La utilización del Outsourcing en la Administración Tributaria venezolana

En los últimos años, se ha hecho habitual en el sector privado, la contratación con empresas especializadas de ciertas tareas, principalmente, de carácter administrativo, contable o informático; buscando con ello mejorar la eficacia de la gestión de ciertos departamentos o áreas de la empresa o, simplemente, con el fin de ahorrar el coste de personal y de equipos que supondría para la empresa, asumir por sí misma dichas funciones. Ese tipo de contratación, de colaboración externa empresarial, también conocida como “contrato de externalización de funciones”, de tercerización externa o, en su acepción inglesa, “outsourcing”, consiste en la realización por una empresa externa, de trabajos y funciones que normalmente serían realizados por la propia organización empresarial quien lo contrata. En virtud del éxito que ha alcanzado este mecanismo, y en el marco de reforma de la Administración Pública en general y particularmente, de la Administración Tributaria, en el que se busca actualizar a la misma y prestar un servicio cada vez mejor a los administrados, varios países del mundo han visto en la utilización de este tipo de contratación, una oportunidad para mejorar la eficacia organizacional y calidad de los servicios.

En Europa, países como Italia y Portugal, lo han aplicado con progresivo éxito. Algunos países de América Latina están bastante desarrollados, en cuanto a la prestación de este tipo de servicios de tercerización, tales como: México, Chile, Brasil y Argentina . De manera que, aumentan cada día más las empresas dedicadas al outsourcing. Así por ejemplo, su implementación ha coadyuvado a la Administración Tributaria Argentina desde varios puntos de vista, y, en especial, en cuanto al uso de los sistemas masivos de información. Por su parte, Italia viene utilizando el Outsourcing en dos sectores puntuales: el de la recaudación y la informática, allí el mismo fue tomado bajo la premisa de funcionar como un motor para el mejoramiento de la eficacia y de la eficiencia de la Administración Tributaria, para la renovación tecnológica y para la reducción de la complejidad de la gestión; de esta forma, ayudó a establecer sociedades con los proveedores de servicio orientadas a compartir no sólo objetivos funcionales sino también los fines estratégicos de la misma .

En Venezuela, con la expansión de la oferta tecnológica, los beneficios de acelerar el emprendimiento local a través de la tercerización, empiezan a notarse; y así también, la Administración Pública se ha valido de este instrumento buscando optimizar sus gestiones. Cabe acotar como antecedente, que la empresa Petróleos de Venezuela, desarrolló, a partir de 1997, una política de Outsourcing en el área informática y de telecomunicaciones la empresa extranjera, Science Applications International Corporation, (SAIC), cuyo negocio era el desarrollo de tecnologías y sistemas de información, a través de la constitución de una empresa de servicios informáticos, (Informática, Negocios y Tecnología, S.A) .

De esta forma, la Administración Tributaria venezolana, no ha sido ajena a la aludida tendencia ya que, a través del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria, (SENIAT), ha utilizado este mecanismo, trasladando algunas operaciones, especialmente de las áreas contable, computación e informática, ya que, como se afirma comúnmente, desde un punto de vista técnico, las organizaciones públicas se someten al Outsourcing, porque ellas no pueden manejar la complejidad tecnológica de los sistemas de información, debido a las crecientes dificultades que experimentan, al reclutar y mantener un personal técnicamente calificado y, por la frecuencia con que se falla en el reparto, en forma oportuna, de productos que sean eficientes y que se adecuen al presupuesto. Así, desde el punto de vista de las tecnologías de la información, el SENIAT ha celebrado acuerdos con empresas como Oracle y Hewlett-Packard , entre otras; cuyos productos y servicios son principalmente tecnológicos, estableciendo un marco de trabajo en el que el conocimiento de los procesos, metodologías y mejores prácticas optimicen los servicios que se ofrecen a los ciudadanos , reduciendo asimismo, la brecha tecnológica.

De igual forma, en la actualidad, se propicia la incorporación de sistemas de recaudación externos, utilizando para ello la red de agencias bancarias o sistemas de Outsorcing, a fin de lograr la desconcentración y facilitar a los contribuyentes y responsables el cumplimiento de sus obligaciones tributarias; avanzando entonces a la concepción del e-goverment o gobierno electrónico, que consiste en el uso de las tecnologías de la información y el conocimiento en los procesos internos de gobierno y en la entrega de los productos y servicios del Estado, tanto a los ciudadanos como a la industria, tecnologías cuyas implementaciones son muchas veces las mismas o similares a aquéllas correspondientes al sector privado del comercio electrónico, (o e-business), mientras que otras son específicas o únicas en relación a las necesidades del gobierno .

En síntesis, puede decirse sobre esta técnica que si bien conlleva algunos riesgos, (como la pérdida de la gestión de la función organizacional, que pueden ser reducidos o eliminados estableciendo una adecuada programación de la transferencia de las actividades, mediante condiciones contractuales prudentes y efectuando un monitoreo constante de la provisión del servicio), también aporta una serie de beneficios para las organizaciones, (cualquiera sea su naturaleza), tales como: Incremento de la productividad por mayor concentración en los objetivos organizacionales, la reducción y control de los costos operativos, mayores recursos libres para otros propósitos, acceso a capacidades mundiales además de ser clave en los beneficios de la reingeniería. Y ello es así, porque con este tipo de contratación, la Administración transfiere los procesos, equipos, servicios y tecnología de la organización o institución a un tercero, especialista en su campo, mediante asociaciones estratégicas a mediano y largo plazo dentro del marco legal, con lo cual la prestación de servicios será más eficiente; aunque sí es cierto que en algunas organizaciones la experiencia no ha sido del todo satisfactoria.

Dirección-E: [email protected]

Referencias Bibliográficas:

i. CÁMARA VENEZOLANO AMERICANA DE COMERCIO E INDUSTRIA, 2006. Comité de Outsourcing. “El Outsourcing en América Latina”. Disponible en: http://www.venamcham.org/comites/informacion_comites.htm

ii. CASTAGNOLA, Horacio, (2004) «La Gerencia De La Administración Tributaria La Evaluacion Del Desempeño y Las Nuevas Tecnologías». Boletín AFIP N° 80. Disponible en:
http://biblioteca.afip.gov.ar/BASIS/afip/all/doctrina/DDW?W=+ORDER+BY+FECHA/Descend&M=11&K=DOC+C+000311+2004+03+01&R=Y&U=1

iii. ANDRADE CASTRO, Jesús Alberto y MANDRILLO, Cósimo. El outsourcing de los sistemas de información en las organizaciones públicas. RVG, dic. 2004, vol.9, no.28, p.607-622. ISSN 1315-9984.

iv. www.oracle.com

v. http://www.hp.com/country/ve/es/welcome.html

vi. ACOSTA, Karen, 2006 HP Muestra su otra cara. Disponible en: http://computerworld.net.ve/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=142

vii. http://es.wikipedia.org/wiki/E-government

viii. CASTAGNOLA, Horacio, (2004), Ob. Cit.

A %d blogueros les gusta esto: