Solamente un país en guerra tiene una caída de la magnitud económica que tiene Venezuela

Pedro Leal – “Estamos viviendo la crisis económica más grande que ha tenido Venezuela en los últimos 70 años”. Así explica el economista José Guerra la coyuntura económica que atraviesa el país. Detalla que se trata de una situación mucho peor a la generada con la paralización de la construcción posterior a la salida de Marcos Pérez Jiménez del poder en 1958; la devaluación del viernes negro, suscitada durante la gestión  de Luis Herrera Campins; y el gran viraje adelantado por Carlos Andrés Pérez.

El también profesor universitario, invitado de esta semana a la redacción del Bloque DeArmas, sustenta sus argumentos en indicadores como la inflación proyectada de casi 100% para el término del 2015, así como una caída de la producción nacional de casi 10%, para el mismo período.

“Solamente un país en guerra, en una conflagración bélica tiene una caída de la magnitud económica que tiene Venezuela en este momento, ni siquiera Ucrania va a tener niveles de descenso similares este año”, enfatiza.

¿Cuáles son las tres causas principales de esta crisis económica que describe?

En primer lugar, la profundización de la dependencia del petróleo. Colombia y México, países exportadores de petróleo, no se han visto tan afectados por la caída de los precios del crudo, porque apostaron a la diversificación de la economía.

Otro punto que explica la crisis es que el modelo estatizó muchas empresas, empresas que antes era exportadoras, ahora son importadoras, ejemplo de esto es que Venezuela exportaba en acero 600 millones de dólares al año, hoy estamos importándolo.

La tercera causa: el gobierno optó por un sistema cambiario que penaliza las exportaciones y favorece las importaciones, porque el gran negocio para el sector oficial es la sobrefacturación, por eso se niegan a acabar con el control cambiario.

¿La medida de reducir cupos de dólares demuestra que el gobierno se quedó corto?

Esto es la tapa del frasco, el gobierno se quedó sin dólares para vender a tasa de cambio barato. Antes el gobierno vendía dólares a Bs. 6,30 y a Bs. 52 (Sicad II), dando esto un valor promedio de Bs. 22 por dólar. Ahora, con el Simadi (Sistema Marginal de Divisas), que resultó ser una un absurdo, el gobierno obliga a Pdvsa, ahorcándola financieramente, a vender más dólares a 6,30 porque es muy poco lo que liquidan por el nuevo sistema.

La reducción de cupo de dólares para viajeros y el cupo de dólares para internet no es más que la demostración que la soga reventó por lo más delgado, ya que esto representa, junto con las remesas, apenas el 6% de los gastos.

¿Entonces en qué se gastan verdaderamente los dólares de Pvdsa?

La gran fuga de capitales en Venezuela está en la sobrefacturación de las importaciones. Nos dicen que se están importando 34 mil millones de dólares y recibimos productos correspondientes a 20 mil millones. Aquí está sobrefacturando el sector privado y el propio gobierno.

El gobierno importa principalmente alimentos, maquinarias y medicinas. Según un estudio de la firma Ecoanalítica, la mayor sobrefacturación es del sector público, principalmente en alimentos. Conociendo esta realidad nos damos cuenta que con la reducción de los cupos se está castigando a la clase media y a los sectores más populares, quienes, cada vez más, usan sus cupos en dólares para comprar ropa, zapato, aparatos electrónicos y, más importante aún, medicinas.

¿Cómo se acaba con esta sobrefacturación?

Si aquí no hubiese habido sobrefacturación, con los niveles de importación record de 2012, 2013 y 2014, no faltara nada, sobraran carros, cauchos, textiles, medicinas… La sobrefacturación es inherente al control de cambio, por la discrecionalidad que este implica en la entrega de dólares. Hablan de productos esenciales, y resulta que un piano es esencial para un pianista pero no para un burócrata de Cencoex, por ejemplo.

Mientras no eliminen el control de cambio seguiremos teniendo sobrefacturación. Giordani en el año 2012 reveló que la sobrefacturación rondaba los 20 mil millones de dólares.

¿Tres medidas para recuperar la economía?

Lo primero es desmontar el control de cambio, un sistema de corrupción que tanto se empeñan en defender los del gobierno.

Comenzar a diversificar la economía, con políticas orientadas a mejorar las exportaciones no petroleras, tenemos bienes, manufactura que antes se exportaba, todo eso lo podemos recuperar.

Por último una medida de orden monetaria: bajar la inflación, necesariamente. Con una inflación de 120% al año, como puede ocurrir en el 2015, no habrá producto fabricado en Venezuela que pueda competir con ningún producto importado de un país con una inflación de 3, 4%.

Fuente: http://www.2001.com.ve/en-la-agenda/95054/jose-guerra—estamos-viviendo-la-crisis-economica-mas-grande-que-ha-tenido-venezuela-.html