La Generación del Milenio

La Generación del Milenio:

Por qué esta generación desafiará al campo laboral como ninguna otra.
No estamos listos para que nuestros hijos salgan a trabajar.

No digo esto de forma protectora o aferrada. Más bien en una forma “oh-Dios-qué-hemos-hecho”,
mientras contratamos y gerenciamos a la generación de nuestros hijos.

¿Están ellos y el campo laboral en vías de choque? A diferencia de la Generación Post-Guerra, los
niños iPod no tienen que ver con la contracultura. De hecho, ellos son la cultura y es nuestro campo
laboral el que está fuera de tono con el ritmo de la nueva 24 horas, global, “enchufada”, descargando-contenido, computadores- interconectados sociedad digital.

Mientras miro a mi hija de dieciséis años hacer la tarea, me doy cuenta de que el futuro ya está aquí.

Ella teclea en su computadora portátil inalámbrica, accediendo a su asignación desde la página Web
de su maestra. Está buscando en Google, copiando y pegando citas textuales y estadísticas en
Word. Sí, pienso con aprobación, esta es la forma en la que el sabio uso de la tecnología debe lucir.

Pero, por supuesto, hay más. Tiene seis conversaciones de mensajes instantáneos abiertas. Un par
de ellas, gracias a Dios, son acerca de la tarea y el próximo recital de baile. Pero los otros son sobre
planes para el fin de semana, la película de moda, el niño lindo. Todo coronado con una sesión de
bromas entre las chicas. Al mismo tiempo, ella está actualizando su perfil en MySpace, bajando
música, quemando CDs – y hablando por teléfono.

“Marisela, ¿Estás haciendo tu trabajo?” Pregunto con tono de papá sábelo-todo. “Sí papi, no te preocupes”. “Pero qué calidad tendrá ese trabajo,” continúo con el ceño fruncido. “Papi, no te
preocupes. Estará bien.” Y seguro que es verdad, como muestra la quinta-esencia del marcador, la
boleta de calificaciones.

Solo puedo verla a ella y a sus compañeras de clase en su primer trabajo. Están afuera asoleándose
un poco. Tienen computadores portátiles de alta definición que acaban de deslizar fuera de sus
carteras. Están dándole forma al reporte de un cliente mientras planean sus vacaciones a Costa
Rica, hacen sus compras de Navidad, actualizan sus CVs en Monster y se enteran de la última
sensación de YouTube. Y siempre comunicándose omnipresente e instantáneamente con
compañeros de trabajo, familiares y amigos alrededor del mundo, al ritmo de la música de fondo de
sus artistas preferidos.

Seguramente, los juicios sobre esta generación ya están volando. “No son serios con el trabajo duro”.

“Distraídos.” “Egocéntricos.” “No se interesan por aprender cómo se hacían las cosas antes.” “No
quieren pagar su cuota.” “Pasan demasiado tiempo en línea.” “Quieren ser Gerentes Generales en
solo 5 años.” Y así…

(*) Andrés Tapia, Chief Diversity Officer/Líder de Soluciones para la Fuerza Laboral Emergente de AONHEWITT

Fuente: http://www.vidaprofesional.com.ve/Detalle_Articulos.htm?77aI07DYmEqe%FE,472,La_Generaci%F3n_del_Milenio,Desarrollo

A %d blogueros les gusta esto: