inicio de un nuevo proyecto de emprendimiento laboral en la red. Junto con esto, bastará una buena planificación y disponer de las aptitudes necesarias que se han explicado con anterioridad para poder ofrecer lecciones de calidad y adaptadas de forma apropiada a este entorno virtual.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: