Un año que concluye y otro que vendrá

Con grandes esperanzas y preocupaciones acaba el 2007 e inicia el 2008, y es que con una situación política y social tan convulsionada y unos indicadores económicos tan confusos aunado a unas cifras alarmantes, en cuanto al número de ciudadanos muertos a manos del hampa, concluye el balance del año que culmina, mientras que en el ámbito político parece que para los detractores del gobierno, comienza a verse el final del proceso revolucionario actual.

La economía venezolana en 2007, continuó con su rígido control de cambios, con su riesgo país cada vez más elevado, con la nacionalización de algunas de las principales empresas que ofrecen servicios públicos como la electricidad y el teléfono entre otras.

En este año que culmina, más que ningún otro que se recuerde, ha crecido el número de importaciones, propiciando cada vez más una economía de puertos. Casi todos los enseres que necesitamos los importamos, y el Estado, lejos de generar políticas que traten de incentivar e impulsar el desarrollo de la industria nacional, lo que busca es solucionar las carencias con importaciones.
En cuanto a las cifras de desempleo, no hubo mayores cambios, ya que sigue predominando una alta ocupación en el sector informal de la economía. Y ni hablar del número de personas que depende de las Misiones y que no generan ningún aporte tangible a la economía nacional.

Según algunos especialistas, como el profesor Manuel Puente, la economía nacional se mantiene única y exclusivamente por los ingresos petroleros, pero es algo muy alarmante que no se diversifique la economía y que no se emplee el aparato productor del país, ya que no siempre se van a tener los altos índices de precios que está teniendo el petróleo en la actualidad.

Uno de los aspectos que más llama la atención es, el de los impuestos o el pago de tributos y el destino de este dinero, que sin duda, crea mucha curiosidad saber en qué se destina todo ese dinero, ya que el superintendente, Vielma Mora, anuncia con mucha satisfacción que el SENIAT, rebasa las metas de recaudación que se fijan.

Pero bueno, no todo es malo y si algo hay que rescatar de este 2007, que culminó, es la lección de pueblo democrático que le dio al sector oficialista y más directamente, al rechazar su propuesta de Reforma Constitucional -aunque con un margen muy cerrado- los venezolanos negaron la entrada en vigencia de una Reforma nada apegada a la realidad del país.

Otro gran aspecto para destacar fue, la participación y el despertar de la población estudiantil del país, y es que definitivamente, de no ser por ese empuje que le dieron los jóvenes a la oposición venezolana, no hubiese sido posible que democráticamente se rechazara la Propuesta presidencial.
Y ya para comenzar el 2008, nuestros entrevistados, el sociòlogo Luís Pedro España y el licenciado Víctor León, nos comentan còmo visualizan la situación del Estado venezolano y cuáles perspectivas hay para el año que comienza.

Soc. Luis Pedro España: “El Estado social venezolano parece una señora rica, muy sensible, muy ignorante e hiperactiva“.

Luís Pedro España, quien es sociólogo y director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, (UCAB), además de coordinador del Proyecto Pobreza.

Al preguntársele sobre la situación actual, expresó que: “la política social del Estado venezolano en los últimos 9 años, ha sido particularmente errática e improvisada. A partir de un contacto anecdótico y afectivo con los sectores populares, el Gobierno ha tratado de elaborar una política social que tome distancia de los “estándares” latinoamericanos y mundiales, lo que a la postre, sólo ha resultado en una colcha de retazos de políticas inconexas entre sí”.

Según nuestro entrevistado, ejemplo de ello son “El Plan Bolívar 2000, (que aún existe y se ejecuta pero sin la propaganda de los primeros años), convive con las Misiones y la red social tradicional de prestación de servicios sociales. Esfuerzos o iniciativas parciales hacen que la política luzca desordenada, sin rumbo y sin posibilidades de enfocar sus impactos”.

En lo relacionado a cuáles son las medidas a aplicar, para cambiar el panorama del país, el profesor España comentó que: “Son muchas. En materia económica y social se han dejado correr muchos desequilibrios. Desde los obvios como el diferencial cambiario y el precio de la gasolina, como otros no tan visibles como la ampliación de los déficits de atención social a las poblaciones en crecimiento, como son los jóvenes y los mayores de la tercera edad. Venezuela necesita un plan de desarrollo que descanse en diagnósticos reales, para los cuales se requiere de la información que hoy, entre la propaganda oficial y la desinformación producto de la politización y polarización de las fuentes, no tenemos. Ese plan debe ser coherente, integrado y, lo más importante, consensuado. No veo al Gobierno haciendo eso el próximo año”.

Y ya que no ve al Gobierno nacional llevando a cabo ese plan, le preguntamos sobre lo que creía pondría en práctica el gobierno, a lo que respondió: “El año 2008 suponen para el Gobierno enfrentarse a los desequilibrios económicos, que maceró a lo largo de estos últimos 4 años de crecimiento. Cierto es que el crecimiento del 2004 al 2007 han sido, en buena parte, cortesía de los precios del petróleo; pero también han sido la consecuencia de una política económica de controles y subsidios directos e indirectos, que todos los actores económicos y sociales saben que es insostenible. Es por ello que en 2008 habrá que enfrentar los problemas, de inflación y desabastecimiento para nombrar los más evidentes, que originan estos desequilibrios. La pregunta es cómo lo hará”.

“Me temo que, producto de que el Gobierno no está sensibilizado con la necesidad de convocar un plan nacional concertado, éste seguirá con medidas puntuales tratando de ir recogiendo las goteras de los problemas y no reparando las filtraciones. En suma, flexibilizar en las materias y sectores donde ya no es viable mantener el control, pero aparentando en otros. Ejemplo: se van sincerando los precios de las pastas alimenticias y la leche, pero se recorta al extremo los cupos de divisas para compras por Internet. Va a ser un año difícil para un gobierno con política económica de “apaga fuegos” y de mucha incertidumbre, si ella puede ser aún mayor, para los sectores no gubernamentales en general”.

A la pregunta sobre si consideraba que la administración Chávez tuviese los elementos necesarios para que la economía marchase de manera formal y cabal, respondió que: “No los tiene, por que su diagnóstico de los problemas está barnizado con una gruesa capa de ideología, que le impide atinar sobre las políticas y acciones que requiere la economía nacional”.

Otro proceso, que entra en vigencia a partir del primero de Enero y que causa mucha confusión es, el de la Reconversión Monetaria, el Sociólogo nos comentó que: “Como han dicho muchos especialistas en esta materia, la reconversión es la última de las medidas que se toman para un plan de enfrentamiento de la inflación. Al ser la primera, y puede que única, entonces será una medida puramente cosmética”.

Y, si bien es cierto, que nuestro entrevistado no es especialista en economía, al preguntársele sobre el control cambiario, afirmó que: “Como le decía, este será uno de los principales desequilibrios que el Gobierno tendrá que enfrentar. Por las señales que está dando y las últimas medidas en esta materia, todo parece indicar que se va a un tipo de cambio dual, estilo Recadi, pero con presiones y prohibiciones de asignaciones de divisas. Los productores nacionales seguirán invirtiendo tiempo y dinero en sus transacciones con Cadivi, así como con los distintos ministerios y dependencias del Gobierno que administran y regulan la economía”.

España propone que: “El Gobierno tiene que centrarse en el problema de la generación de empleo productivo, es decir formal; y por otra parte, en el problema creciente de la juventud, en el ámbito de su formación para la vida y el trabajo. En términos concretos, el Gobierno tiene que entenderse de una vez por todas con el sector productivo nacional, llegar a un modus vivendi que le permita al país el retorno de la inversión y, por otro lado, el Gobierno tiene que asumir el reto de la formación juvenil. Esto último supone reformar el sistema educativo, a nivel de la educación media específicamente, a fin de que la formación productiva pueda tener lugar en el país, así como desarrollar programas eficientes de educación laboral para la inserción de los cientos de miles de jóvenes desertores. Lógicamente estas políticas deben ir relacionadas, de lo contrario, sólo se hará la mitad de la tarea”.

Y ya para concluir el Catedrático envía un mensaje a la sociedad venezolana donde expresa que el 2008 debe ser un año de “Conciliación, Diálogo y Acuerdo para el desarrollo”.

Víctor León: “No veo las cosas muy claras ante un estado poderoso como el venezolano, que representa ante las luces del mundo una riqueza súper abundante”.

Víctor León, quien ha hecho vida política a nivel regional opina sobre el panorama del Estado venezolano y expresa que: “No veo las cosas muy claras ante un estado poderoso como el venezolano, que representa ante las luces del mundo una riqueza súper abundante y que sin embargo por el desorden administrativo impuesto por el actual régimen, y la desorientación de hacia dónde vamos, hace que se proyecte una situación bastante difícil, hasta ahora el Gobierno en los años de mandato que tiene, no ha desarrollado ninguna cosa diferente a presentar opciones que no solucionan absolutamente ningún problema de los que atravesamos los ciudadanos venezolanos”.

“La problemática venezolana es muy grave, tenemos índices de asesinatos de los más altos del mundo, comparable sólo con países que se encuentran en guerra; tenemos una red hospitalaria que no funciona y tenemos un resurgimiento de algunas enfermedades que se creían estaban erradicadas; no hay soluciones en los hospitales nuestros; tenemos una inflación galopante que va a repercutir negativamente en el país a partir de enero con el bolívar fuerte”.

De igual manera, nuestro entrevistado considera que: “Nosotros los venezolanos debemos tener una gran disciplina; por otra parte, hacer que nuestra participación le exija al gobierno que cumpla los preceptos constitucionales de garantizar la seguridad social”.

En lo referente al proceso de elecciones que se llevará a cabo en el 2008, considera que: “Para el venidero proceso eleccionario, me parece que van a producirse grandes cambios, ya que el pueblo venezolano ha madurado y es que el mismo toda la vida ha sido tolerante, bueno y noble”.
León considera que lo más prudente y conveniente es que: “el ciudadano Presidente reflexione y llame a todos los sectores del país, y es que se debe hablar, si se quiere llegar a un acuerdo. Un sólo sector, como lo es el Poder Ejecutivo, no puede tomar todas las decisiones. Pero, según algunos voceros del Gobierno, como es el caso del ministro Carreño, aquí no hay reconciliación posible, según él, pero todos los que pensamos diferente al Gobierno, estamos pidiendo que tiene que haber una reconciliación para poder llegar a superar las situaciones, por demás difíciles, que se están presentando”.

El licenciado León también rescata un pequeño mensaje para la oposición venezolana expresándoles que: “Hay que unificarse y no es el momento de pensar en individualidades; hay que pensar en lo macro, en el país, ya que tenemos cantidades de problemas que se han potenciado durante los últimos nueve años y que tenemos que enfrentarlos, porque el país es de todos; se debe tratar de buscar los candidatos a los distintos cargos en el momento oportuno, no estarnos dividiendo sin razones y, por último, la oposición venezolana debería hacer una cruzada en todo el país para que todos concurramos a las urnas electorales”.

En lo relacionado a còmo observa el proceso revolucionario que lleva a cabo el presidente Chávez expresó que: “La revolución tiene que hacerse para que el que no tenga, pase a tener y no para el que tenga, deje de tener; de manera que yo considero que aquí la revolución tiene que ser, para que haya oportunidades para todos, y no para que le quiten a unos y no le den a nadie, para que hayan buenos servicios y atenciones que sean para todos. Hasta ahora, lo que ha habido es un proceso de apartamiento de todo aquel que piense diferente a los jefes de turno, la revolución como tal no la entienden y el tal Socialismo del siglo XXI, menos lo entiende la gente”.

El mensaje que da a la sociedad carabobeña y venezolana es que: “Hay que tener mucha fe, ya que el 2 de diciembre se dieron unas situaciones que han creado unas perspectivas, y es que de aquí en adelante, creo que vamos a ir tomando más confianza cada día y se puede tener la confianza y la fe de que aquí van venir situaciones nuevas, que van a acabar con este desgobierno que hemos tenido hasta ahora, y yo creo que en este año que viene, Carabobo y otras entidades, van a tener una gran sorpresa, una sorpresa agradable y es que nos vamos a dar un mejor gobierno”.

Dirección-E: [email protected]
Pàgina Web: www.entorno-empresarial.com

A %d blogueros les gusta esto: