La Educación reflejo de la sociedad

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, establece que la educación es un derecho que tienen todos los ciudadanos del país, pero, ¿cuál es el nivel de educación que deben recibir los ciudadanos? Parece que es la pregunta que debe hacerse en estos momentos.

Son grandes los esfuerzos que está haciendo la Administración Central por reducir los niveles de analfabetismos existentes en la nación venezolana y, al parecer, han dado resultado, ya que la UNESCO ha premiado estas políticas que han conseguido alfabetizar a un gran número de personas.

Pero, más allá de lograr que los ciudadanos puedan leer y escribir, el Sistema Educativo Nacional tiene que formar profesionales capacitados, que puedan impulsar el desarrollo de la nación y que vayan de la mano con la realidad que atraviesa Venezuela.

Los entrevistados opinan

Para el doctor Carlos Mora, “las universidades venezolanas han olvidado su compromiso y responsabilidad de estar constantemente rediseñando sus perfiles de profesionales, acorde con las expectativas del sector empleador”.

Mora, quien es profesor con más de 30 años de experiencia y, que actualmente dirige el Programa de Especialización de Gerencia de la Calidad y Productividad del Área de Postgrado, de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo, expresa que el problema radica, o se inicia, desde la educación primaria, ya que no se incentiva al niño para que desarrolle su creatividad.

El Catedrático opina que las universidades a pesar de sus esfuerzos, en algunas carreras; no producen los profesionales que necesitan las empresas nacionales y esto es dado, a que las casas de estudio están desvinculadas de la industria, y no saben cuáles son las características de los profesionales que realmente necesita.

“En el nivel básico, al niño se le tiene que dar mayor orientación pedagógica, para que sepa cuáles podrían ser sus habilidades o destrezas, para que conozca desde muy joven dónde tiene mayor facilidad y hacia dónde puede encaminar su desarrollo profesional”.

El Profesor Mora plantea que esto viene dado porque no sólo se trata de transmitir el conocimiento, sino también, -en el proceso- se tiene que generar a partir de la nueva infancia, la capacidad que les permita a los niños desarrollar su creatividad y potencial.

Para Mora, “los jóvenes, en el momento de llegar a las universidades, están contaminados por el mal del facilismo, aunado en que confían que la casa de estudios les va a dar las nociones que necesitan, para desarrollarse en el campo profesional, sin saber si realmente se le proporcionarán estos”.

“Los pensa de la mayoría de las carreras que se dictan en el país, no están acordes a las realidades y necesidades de las empresas que operan en Venezuela, y es allí donde más se debe trabajar, porque se tiene que reorganizar todo el sistema de la estructura funcionalista de la Universidad”, según expresa Mora Vanegas.

Para el doctor Mora, “el funcionalismo de las universidades está coartado, porque los cargos están asignados no por meritocracia, sino por acuerdos políticos y relaciones de amistad, que se crean en el ámbito laboral”.

El entrevistado manifestó que “En nuestras universidades existen cánceres que se manifiestan a través, de lo que se llama grupo de poder o cofradías, alianzas donde más que el interés colectivo, se manifiestan los beneficios individuales”.

A pasos cortos, pero seguros

Ronald Storey, director de la Zona Educativa del estado Carabobo, opina sobre la situación actual de la educación y expresa que; “ha dado más resultados la gestión actual que las administraciones anteriores, por cuanto se ha enfocado todo bajo el Sistema Bolivariano de Educación”

Para el Profesor Storey, “la Educación en el país se encuentra en completo estado de avance”, por lo que están trabajando en pro de ver resultados a corto, mediano y largo plazo.

Storey recalcó que, todo lo que se está haciendo en materia de revisión de las leyes, es porque necesariamente se tiene que modificar, debido a que hay ciertas cosas que prácticamente están quedando en desuso.

Aclara, que el Estado no quiere acabar con la educación privada, sino que lo que desea es, trabajar en conjunto para fiscalizar y lograr mejores resultados; “siempre hay temor infundido a lo que se va a hacer; deberíamos pensar en lo que se está haciendo”.

Expresó el Diputado que, “hay que ajustarse a los cambios que implica la modernización, en función de los criterios que el Estado viene orientando hacia el Socialismo del siglo XXI”.

El Docente manifiesta que se arrastran muchos vicios, y que la visión de algunos planteles es, lo que crea confusión, por lo que siempre se presentarán contradicciones, debido a que todos tienen derecho a opinar.

“Estamos rediseñando nuestro propio sistema, y sobre esta base, esperamos pues tener resultados, la participación educativa está al servicio de todos los venezolanos y este Gobierno está abriendo esa compuerta para que todo el mundo tenga su derecho”, dijo el director de la Zona.

Para finalizar, el parlamentario dijo: ”Hay una política educativa nacional que se inspira en los preceptos que tiene el Estado Venezolano”.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: