Ítalo Luongo, «La última entrevista» Se despeja incognita petrolera del país, pero urge alcanzar entendimiento con Exxon-Mobil

(Redacción – Cortesía del Diario El Carabobeño) – Mary Carmen Arias – Las incógnitas por la situación petrolera que embargan el país desde que la transnacional ExxonMobil anunciara un arbitraje contra la estatal Pdvsa y tribunales internacionales le congelaran activos por 12 mil millones de dólares, comienzan a despejarse a partir «del claro mensaje que envió el presidente Hugo Chávez a los mercados internacionales petroleros, en el sentido de que no habrá una guerra económica con Estados Unidos», y frenó a «los zamuros que ya buscaban ocupar los espacios que podría dejar Venezuela en el mercado petrolero internacional».

Esta afirmación la formuló al diario El Carabobeño, para el Foro de los Lunes, en la última entrevista que ofreció antes de su trágica muerte el profesor universitario Ítalo Luongo, reconocido internacionalista, experto en Geopolítica Petrolera y analista político.

La entrevista la efectuamos el lunes 18 de febrero, tres días antes de su fallecimiento ocurrido el pasado jueves 21 cuando el avión en que viajaba procedente de Mérida con destino a Maiquetía se estrelló en el páramo Los Conejos, a escasos minutos de haber despegado al final de la tarde.

En forma amena y con la simpatía que lo caracterizaba se inició el diálogo con el experto que de entrada reiteró que esta situación no es para alegrarse por el hecho de adversar las políticas erradas del gobierno. «Piensa este analista que el presidente Chávez debe enviar un mensaje muy claro a todos aquellos miembros del ‘frente rojo’, en el sentido de que su comandante en jefe no habla en serio cuando se refiere a una confrontación con Estados Unidos, porque si dice que no va lo de la suspensión del envío de crudo a esa nación, cómo pueden los miembros del ‘frente rojo’ creer en una guerra contra el imperio, cuando la revolución vive del imperio, de donde, provenientes de la venta del crudo, llegan los dólares que pagan las misiones sociales».

-¿Cuál sería el mercado inmediato para el crudo venezolano?

-Aunque algunos se enfurezcan con mi afirmación, Venezuela no tiene acceso de manera inmediata a otros mercados. Alguien debe haber aclarado esto al Presidente, porque aun cuando existen los mercados de China y de la India, en estos momentos no lo son, y esto se debe repetir hasta el cansancio. Gobernante de Venezuela que diga en estos momentos que va a cortar o puede cortar la relación económica petrolera con Estados Unidos no dice la verdad.

Como especialista en Geopolítica Petrolera, recordó Ítalo Luongo que el petróleo venezolano de la Faja del Orinoco es especial, pesado y extrapesado que sólo se puede refinar en las refinerías venezolanas ubicadas en Estados Unidos a través de la Citgo, o en la refinería de Chalmette, que tiene sociedad con la ExxonMobil, problema que se debe solucionar de inmediato.

En ese sentido sostiene que el presidente Chávez fue aconsejado justo a tiempo, dado que los mercados mundiales estaban tomando medidas «urgentes» ante las declaraciones del primer mandatario venezolano, no de algún ministro u otro vocero gubernamental.

Italo Luongo, de hablar claro, aseguró que «los zamuros ya estaban planeando encima del muerto, es decir, que nadie echará de menos a Venezuela si deja de vender petróleo a los gringos, todo lo contrario, otros países petroleros iban a tratar de ocupar el lugar venezolano aumentando su producción para llenar el vacío que Venezuela estaba dejando por orden de Chávez».

-¿Qué podría suceder en Estados Unidos?

-Venezuela sólo vende a las empresas con las que estamos peleando, no al gobierno norteamericano, entonces los dispositivos llevan a que Venezuela venda sólo 13,5% del consumo de USA lo que lleva a pensar que de darse el corte anunciado previamente por Chávez, se hubiera ocasionado en Estados Unidos una pequeña molestia, el aumento del galón de gasolina, pero de inmediato un zamuro hubiese ocupado el hueco.

-¿El porqué del olvido de la amenaza inicial de Chávez?

-Sencillo, el problema es para Venezuela y por eso el retroceso. Venezuela está amarrada y embrazaletada con las refinerías ubicadas en Estados Unidos, no se consigue otro cliente. Nos guste o no, no hay de manera inmediata otro cliente sustituto para el petróleo venezolano. Eso no está a la vuelta de la esquina, por ahora, quizás para siempre habrá que mantenernos con el mercado de Estados Unidos.

En un futuro muy lejano, cuando estén construidas refinerías especiales por el gobierno chino y el hindú, para procesar el crudo venezolano, entonces podremos empezar a venderles a chinos e hindúes el crudo que vendemos a los norteamericanos.

-En Latinoamérica ¿quién se ha beneficiado con este problema?

-Los beneficiados serán todos los gobiernos a los cuales Pdvsa entrega petróleo refinado, disponible para ser consumido, es decir, aceites, gasolinas, refinados en Venezuela o en la refinería de Curazao. En el grupo se encuentran, en primer lugar, Cuba, Nicaragua y los miembros de Petrocaribe que lo reciben prácticamente regalado, además de naciones como República Dominicana o Bolivia que reciben asfalto y gasolina; mientras que en Venezuela las calles están destrozadas, hay desabastecimiento de alimentos, repuestos y otros elementos.

Desprestigio internacional: el más grave problema para Pdvsa

El desprestigio de la compañía. Los directivos de la empresa tienen tres años sin entregar balances, emiten bonos que van a la Bolsa de New York y no están respaldados por la Tesorería Nacional ni el BCV, piden préstamos de miles de millones de dólares; y en el exterior la gente se empieza a asustar al no saber si la transnacional podrá pagar los créditos y no saber si en realidad producen los barriles que dicen, dado que las cifras de la Agencia Internacional de Energía, (AIE), y las de Pdvsa no concuerdan, lo que ha creado preocupaciones fuera de Venezuela y debería hacerlo en el país, cuando Chávez y sus ministros olvidaron que son empleados del pueblo y por ello deben rendir cuentas.

Arbitraje con Exxon Mobil: entendimiento inmediato

Destacó que, en el caso del juicio, la situación daña más la imagen de la empresa y el país, dado que la demanda ya está abierta, y no se puede negar porque ya tienen abogados. A riesgo de ser llamado agente de la ExxonMobil o de la CIA, como abogado indicó que se debe buscar perder lo menos y negociar de inmediato, porque la diferencia de criterios puede llevar al país a un desastre.

Hay que cancelar honorarios que están entre 500 y mil dólares la hora a esos abogados, al menos se deben evitar esos costos, negociando rápido para que el caso no llegue a la sentencia que no será sólo a Pdvsa sino a todos los venezolanos.

Salimos ganando si buscamos el entendimiento, toda vez que la Exxon no está molesta sino asustada, cuando la transnacional venezolana inició la venta de sus activos y más cuando el ministro de Energía y Petróleo se dedica a vender alimentos.

La decisión de congelar los bienes de Venezuela en varias partes del mundo es una reacción natural a la violación del contrato que tenía la empresa ExxonMobil en Venezuela, al igual que la violación del contrato de la ConocoPhillips, que no podían aceptar en forma impasible la decisión del gobierno venezolano; «una decisión muy delicada que nos pone en un despeñadero. Los activos de Pdvsa están perdidos».

Asegura que «los de la Exxon no tienen corazón, sino un sitio que dice `negocio’. Lo de ellos es recuperar su inversión, para lo cual no importan las políticas de Chávez. Tenían un contrato por 35 años y desean recuperar lo que ganarían en ese lapso y no aceptarán que Pdvsa pague sólo lo que habían invertido.

«Por ahora no se puede hablar de un derrumbe económico inmediato, el país no se paralizará, porque el gobierno cuenta con unas reservas internacionales ubicadas en 32.342 mil millones, presentaron un retroceso de 619 mil millones de dólares con relación a la semana del 14 de febrero, que le permitirán «moverse», dado que son cuantiosas, sin embargo, en el futuro la situación se verá afectada por lo que se deberá aplicar de inmediato un recorte del exacerbado gasto público».

Cambio del modelo económico

Luongo sostuvo que no se puede continuar engañando al pueblo, «que debe aceptar que algo sucede y no es cuento de camino. Existe en el país una grave crisis alimentaria, el desabastecimiento no existe, lo que no hay es producción de alimentos, consecuencia del ataque al sector productivo y esto no se puede resolver sólo con las importaciones; es necesario reactivar la economía productiva.

«Pareciera que el gobierno quiere imponer libreta de racionamiento igual que en Cuba, en vez de reactivar la economía, parar las invasiones, crear incentivos para los pequeños y medianos productores, devolver y garantizar seguridad jurídica a los inversionistas.

«El gobierno debe parar sus ataques y emitir mensajes de confianza si quiere que confíen en él fuera del país, porque hasta ahora la señal es muy negativa, cuando se usa a Pdvsa para vender comida, no rinden cuentas y piden prestado, la situación no es nada positiva».

El fallecido especialista petrolero Ítalo Luongo, en la que fue su última declaración a un medio impreso, recomendó al Gobierno Nacional y en especial al presidente Hugo Chávez, invertir en una campaña profunda para cambiar la imagen, que use el dinero con el cual se autopublicita fuera de Venezuela, y que finalmente gobierne para salvar al país, dejando a un lado la politiquería.»Presidente, por el bien de la patria, oiga lo que le decimos, las cosas le están saliendo mal, actúe diferente y no descalifique a los que le dicen la verdad.

Olvídese de una guerra y logre el entendimiento entre los venezolanos, cuya causa común debe ser y es la patria. Gobierne lo que resta de su mandato como un demócrata y olvide el socialismo trasnochado».

Extraordinario profesional

Ítalo Luongo, abogado egresado de la Universidad de Los Andes, donde dictó su última conferencia, con postgrados en Derecho Mercantil, Contratos y Sociedades. Maestría en Historia de las Américas, lograda en la UCAB, y doctorado en Ciencias Políticas en la UCV. Reconocido como especialista en Derecho Internacional y Geopolítica Petrolera y analista político.

Regresaba de Mérida, en la tarde del jueves, luego de desarrollar labores académicas. El martes participó en un foro desarrollado en la sede de El Carabobeño, bajo la organización de la UC. Se desempeñó como profesor universitario dictando clases de postgrado en la UCV, en la Escuela de Estudios Políticos, en Geopolítica del Petróleo e Internacional y Derecho Internacional. Articulista del diario El Universal y la revista Petróleo.

También dictó clases de Geopolítica Internacional, Historia Militar y Estrategia en la Escuela Superior de Estado Mayor del Ejército Venezolano, entre 1992 y 2001.

En el año 2006 fue conductor y productor del programa Compás Internacional, en el desaparecido Canal CMT; la última entrevista la realizó a Antonio Ledezma, su compañero en el Comando Nacional de la Resistencia. Además, tenía un programa semanal de Análisis Internacional en Unión Radio.

En 2005 presentó su candidatura como diputado a la Asamblea Nacional, contienda de la cual se retiró por considerar que no existían las condiciones para el desarrollo del proceso.

Constantemente era requerida su opinión en centros de educación y en los medios sobre temas del acontecer nacional e internacional, y en especial en cuanto a materia legal internacional y petrolera que involucrase al país.

A %d blogueros les gusta esto: