José Luís Betancourt, ex presidente de Fedenaga: Clima de angustia e inestabilidad causan funcionarios en predios rurales

Rodolfo Mondolfi – Cortesía diario El Carabobeño En el país se han venido haciendo modificaciones a leyes en los últimos días, y en esas modificaciones se mantiene el criterio de que, por la vía administrativa y expedita de la decisión de un funcionario público, se puedan tomar medidas cautelares para las intervenciones de tierras. Esto, aunado a una falta de implementación de las leyes, y específicamente la Ley de Tierras, que no tiene normas de reglamentación que eviten esta alta discrecionalidad de algún burócrata, crea un clima de mucha angustia, incertidumbre y también inestabilidad en cuanto al respeto al derecho a la propiedad.

Así opinó en el Foro de los Lunes, José Luís Betancourt, un baluarte del combate cuando se trata de defender los derechos del gremio de ganaderos, al cual pertenece. Esto quedó demostrado durante los ocho años que estuvo al frente de Fedenaga.

Betancourt fue sustituido en la presidencia de la Federación Nacional de Ganaderos por Genaro Méndez, quien fue proclamado como nuevo presidente de ese sector en la Asamblea Anual de la Federación Ganadera, efectuada hace poco en Caracas.

Professionals Consulting VD S.A Database Management Company en Caracas

En Venezuela, dijo Betancourt, existen muchos productores que están en tierras del Estado que durante largos años han venido siendo ocupadas de forma pacífica y productiva, ininterrumpidamente, por varias generaciones. “En todo caso, esa situación hay que regularizarla”.

El productor ganadero no se opone a que se regule la tenencia de la tierra, tampoco se opone a que en el país no existan tierras ociosas e improductivas, pero debe hacerse el debido proceso y ajustarse a los mecanismos que establece la Ley, para evitar injusticias e impedir que las personas no puedan defenderse ante alguna argumentación u observación que pueda tener el funcionario de la institución adscrita al Instituto Nacional de Tierras.

¿Eso realmente está ocurriendo?

-Eso es lo que está sucediendo, esa forma excesiva y a veces abusiva de algunos funcionarios públicos que actúan en ciertos predios rurales, causando un clima de angustia e inestabilidad. Pienso que cuanto antes podamos obtener una respuesta del Gobierno Nacional sobre la reglamentación de la Ley de Tierras, podremos también evitar que en Venezuela la producción ganadera de carne y de leche se venga a menos, cuyo principal factor ha sido precisamente la falta de estabilidad en la seguridad jurídica.

¿De qué manera están afectando la producción agropecuaria las continuas intervenciones de tierras y las invasiones a fincas?

-En primer lugar, es muy difícil, y eso les sucede a todos los seres humanos cuando se sienten amenazados, cuando se percibe que no hay respeto a ese derecho de posesión o de propiedad. Indudablemente que ese sentimiento de zozobra causa un impacto negativo al estímulo a la producción, a “embraguetarse”, como dicen en ambientes ganaderos.

-Para mejorar y estabilizar los niveles de producción en el país tiene que haber esa sensación de seguridad, de respeto, e insisto, no estamos en desacuerdo con que se haga la investigación que tenga que hacerse, pero que no se hostigue y amedrente a los productores, por grandes, medianos o pequeños que sean.

¿De dónde viene el amedrentamiento?

-El amedrentamiento viene cuando se envía a un funcionario público que desconoce la materia agrícola y, por ejemplo, toma informaciones erradas, se forma prejuicios sobre las personas o actúan otras instituciones para de esta forma adelantar investigaciones que no son requeridas, o cuando se instiga a las masas o a algunas poblaciones contra un productor en particular, o cuando los informes que se hacen no se ajustan a la realidad.

-Todas esas situaciones requieren un gran esfuerzo para poder aclarar esos informes, así como abordar los costos que tienen las acciones jurídicas que hay que emprender para poder resolver estos asuntos.

¿Cómo se presenta la situación fronteriza, tomando en cuenta que las FARC anunciaron que no intervendrán en la zona?

-Ese grupo subversivo colombiano siempre ha dicho que no interviene en la frontera ni en otros países, pero la realidad es que sí hay intervención de grupos guerrilleros colombianos en territorio venezolano, sí hay grupos que se hacen llamar subversivos y resultan que son paramilitares; también hay delincuencia común que comete todo tipo de delitos.

-El Estado venezolano, en toda su dimensión, en conjunto con todos los poderes públicos debe recuperar la gobernabilidad en la frontera.

-En la Fuerza Armada Nacional hay excelentes oficiales que de verdad se están resteando, pero necesitan un apoyo mucho mayor. La realidad es que en la zona fronteriza existe un vacío, falta de presencia del Estado que dé garantía al ciudadano de su seguridad, de su permanencia, de su trabajo productivo, de su arraigo a las costumbres y la venezolanidad.

¿Cómo erradicar la inseguridad rural?

Para lograr una efectiva y real seguridad en el medio rural, José Luis Betancourt ha venido proponiendo la coordinación con los cuerpos de seguridad y la Fuerza Armada Nacional, para combatir una guerra no convencional. “Además, hay que conformar un tribunal especial que actúe en delitos vinculados a la extorsión y el secuestro”.

Por otro lado, propone establecer definitivamente el convenio ya presentado y firmado del Ministerio de Interior y Justicia con las federaciones regionales y asociaciones de productores, industriales y comercio, para la cogestión en la carnetización e identificación del personal extranjero.

Producción en cifras

Las cifras que maneja José Luís Betancourt son sorprendentes. Según sus números, ha habido una disminución sostenida y creciente en la producción de leche en el país. Desde el año 1998 hasta la fecha, la merma ha sido de aproximadamente 2,93 millones de litros diarios, registrándose una disminución acumulada de 290 millones de litros anuales. Solamente para 2005 se prevé una merma de 36 millones de litros, si la tendencia continúa.

En el caso de la carne hay un déficit de 9 mil 950 animales sólo por concepto de la reducción del rebaño, lo cual se refleja en las cifras de matanza en 2004 y 2005, es decir, ha habido una disminución de animales mensuales a matadero que se traduce en una reducción anual de 11 mil 700 reses.

-La caída de 14 por ciento en la matanza del año 2004 respecto a 2003 significó un sacrificio para el país de 180 millones de dólares en importaciones sustitutivas, es decir, se gastaron 372 millardos de bolívares que hubiese sido preferible invertirlos en Venezuela y no derogar divisas en compras a otros países.

-El desplome en la producción de carne y leche le cuesta al país la bicoca de 306 millones de dólares, nada menos que 657 millardos de bolívares, una cifra inimaginable.

Ciclo cumplido

José Luís Betancourt se está despidiendo de la presidencia de la Federación Nacional de Ganaderos, donde cumplió un ciclo al frente de ese organismo, producto de la decisión de las asambleas anuales y directorios, donde las circunstancias le pedían que se mantuviera al frente de la institución gremial. Según Betancourt, estatutariamente el ciclo cumplido debe significar un paso hacia una visión futurista de esta organización, entendiendo las circunstancias y la complejidad política que se vive en el país.

En todo caso, piensa que mientras la federación se mantenga arraigada y firme en defensa de los principios que dieron su origen, en la defensa al derecho a la propiedad, está convencido de que la institución va a trascender al futuro y seguirá prestando un importante aporte a la ganadería venezolana.

Y ahora, ¿la presidencia de Fedecámaras?

-No es un hecho confirmado, comenta esquivo Betancourt. Su nombre viene sonando entre los candidatos que se están preparando para competir por la presidencia de la Federación de Cámaras.

En la Asamblea Anual de Fedecámaras a efectuarse del 21 al 23 de julio próximo, en la ciudad de Punto Fijo, estado Falcón, tendrán lugar las elecciones para designar la nueva junta directiva de esa entidad empresarial.

-Pienso que la institución representativa del sector productivo venezolano debe estar muy por encima de las aspiraciones individuales de cualquiera de los que dignamente pudiesen representarla. Esto debe ameritar el concurso y la participación de todas y cada una de las representaciones de Fedecámaras de todo el país, y que entendamos que vamos hacia una Venezuela que requiere cada vez más instituciones fuertes, que tengan mucho respaldo y solidez en sus principios, sostiene Betancourt.

¿Su candidatura va?

-Todavía no he tomado una decisión si voy a participar en esa contienda, lo que sí es cierto es ha habido sectores muy importantes de la vida nacional del sector productivo representativo del gremio que aspiran a que yo presida Fedecámaras, algo que me enorgullece y agradezco, pero insisto, esto debe contar con una visión de participación representativa, de legitimidad y de toda una serie de factores que contribuyan, como debe ser, a que esa institución tenga la presencia que el país reclama.

¿Qué propone?

José Luís Betancourt argumenta que Fedecámaras no solamente debe ser para defender los intereses particulares de los empresarios. Sostiene que en estos momentos hay que ir mucho más allá, “hay que ubicarse en la defensa de principios, la defensa de valores, de nuestro modo de vida y de pensar, defender lo que creemos debe ser la sociedad venezolana, donde la empresa siga prestando una importante labor social y, a la vez, se le permita al empresariado desenvolverse con reglas claras, que se respeten los derechos de propiedad y los derechos a la libertad económica”.

Ganadero de oficio

José Luís Betancourt Ramírez, tachirense, es ingeniero especializado en Producción Animal y fundador de la Asociación de Ganaderos y Agricultores del Sureste Andino, filial de Fedenaga. En los últimos ocho años ocupó la presidencia de Fedenaga, donde cumplió una notable y combativa labor en defensa del gremio ganadero venezolano. Desde su posición desempeñó rol protagónico en lo referente a la seguridad personal y de los bienes del gremio, en la defensa de la soberanía nacional, en especial en áreas fronterizas. También ha destacado en el ordenamiento del precio de la leche, en la búsqueda de libertad del comercio y del precio de la carne. Además, ha tenido participación activa en las cadenas agropecuarias, así como en la defensa del Programa de Guiado Nacional.