Ing. Luis Pérez de la Cruz, Presidente de Daimler Chrysler de Venezuela. Liderazgo: propulsor de factores diferenciadores que impulsan la competitividad

Las consideraciones sobre Liderazgo se han convertido en los últimos años en un gran debate rico en opiniones y posiciones, pero realmente, ¿cuáles deben ser las principales competencias con las que deben contar un líder para tener éxito en el mundo globalizado, ¿cuáles deben ser las habilidades que deben buscar alcanzar todos aquellos que se inician en las funciones de lideranza?

Para el Ing. Luis Pérez de la Cruz, la Corporación Daimler Chrysler de Venezuela, en un entorno globalizado, en el que todos interactuamos para imponer la dinámica de un mercado cada día más exigente, un líder debe imprimir factores diferenciadores en su desempeño para impulsar la competitividad.

“En todo escenario es necesario que el líder promueva la confrontación de ideas y la comunicación en el equipo, esto a veces supone dejar de lado las jerarquías y la bu-rocracia como modelo administrativo, en muchas oportunidades mal entendido”.

El Líder como generador de confianza
Para el ingeniero Pérez de la Cruz, es fundamental que un líder cuente con uno de los factores más importantes, como lo es la generación de confianza, “así se pue-den impulsar cambios que permitan a la organización adaptarse y moldearse”.

Las teorías gerenciales y de dirección establecen que un líder es el que va más allá de lo que la ciencia de la administración establece como posible, el que promueve la acción y convicción y, el que deja un aporte, una huella, una contribución que más adelante tendrá un efecto multiplicador; mientras que el gerente cumple un rol más de administrador en términos tangibles, con la cualidad de ser visionario y de anteponer-se a las situaciones para abordar los asuntos con eficacia.

Al respecto el presidente de Daimler Chrysler de Venezuela enfatiza que todo lí-der es un gerente pero no todo gerente es un líder.

Esta diferencia es también resaltada por Miguel Angel Cornejo, quien ha estable-cido la necesaria diferenciación del uso de los términos administrar y dirigir, principal-mente aclarando que Administrar significa cumplir, asumir, al tiempo que Dirigir signi-fica influir, guiar en una cierta dirección.
Para Cornejo la diferencia es fundamental es que los administradores eficientes son personas que hacen las cosas bien y los líderes son personas que hacen lo que es-tá bien, es decir “el administrador es eficiente, el líder es eficaz”.

Los Líderes y la consecución de los objetivos estratégicos organizacionales
Para cumplir con la consecución de los objetivos estratégicos organizacionales los líderes empresariales deben afrontar una serie de retos, los cuales van dirigidos hacia una organización con una función más estratégica y con rol diferenciador en el marco de la competitividad responsable.

El Ing. Luis Pérez de la Cruz estima que uno de los principales retos que puede confrontar cualquier organización, refiere a la premisa de comprender e interpretar las necesidades de la comunidad de la cual forma parte.

“Más allá de satisfacer las necesidades de un consumidor, cliente o usuario cada vez más exigente frente a la oferta de productos o servicios, es menester apelar por un factor diferenciador como, sin duda lo es, la competitividad responsable”, asegura.

Asimismo, comentó que “la conciencia ciudadana ha comenzado a exigir de las organizaciones una simetría moral que más allá de ser socialmente responsables, exis-ta coherencia entre aquello que se dice y lo que realmente se hace. No basta con decir que una empresa está comprometida con la sociedad y que sus acciones sean simples dádivas, debemos garantizar la sostenibilidad”.

Un líder debe conocer el buen uso de la asertividad y la prospección
De acuerdo con los cambios vertiginosos que han ocurrido en el mundo actual, las competencias intelectuales han cambiado radicalmente, entre ellas el buen uso de la asertividad y la prospección, que son necesarias e indispensables para el éxito como tal.
Tomando en cuenta que se debe reafirmar la asertividad y la prospectiva en la gestión de un líder del mundo actual, donde el cambio es la norma el ingeniero Pérez de la Cruz apuntó que la adaptación y flexibilidad son factores clave para fortalecer las herramientas de un líder en un entorno cambiante.

“Es necesario comprender, valorar y estar consciente de cómo funciona nuestro entorno sobre la base de una organización sistematizada de los conocimientos a través de tres factores fundamentales: el pasado, el presente y el futuro. Estableciendo una metáfora de la construcción, el pasado son los cimientos sobre los cuales construimos, el presente es el trabajo actual y el futuro el anteproyecto. Antes de construir es ne-cesario verificar el contexto más amplio para las acciones, lo que nos permitirá visuali-zar a dónde llegaremos”.

A su juicio, para que las nuevas generaciones deben ser capaces de prever situa-ciones, ser visionarios y agresivos, en el buen sentido del término. Deben ser leales, íntegros, con sólidos valores morales y éticos y, con mucho sentido común.

“La curiosidad es un factor clave en el liderazgo toda vez que los mejores líderes despiertan curiosidad y son capaces de despertar en otros la motivación para la ac-ción. Es necesario además comprender la dinámica del mercado y del entorno en ge-neral, a través de la información e investigación. También aprender a trabajar en equipo es fundamental para el logro de los objetivos”.

A %d blogueros les gusta esto: