La situación del país mejora pero continúa la incertidumbre

No hay dudas. La economía venezolana ha inflexionado en relación a la tendencia negativa de la actividad económica y social, ocurrida durante los dos últimos años en el marco de un entorno internacional muy volátil, caracterizado por la aceleración de la crisis global y los endeudamientos de las economías desarrolladas.

En efecto, a lo largo del período se puede observar, que la tendencia recesiva en el año 2009 alcanzó su máximo nivel, pero que en el último trimestre del 2010 y hasta el tercer trimestre del 2011, comienza a dar indicios del retorno a una senda de crecimiento positivo. Tal afirmación se fundamenta en las principales variables explicativas del comportamiento del país tales como:

 Crecimiento Económico

Los información suministrada por el BCV en sus diferentes informes y respaldada con la de los principales organismos internacionales (FMI, BM, CEPAL y otros), destacan que el Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela ha experimentado un mejoramiento éste año y se espera que en promedio, termine con un crecimiento de 3,5% inclusive pronosticando que la misma situación se debe esperar para el 2012. Es decir, que el país está saliendo de la recesión.

El comportamiento de la actividad económica, es explicado por la mayor demanda agregada interna, como consecuencia principalmente en los gastos de consumo, tanto público como privado. Y que ese comportamiento ha sido favorecido por la expansión del gasto gubernamental, incluido en parte, por el aporte fiscal del sector petrolero, el aumento del salario mínimo decretado por el Ejecutivo, los ajustes realizados en el marco de las contrataciones colectivas del sector privado y el incremento de las importaciones de las materias primas e insumos orientados hacia la producción.

 Mercado Laboral

En relación con el empleo, las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), indican que la tasa de desocupación se ubica alrededor del 8,0%, resultado que significa una disminución respecto al año anterior y el valor más bajo alcanzado durante el presente año, después de haber alcanzado su pico más alto (10,4%) en el mes de enero del presente año.

 Índice de Remuneraciones

Especial mención tiene el Índice de Remuneraciones de los asalariados (IRE), el cual ha registrado un incremento significativamente mayor al observado durante el año anterior.

El comportamiento registrado por este indicador se vincula, sustancialmente, con las diversas medidas dictadas por el Ejecutivo Nacional y los ajustes salariales para algunos trabajadores del sector privado, obtenidas durante contrataciones colectivas y políticas propias sobre remuneraciones y compensaciones.

 Inflación

La inflación es la peor tarea realizada por el Ejecutivo Nacional. La misma se estima que finalice en el año con valores alrededor del 26-27%, con el agravante que las mayores variaciones se observan en aquellos grupos de alimentos que el Gobierno ha tratado de regularle sus precios, incidiendo en el estímulo a la producción y aupando las importaciones que le hacen mucho daño a la infraestructura productiva interna, más el agregado del componente especulativo que existe en nuestra economía.

 Tasa de Interés

Ya ha sido comentado, que la mayor expansión nominal del gasto, situación que se espera genere superiores inyecciones monetarias netas de origen fiscal y que junto a una mayor creación secundaria de dinero vía créditos, permitirá una aceleración en la tasa de crecimiento de la liquidez monetaria en poder del público.

La expansión de la liquidez, junto con la intervención del BCV a través de sus operaciones de mercado abierto, ha sido más activa, por lo que se prevé una caída en las tasas de interés, aún cuando en términos reales se mantendrán negativas por los altos niveles de inflación.

Como corolario del entorno económico y social venezolano pudemos señalar, que el desempeño de la actividad económica interna en el año 2011, está basada en la reanimación del gasto fiscal, el cual contrarrestará parcialmente los efectos adversos que, sobre la oferta agregada intern, generará el efecto del ingreso neto del ajuste en el tipo de cambio oficial. De esta forma, se estima un PIB real que muestra un aumento promedio de 3,5%, impulsado por el crecimiento que se espera de la actividad no petrolera, que se empieza a observar.

El mercado laboral, y de acuerdo con el Índice de Remuneraciones de los Asalariados publicado por el BCV, hay evidencias de mejora. En cuanto a los precios, a pesar de que la inflación esperada continúa siendo la más alta del continente, se prevé una desaceleración en la tasa de crecimiento en el corto y mediano plazo. La política monetaria a través de la expansión del gasto fiscal, ayudará al crecimiento de la liquidez monetaria y a una leve baja en las tasas de interés. Es importante destacar que el Índice de Morosidad en la cartera total se ubica en 2,3%, el menor registro observado en el tiempo transcurrido del 2011.

No obstante, existen los peros relacionados con la incertidumbre que transmite el Gobierno, tales como: i) la inflación del año que viene continuará siendo muy alta, superior al 20%; ii) cruzaremos los dedos para que el precio del petróleo se mantenga por encima o cercano a 100 dólares por barril;iii) uno de los aspectos más preocupantes es el gran endeudamiento que se está haciendo de la Nación en los años que más recursos ha recibido el Gobierno, lo que pone en evidencia la poca productividad de la gestión pública y hace presumir, como se dice de los altos niveles de corrupción, que hacen parecer a los funcionarios de la Cuarta República como niños de pecho, cuando se comparan con los de la Quinta; iv) esa ineficiencia en la gestión pública, ocasiona el temor de una nueva devaluación tan pronto como pasen las elecciones, que -a decir de muchos- el Gobierno la detendrá hasta ese momento, situación que de por sí, proporcionan incertidumbre.

A %d blogueros les gusta esto: