La Colonia Tovar: la magia de Alemania en Venezuela…

El 8 de abril de 1843, llegan los primeros colonos procedentes en su mayoría, de la región de Kaiserstuhl dentro del Gran Ducado de Baden, situado al suroeste de Alemania y se establecen en este hermosísimo y alto valle donde nace el río Tuy.

El donante de las tierras donde se asentó la Colonia Tovar fue Don Manuel Felipe Tovar, y la empresa para el proyecto de fundación y explotación de la Colonia, se formó con dos socios activos que eran: Agustín Codazzi y Ramón Díaz, y un fiador que fue Don Martín Tovar y Ponte.

Los contratos con los inmigrantes, tanto casados como solteros, fueron firmados en Endingen, en la Posada llamada Der Pfauen, ubicada a pocos metros de la puerta de entrada de la ciudad (Stadttor) enclavada en las antiguas murallas de protección de la época medieval.

A los tres meses de la llegada de los colonos se fabricó la primera cerveza artesanal de Venezuela, se creó el primer jardín Botánico, y funcionaban regularmente la escuela y el dispensario.

Poco a poco, y aprovechando las excelentes condiciones climáticas de la zona, así como la gastronomía propia de su nativa Alemania, y la habilidad de los colonos para la fabricación de toda clase de artículos artesanales, fueron comprendiendo los nativos de la región, las espléndidas posibilidades turísticas del valle…

Desde ese momento hasta la fecha, los alemanes fueron intensificando el cultivo de legumbres, verduras y frutas.. Quedando atónitos con los colores, tamaños y sabores… Duraznos, melocotones, fresas, aguacates, cebollas, papas, lechugas, entre otras, son algunas de las exquisiteces que podemos adquirir, en nuestro recorrido por la Colonia Tovar… No pueden faltar los deliciosos suspiros, pan y galletas caseras, las salchichas alemanas y más…

La Colonia Tovar es uno de los primeros sitios turísticos del país, y el de mayor ingreso per càpita de Venezuela, en proporción a su población.

Los pobladores de la zona, conservan en su rostro huellas de sus ancestros; las mujeres y los hombres son de piel blanca y mejillas muy coloradas por el frío del lugar…

Si usted quiere visitar este paraíso alemán, no deje de tomar el tour por la montaña, donde podrá apreciar: el Jardín de las Hortensias, la Fábrica de cerámica, la Fábrica de mermeladas y salsas, la divina montaña; podrá apreciar todo lo que se cultiva en estas ricas tierras.

En el sector Potrero Perdido, se encuentran los petroglifos indígenas realizados antes de la llegada de los colonizadores a América. Estas escrituras quedaron en el tiempo como huella indeleble de los primeros habitantes de la zona. Las figuras talladas retratan la vida y la muerte de diversos habitantes de aquella época. Las piedras se encuentran orientadas hacia la salida del sol, por la importancia del lugar para los antepasados, quienes ubicaban sitios significativos de la tribu, hacia la salida de los primeros rayos del día.

Y, si de hospedaje se trata, existen varias alternativas en hoteles y posadas. Renacer Health Spa Center, es la mejor opción para descansar. Madeleine Duyos y Juan Guillermo Schutte, son los propietarios y presiden también la Fundación Renacer. Allí, no sólo se olvidará del estrés diario, sino que se sumergirá en un paraíso, donde será atendido como usted lo merece: Como un Rey… Lo consentirán con: Masajes antiestrés, masaje chino, masaje relajante, limpieza facial, envoltura de frutas, de chocolate, en barro con àloe vera, hidratación con pétalos de rosa, sinfonía de minerales, manicure y pedicure con hidratación y exfoliación, entre otras. Exquisita gastronomía en el Renacer Gourmet, un lugar acogedor donde los fines de semana hay música en vivo y Alcides se encarga de animar, cantar y complacer peticiones de los huéspedes.

Si tienes curiosidad por la comida suiza, debes visitar La Casita del Fondue. Ofrece a sus visitantes un ambiente de tranquilidad en los que podrán disfrutar del lago, parque infantil, áreas verdes, cabañas al estilo europeo y estacionamiento. Se encuentra ubicado a 5 minutos del centro en el sector Las Tejerías.

Las casas y calles conservan un aire de pueblo alemán, que ni el paso de los años ni las visitas de millones de turistas, ni la mezcla de razas ha logrado borrar. Subidas y bajadas llenas de verdes, cielo azul y flores campestres… Axial es la Colonia Tovar.

El Museo es una parada obligatoria, si visita La Colonia Tovar; su creador es el Dr. Néstor Rojas y ofrece una prolija investigación acerca de la historia, costumbres y tradiciones del pueblo germano. Dentro del Museo usted podrá observar uno de los documentos importantes que conserva el Museo; esta es la lista de los 400 pobladores y el acuerdo mediante el cual, el gobierno de Venezuela recibía de Alemania a estos pobladores.

Dentro de la Iglesia, se puede observar la imagen de San Martín de Tours, patrono de todos los viajeros. Esta imagen fue traída por los colonos desde Alemania en 1843. Es homenajeado el 11 de noviembre. Ese mismo día se realiza la feria de las flores, frutos y artesanías, en la que se otorgan premios a la excelencia de los productos que se producen en el municipio.

En la Colonia Tovar, puede disfrutar de un lugar de aire limpio y fresco, no contaminado y que posee muchas características de su Alemania originaria.

A %d blogueros les gusta esto: