La Llave

Un replanteo del Éxito

Deseo compartir con ustedes un hecho que me sucedió y me invitó a reflexionar: en mi trabajo hay una señora encargada de la lavandería (su nombre es Jacoba). Tiene dos semanas de trabajar con nosotros, el día que comenzó a laborar le entregué un juego de cuatro llaves, con las que puede abrir dos puertas de la lavandería, una habitación destinada a las mujeres para guardar sus pertenencias personales y cambiarse de ropa y la cuarta llave para abrir una de las oficinas.

Resulta que durante varios días, Jacoba le pidió a una compañera que le abriera las puertas de la lavandería, ya que ella no podía hacerlo. Me llamó la atención el hecho de que no pudiera abrir, por lo que le pregunté el porqué le costaba hacerlo.

Realmente quedé sorprendida con su respuesta, me dijo:”lo que sucede es que esta llave tiene la marca Yale y el llavín también, no entiendo porqué no abre, todos los días he insistido y no lo he logrado”. Quedé asombrada con su respuesta, ella estaba totalmente segura que la llave debía abrir la cerradura, ya que eran de la misma marca, lo que no había considerado era que alguna de las otras llaves podrían abrir la puerta.

Al explicarle que el hecho de que la llave y la cerradura fuesen de la misma marca, no implicaba que esa llave abriera la puerta, le sugerí que probara las otras llaves; al hacerlo y lograr abrir quedó sorprendida.
Después de lo sucedido, me di cuenta que muchas personas, actúan como lo estaba haciendo Jacoba, piensan que la llave para tener éxito en su vida personal, laboral, social o profesional, debe ser la misma que han estado utilizando hasta ahora, a pesar de no estar obteniendo los resultados deseados.

Lo peor es que insisten una y otra vez, intentando que esa llave abra la cerradura que los llevara a disfrutar de una vida mejor, no se dan cuenta que la clave es cambiar de llave, es hacer cosas diferentes para obtener resultados diferentes.

Si deseamos que la relación con nuestra pareja mejore, debemos cambiar de actitud, tomar decisiones, no esperar a que sea demasiado tarde. La llave puede ser la humildad, el reconocer nuestros errores y mejorar en lo que haya que hacerlo, el hablar menos y escuchar más.

Igualmente, si sentimos que la relación con nuestros hijos no es la que deseamos, es hora de hacer un alto en el camino y buscar la llave que nos abrirá las puertas hacia el diálogo, la tolerancia, el respeto y sobre todo el amor.

Si sentimos que nuestros sueños no se hacen realidad, analicemos nuestro proceder, ¿estamos recorriendo diariamente la milla extra?, ¿somos persistentes?, ¿estamos leyendo libros de crecimiento personal?, ¿Cómo reaccionamos ante las adversidades? ¿Cómo está nuestra relación con Dios?

Debemos cambiar de llave. La llave de la agresión física o verbal, la mediocridad, el trabajar lo menos posible, la crítica, la mentira, la deslealtad. Ese tipo de llaves solo nos conducen hacia el sufrimiento, la desmotivación, la apatía, la soledad, el fracaso rotundo, la depresión, etc. Cerrando de esa manera, la felicidad que tanto anhelamos.

Les propongo utilizar otra llave, con el fin de abrir esa puerta, que tantas veces hemos intentado, sin obtener resultados positivos, debido a que estamos utilizando la incorrecta.

Les recuerdo que el éxito que tanto añoramos, está íntimamente ligado a nuestro crecimiento espiritual, a nuestra relación con ese ser Supremo, quien guía nuestros pasos e ilumina el camino que hemos de recorrer, con el fin de llegar a la meta propuesta.

“Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me habéis conocido a mí, también conoceréis a mi Padre; y desde ahora le conocéis y le habéis visto”. (Juan 14: 6,7)

Web Oficial: www.adrianahamblin.jimdo.com

E-mail:  adrianahamblin@grupodaion.com

A %d blogueros les gusta esto: