La crisis es un animal furioso que viene a destruir

¨Sin importar el país en que vivimos, ni el sector económico en el que desarrollamos nuestra actividad ni el tamaño de nuestra empresa, más temprano o más tarde deberemos enfrentarnos a una crisis y, en consecuencia será nuestra obligación adaptar la estrategia de marketing a esa nueva realidad¨

Por tanto, pasa por comprender que lo que funcionaba antes  ya no funcionará de aquí en adelante. Las reglas han cambiado por lo que nosotros debemos cambiar con ellas si queremos salir airosos o sobrevivir. Por esa razón es común escuchar la comparación de la dinámica competitiva de las empresas con la lucha darwiniana por la supervivencia del más apto.

En realidad esas afirmaciones no son casuales, tienen mucho fundamento, son muy serias. Cuando lo que está en juego es el patrimonio de la empresa, la salud financiera de cientos, miles o millones de empleados y el impacto social que pueden tener nuestras decisiones como gestores o gerentes, comprendemos que el margen de error debe ser mínimo. Y es entonces cuando la comparación se hace palpable, casi de carne y hueso: la crisis es un animal furioso que viene por aquello que es valioso para nosotros.

No obstante, si observamos las realidades económicas en diferentes países o sectores, encontraremos un denominador común; que si bien son muchas las empresas que fracasan, algunas, unas pocas no solo sobreviven, sino que incluso salen fortalecidas cuando la tormenta se reduce.

De lo que se trata entonces, es tratar de identificar o desmenuzar que hacen esas empresas de manera distinta a lo que hacen las demás, o la mayoría. ¿Cuáles son los factores que marcan la diferencia entre la vida y la muerte de una organización?

Lo primero que se debería tener presente, es la familiarización con las herramientas principales  que le permitirá gestionar las acciones de marketing  con una lógica extremadamente eficiente. Cómo lo decía Peter Drucker, La eficiencia es hacer correctamente las cosas, La eficacia es hacer las cosas correctas. Por tanto, La excelencia es hacer correctamente las cosas correctas.

Es común observar como los empresarios y gestores de las organizaciones olvidan los factores que hace que una empresa sea viable y competitiva. Aplicar esa lógica le permitirá identificar cuáles son los principales cambios que deben operar en el departamento de marketing de la empresa en tiempos de turbulencias y que, le corresponde a los conductores controlar.  A partir de allí, corresponderá conocer las tendencias en el comportamiento de los consumidores en épocas críticas como las actuales. Por demás lógico entonces, si estos cambian, la estrategia debe cambiar.

Una vez que se hallan clarificados las ideas de cómo ha sido la modificación del entorno, se comenzaría con la transformación a lo interno. Para eso se debe formular una estrategia que equilibre lo que es urgente con lo que es importante. Es decir, formular un esquema básico adecuado para la elaboración de la estrategia de crisis, que permita asegurar el futuro mientras se apagan los incendios del presente.

Finalmente, lo que sí es seguro, es que si no se utilizan esos principios básicos y lógicos del marketing, será difícil sobrevivir a los momentos críticos que se avecinan, más los que están por venir.

Dr. Arturo Navarro Vargas

Dirección-E: anavarro@deproimca.com