Inauguran el hotel más alto del mundo en Shanghai

IBLNEWS, AGENCIAS – El edificio, que aloja entre sus pisos 79 y 94 el hotel Park Hyatt, el más alto del mundo, y en su piso 100 el mirador turístico a mayor altura de todo el planeta (474 metros), espera recibir tres millones de visitantes al año.

Los únicos rascacielos que le superan en altura son la Torre Burj de Dubai, (Emiratos Árabes Unidos), aún en construcción y que tendrá cerca de 800 metros, (las obras ya superan los 600), y la Taipei 101, (Taiwán, 508 metros y 101 pisos).

El rascacielos shanghainés se encuentra en el área financiera de Lujiazui, justo al lado del sexto edificio más alto del mundo, la torre Jin Mao, (420 metros y 88 pisos), y junto al solar donde se alzará hacia 2012 el segundo mayor del planeta, el Centro de Shanghai, (632 metros y 127 pisos).

Entre sus pisos 94 y 100, el SWFC cuenta con un vano en forma trapezoidal, un hueco que en un principio iba a ser circular, pero que tuvo que ser sustituido por un trapecio, para no herir la sensibilidad local, ya que el círculo hacía pensar en una «insultante» bandera de Japón, (rival histórico de China).

«Al principio comenzamos con una abertura redonda, de manera natural, porque coincide con la mitología china del círculo como representación de la unidad y del cielo», explicó Eugene Kohn, presidente de la firma estadounidense Kohn Pedersen Fox Associates, diseñadora del edificio.

«Lo que no pensamos fue lo del aspecto del sol naciente que se contempla, desafortunadamente, desde el punto de vista chino, aunque lo entendimos», añadió.

«Aunque la idea original era construir un gran círculo para permitir al viento pasar a través del edificio, la forma podía cambiar, y en realidad nos gusta más ahora: el diseño actual se ajusta mucho mejor a la estructura y a las funciones dentro y fuera de ella, es mucho mejor para el edificio», aseguró.

A pesar del aspecto emblemático que le confieren su altura, su ubicación y su hueco en la parte más alta, Kohn, que criticó que muchos rascacielos actuales son demasiado «esculturales» y ahí «la forma es lo más importante», dijo que el suyo trata de ser «una hermosa fusión de forma y funcionalidad, eficiencia y elegancia».

Además, señaló, «funciona muy bien en armonía y contraste con la torre Jin Mao», que hasta ahora contenía el anterior hotel más alto del mundo, el Grand Hyatt (pisos 54 a 87).

Desde ahora esa gigantesca torre de cristal podrá ser vista desde arriba no sólo en el observatorio, sino en muchas habitaciones del Park Hyatt del SWFC, un espectáculo imposible hasta hoy.

El Park Hyatt, que empezará a funcionar en octubre, contará con cerca de 700 empleados para sus 174 habitaciones, (32 de ellas suites), lo que equivale a unas tres personas por cliente, señaló Cai Yingzi, responsable de eventos del hotel.

Un bar y restaurantes con vistas espectaculares sobre el futurista distrito financiero y el corazón de la ciudad, con paredes decoradas en piel, cuatro mil variedades de vino y cocineros que trabajan a capricho del cliente, unen su atractivo a lujosas habitaciones de unos 500 euros la noche, (730 dólares).

«Por ahora es el hotel más alto del mundo, pero somos conscientes de que es la calidad del servicio personalizado lo que hará que la gente vuelva a alojarse aquí», explicó Cai.

El edificio, que está sustentado en dos mil 200 pilares de acero enterrados 78 metros en el suelo, y que por cada 12 pisos cuenta con uno de seguridad para facilitar la actuación ante posibles incendios, alberga también oficinas, (pisos 7 a 77), un centro de prensa, (28 y 29), y locales comerciales en su plantas bajas.

Durante 14 años de proyecto, se vio paralizado en 1997 por la crisis económica del sudeste asiático, en 2001 por los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y en 2003 por el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave, (SRAG).

Financiado por la corporación japonesa Mori Building y levantado por una constructora china, no sólo es un nuevo «símbolo de Shanghai ante el mundo», sino una muestra de la «amistad entre ambos países», concluyó el presidente de la corporación nipona, Minoru Mori.

Fuente: www.Iblnews.com

A %d blogueros les gusta esto: