La productividad empresarial mejora con el espíritu emprendedor de sus equipos

Para nadie es un secreto la situación de incertidumbre que vive la población venezolana en general y como consecuencia de la misma, los retos que deben afrontar los directivos de las empresas que aún persisten o aspiran al mejoramiento y crecimiento de sus organizaciones. Por lo tanto, la manera en que aborden esas complicaciones los gerentes marcará la diferencia entre sobrevivir o adaptarse al entorno que les toca enfrentar, a objeto de convertir esas amenazas en verdaderas oportunidades.

Ante la emigración de tanto recurso capacitado que se ha ido a prestar sus servicios en otros países, las empresas de diversos sectores requieren con urgencia conformar equipos de trabajo con perfiles de emprendedores. De ahí que, entre las posiciones más demandadas por el mercado con características de emprendedores, sean las relativas al perfil de Dirección Comercial y Dirección de Proyectos, los más indicados para liderizar tales tareas.

Serán aquellas empresas que están apostando por el crecimiento y diferenciación frente a sus competidores las que tienen como reto captar a este talento y fomentar el entorno más apropiado para sacarle el máximo partido. Los gerentes, en su condición de impulsores de los equipos de trabajo requerido podrán sacar el máximo provecho y rendimientos de éstos; de lo contrario, con espíritu autoritario e independiente, solo provocarán que los mismos se vean sumidos en el inmovilismo, el miedo al fracaso y consecuencialmente, en el conformismo.

Las organizaciones necesitan contar con gerentes innovadores, con ganas de afrontar retos sin miedo al fracaso, que confíen en sus equipos, que dejen proponer, actuar y errar, siendo la única vía para garantizar la innovación, competitividad y crecimiento de la empresa.

Ir por el camino más corto no garantiza los mejores resultados. Un Manager independiente en su pensamiento supone raquitismo en el proceso de toma de decisiones. Roció Millán del Grupo Adecco.

Pero no es sólo la competencia de emprendedor la que va asociada a estos perfiles, algunas de las competencias que definen a estos perfiles son la capacidad de negociación, la visión de negocio, la búsqueda de oportunidades y los dotes comunicativos.

De este modo, el poder no radica únicamente en la posición jerárquica sino en la capacidad para sacar lo máximo del equipo, para organizar a los integrantes del mismo, contagiarles de positivismo y, cómo no, dar ejemplo de constancia y perseverancia.

Es como el director de orquesta, o llamado también Maestro. Es la referencia de los músicos, el que coordina en qué momento debe sonar cada instrumento, indica el tiempo, la velocidad, el volumen y marca la entrada a los solistas. Sin su intervención la obra no se interpretaría correctamente y los músicos estarían descoordinados.

Porque no importa cuántas veces nos equivoquemos o cuántas veces tomemos la dirección incorrecta, lo que verdaderamente importa es tener claro el objetivo, aprender de los errores y actuar en consecuencia. Sólo erra el que lo intenta y sólo tiene éxito el que antes fracasó intentándolo.

Con información de Rocío Millán: Executive Manager Levante de Spring Professional (Grupo Adecco)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: