” El que domina a los otros es fuerte; el que se domina a sí mismo es poderoso”Lao Tse

“Si no cambias la dirección, puedes terminar donde has comenzado”Lao Tse

Es muy importante, sobre todo para los gerentes de Occidente adentrarse en el contenido, alcance, enseñanzas del Tao , gracias a ello, pueden desempeñar un rol excelente en pro de su función gerencial y humanista, ademas de la cultivación del espíritu en favor de su evolución espiritual.

Nos indica muhimu.es, que el taoísmo promueve la idea del wu wei, que significa aprender a fluir con el mínimo esfuerzo —a diferencia de la mentalidad occidental, que promueve la perseverancia contra viento y marea.

Agrega ademas, mentesana.es, que con el taoísmo se propone que la naturaleza de los problemas que tenemos a lo largo de nuestras vidas tiene que ver con el exceso, y no con la carencia; algo impensable para la cultura típicamente europea.

Se proporciona algunas claves prácticas con las que guiarse para vivir según este principio de la simplicidad las cuales son :

  • Dejar que la mente fluya en los momentos de calma, en vez de intentar dejar de pensar.
  • Aprender a apreciar el desarrollo de cambio natural de las cosas, que es aquél que se produce sin que nuestros objetivos y aspiraciones interfieran.
  • Aceptar que los problemas son creados de forma activa por nosotros.
  • No preocuparse por el modo en el que esos problemas son representados en nuestra mente, dejar que se disuelvan solos en el torrente de nuestro pensamiento.

La fuente citada hace énfasis ademas en señalar, que para poder sacar provecho de este modo de vida es necesario dejar de asumir que lo malo que nos ocurre se debe a la falta de elementos y pasar a aceptar los procesos de cambio, cuando no los podemos evitar o hacerlo supondría crearnos nuevas complicaciones.

La gerencia debe tener muy presente cuando se identifica con el Tao y lo aplica en su ejercicio profesional, que para el Tao, no hay un ser que sea más importante que otro. Somos nosotros los que, con nuestros intereses y deseos, consideramos unas cosas mejores, más agradables o más importantes que otras. Así, nuestra conducta se guía por lo que me gusta, lo que no me gusta; lo mío, lo de aquel; lo que quiero, lo que no quiero, lo que nos hace estar actuando continuamente fuera del Tao.

La naturaleza del Tao es precisamente el flujo de la vida y de las cosas. Es nuestra mente subjetiva, interesada, la que nos hace ver ganancias o pérdidas en las cosas, dolor o placer, lo que nos lleva a ponerle una intención a nuestros actos. Pero, desde el punto de vista del Tao, todo eso no es real. Parece real para nosotros por nuestra propia percepción y por nuestro enfoque parcial e interesado de la vida.

Definitivamente, comenta filosofia.nueva-acropolis.es,quienes han comprendido el Tao actúan por igual con todos los seres. Esto es lo que está en la raíz de todas las religiones: no hacer distinción entre los seres. Lógicamente, resulta una meta a alcanzar. Como seres humanos dotados de voluntad y libertad, tenemos la capacidad de elegir entre actuar o no conforme al Tao. La diferencia entre un hombre común, como nosotros, y un sabio, reside, entre otras cosas, en nuestro concepto de libertad. Para el sabio, la libertad no consiste en hacer esto o aquello, sino en plegarse a la voluntad del Tao.

No cabe la menor duda que la gerencia debe adentrarse en lo que el Tao le aporta, aplicar sus principios, enseñanzas y su desempeño sera favorable para todos.

Exatec-Egade

Docente

carmorvane@gmail.com