La Ventanilla Única

El reclamo de los importadores y exportadores venezolanos en pro de una ventanilla única para efectos de canalizar toda la información o documentación que los organismos estatales les solicitan, es casi ya parte del folklore dentro de los círculos ligados al comercio exterior del país.

La situación actual parece concebida por una mente diabólica que se propuso hacer tan difícil y complicada como se pueda, toda la permisología para importar o para exportar. Si se trata de exportar hay que partir por solicitar al ministerio que corresponda una constancia de que el país tiene producción suficiente de dicha mercancía, y que la eventual exportación no generará un problema de desabastecimiento nacional. Si se trata de importación, se tiene que acreditar que hay producción insuficiente de dicho producto y que por lo tanto es necesario complementar la producción nacional con un cierto volumen de  mercancías importadas. Después vienen los trámites relacionados con las divisas  y finalmente las gestiones propiamente portuarias, aduanales y navieras. En cada una de las estaciones de este vía crucis se solicitan, además, documentos que nada tienen que ver con el proceso directo de comercio exterior, pero que están destinadas a certificar que el empresario que hace dichas gestiones cumple con sus responsabilidades laborales y tributarias, entre otras. En síntesis, mucha documentación, muchas gestiones, muchos interlocutores y muchas instituciones. Todo ello va necesariamente acompañado de muchos costos –de todo tipo– y de mucho e innecesario gasto de tiempo y esfuerzo.

 Frente a esa situación -que no es nueva, pero que se ha agravado en los últimos años- exportadores e importadores han solicitado en múltiples ocasiones el establecimiento de lo que se ha denominado una “ventanilla única”, que permita que todo las gestiones y toda la documentación se entregue y se tramite en un solo punto del tiempo y del espacio. Hasta ahora, si bien no ha habido una oposición a la idea, su implementación no se concreta, tanto por los intereses creados que existen en torno al sistema actual, como por las rigideces y feudalismos que llevan a  a que ninguna institución quiera perder un ápice de sus prerrogativas y sus cuotas de poder.

La Organización Mundial de Comercio, OMC -sin ánimo de meterse en los problemas específicos de Venezuela, pero asumiendo lo que este problema tiene de general o de universal – tomó recientemente, en la Reunión  Ministerial de Bali, realizada en diciembre del año recién pasado, resolución en el siguiente sentido:

 “ 4.1. Los (países) Miembros procurarán mantener o establecer una ventanilla única que permita a los comerciantes presentar a las autoridades u organismos participantes la documentación y/o información exigidas para la importación, la exportación o el tránsito de mercancías a través de un punto de entrada único.

Después de que las autoridades u organismos participantes examinen la documentación y/o información, se notificarán oportunamente los resultados a los solicitantes a través de la ventanilla única.

 4.2. En los casos en que ya se haya recibido la documentación y/o información exigidas a través de la ventanilla única, ninguna autoridad u organismo participante solicitará esa misma documentación y/o información, salvo en circunstancias de urgencia y otras excepciones limitadas que se pongan en conocimiento público.

4.3. Los (países) Miembros notificarán al Comité los detalles del funcionamiento de la ventanilla única.

4.4. Los (países) Miembros utilizarán, en la medida de lo posible y practicable, tecnología de la información en apoyo de la ventanilla única.”

Esta resolución tiene que pasar todavía por pasos protocolares y administrativos propios de la OMC antes de convertirse en un acuerdo obligatorio para todos sus miembros. Pero habiendo sido ya aprobada por los 159 países miembros –incluida la propia Venezuela-,  es dable suponer que esos trámites adicionales se cumplirán en el transcurso del año 2014. Ojalá un hecho de esta naturaleza sirva como un elemento adicional que acelere las decisiones que sobre esta materia se vienen procesando lentamente en el seno del Gobierno venezolano.

Blog: sergio-arancibia.blogspot.com

A %d blogueros les gusta esto: