La Reconversión de Venezuela

Un pueblo ignorante, pobre, hambriento, enfermo, no es un pueblo libre.
Desde la época de la colonia hasta la fecha es muy poco lo que ha cambiado. En la seudo democracia, especialmente en la última década, donde la crisis de conciencia, de valores, de dignidad.
Están en crisis el sentido y destino de las instituciones,
sus objetivos y su misión.
Está en crisis la justicia y por consiguiente la democracia y la libertad.

Manuel Barroso

Pensar estratégicamente en la reconversión de este país requiere de una dosis de esfuerzo titánico, comenzando por educar a la población a entender que es fundamental aprender las normas que contribuyen al logro del equilibrio necesario, para obtener una calidad de vida optima. Sustentada en la ética y la moral. Donde todo ciudadano sea consciente de la responsabilidad de sus actos y que sólo mediante el estudio, la investigación y el trabajo se puede lograr una estabilidad económica duradera. Que esa estabilidad sea la plataforma para la formación de una familia estable, semillero de ciudadanos con valores morales y culturales con principios de libertad. Que entiendan la libertad como un derecho que termina donde comienza la libertad del otro.

Para empezar este proyecto estratégico, es básico y fundamental establecer un consenso de amplia base, donde participen representantes genuinos de toda la sociedad: trabajadores con callos en las manos, empleados, gerentes de alto rango, militares meritorios, representantes de todos los gremios de profesionales universitarios, estudiantes, representantes de todas las religiones, políticos con trayectoria meritoria, amas de casa, líderes comunitarios, empresarios.

Establecer mesas de trabajo multidisciplinarias, para debatir y llegar a consenso sobre las causas que nos han llevado a la trágica situación que atraviesa el país: altísimos niveles de corrupción, ocupando el puesto 130 de 159 países evaluados, los servicios públicos de salud no funcionan, la inseguridad de las personas y sus bienes no tiene antecedentes en nuestra historia, las mayoría de las ciudades se han convertido en un caos por la mala planificación de los trabajos urbanísticos y de vialidad, las inversiones se han estancados y los parques industriales se han convertido en un cementerio de galpones abandonados, el desempleo es alto, la invasión de fincas productivas y los controles de precios aunado a la estabilidad laboral por ley son parte de la consecuencia del desabastecimiento de alimentos básicos de la dieta de los ciudadanos, los servicios sanitarios desaparecieron ocasionando que epidemias erradicadas estén reapareciendo: mal de Chagas, Dengue, en este renglón ocupamos el segundo puestos dentro de todos los países de Latinoamérica. La inflación mal calculada está en 22%, la deuda pública se incrementó en 447% con respecto al año 1998, a pesar de tener los ingresos más altos de la historia.

Continuará en el próximo número.

Dirección-E: jn9021@cantv.net

A %d blogueros les gusta esto: