La calidad y productividad en la economía informal

Consideraciones, repercusiones

El programa de gerencia de la calidad y productividad, del área de postgrado de Faces de la Universidad de Carabobo, no puede ignorar el rol que sus profesionales deben desempeñar, en el resguardo de la calidad y productividad con relación a los efectos de la economía informal.

Al respecto, de acuerdo a foros sobre estos temas, sus participantes se pronuncian sobre lo que ello representa, y así Nathaly Álvarez comenta, que las actividades de la economía informal, se conocen como actividades que originan una baja productividad y, por tanto, de baja generación de ingresos, además contagian a la totalidad de la economía de improductividad y de tasas bajas de crecimiento.

En los últimos años en Venezuela, el bienestar de la población ha desmejorado, y a este problema, se le agrega otro, que se llama baja productividad, como una respuesta a los problemas de pobreza. Pero es lamentable, el enfoque se ha centrado en una economía informal, que desdeña la calidad de los mismos, en términos de productividad.

Tenemos que generar muchos más empleos, pero empleos cada vez más vinculados a los mercados mundiales, que generen un alto valor agregado, hondamente competitivos en la economía del conocimiento y la información y, además, empleos que permitan a los trabajadores, generar ingresos suficientes, para consolidar fondos individuales de pensiones, así como el financiamiento de servicios de salud.

Uno de los ingredientes fundamentales, para lograr esa generación de empleos altamente productivos y cada vez mejor remunerados, es contar con un adecuado marco institucional, que permita la creación de empresas -de todos los tamaños-, pero especialmente medianas y pequeñas, y su desarrollo sin sobresaltos dentro de la formalidad.

En este sentido, el avance de la economía informal es un verdadero veneno para el crecimiento sostenido, porque a mayor economía informal, menor productividad en toda la economía. A esto hay que agregar, el efecto corrosivo de la informalidad sobre el marco institucional de todo el país, en aspectos clave para el crecimiento económico y el bienestar; derechos de propiedad, respeto a los contratos, recaudación tributaria eficaz para financiar los bienes públicos, que corresponde brindar al Estado .

El avance de la informalidad, que incluso es apoyado por determinados partidos políticos como clientela electoral y para sostener grupos de presión, encarece los servicios de seguridad social para los trabajadores de la economía formal, distorsiona la asignación de los recursos públicos, debilita la aplicación de la ley y la vigencia del Estado de Derecho, fomenta prácticas comerciales anticompetitivas, eleva la carga fiscal para la economía formal, e incluso erosiona el civismo y la convivencia social armónica.

Miguel Amiuny opina que, la economía informal no presume ningún nivel de calidad sobre los productos y servicios que ofrece, las personas no tienen garantía sobre lo que compran, pero aún así lo asumen porque los precios son más bajos.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: