La crisis nos sigue suministrando lecciones

-Ejecutivos que se preocupan a diario por el valor de las acciones de su empresa no son buenos gestores.

-Vincular la compensación personal con los resultados de corto plazo sólo agranda el problema.

-Altos beneficios no significa creación de valor real.

-Mover dinero de un lugar a otro no quiere decir que se estén fabricando productos y servicios reales.

-Cuando se compra y vende a precios más elevados del valor real de los activos subyacentes, los incrementos no duran.

-Ni los supuestos expertos en la gestión de riesgos financieros son imunes a las burbujas.

-Es especialmente difícil evitar las pérdidas si no se quieren oír malas noticias.

-Personas estúpidas cometen errores estúpidos. Personas brillantes, cometemos errores brillantes.

A %d blogueros les gusta esto: