Por favor, no sigan con el desmembramiento de nuestra histórica ciudad

“Tengo la satisfacción de haber luchado con éxito por la unidad territorial de Valencia. Comenzando la década de los años 90, cuando hubo la polémica por el desmembramiento que tendría Valencia por la separación de sus parroquias”.

O. Feo Caballero

Por favor, no sigan con el desmembramiento de nuestra histórica ciudad (I)

Desde que este régimen castro-comunista se instaló en el Palacio de Miraflores, ni el difunto, así como tampoco el cuestionado actual Presidente han tenido, alguna vez, palabras de elogios para Valencia como ciudad ni, mucho menos, para los ciudadanos que orgullosamente hemos nacido en esta Tierra Heroica -tres veces capital de la República, 1812, 1830 y 1858-, escenario de muchas leyendas y hechos que han contribuido a reafirmar la Patria y al progreso contemporáneo de Venezuela.

Entre el 6 de mayo y el 14 de octubre de 1839, la histórica “Casa de la Estrella” fue sede del Congreso Constituyente que dio el paso definitivo para la creación de la República de Venezuela. Desde ese entonces teníamos Patria, unida y progresista, pero el actual régimen ha acabado con dicha unidad y progreso.

El difunto Presidente denunció, durante la juramentación del anterior Alcalde, que el escudo de dicha ciudad aún mantiene la corona de España, como motivo que lo encabeza, después de casi 200 años de la Independencia de Venezuela. Como consecuencia de este comentario, ese Alcalde y su equipo procedieron a diseñar un nuevo escudo, que echó por tierra toda la tradición histórica de dicho símbolo. Igual sucedió con los otros dos símbolos cívico-históricos de la ciudad: el himno y la bandera.

A Valencia se la conoce como la Capital Industrial de Venezuela, en atención a que alberga la mayor cantidad de factorías e importantes zonas industriales del País. El PIB de la ciudad ronda los USD$ 25.000 millones, y además era, hasta finales de los noventa, la ciudad venezolana con el mayor crecimiento demográfico, urbanístico e industrial. El GaWC (Globalization and World Cities) había incluido a Valencia en su listado -siendo ésta y Caracas las únicas ciudades venezolanas en el ranking- y la clasificaba como una ciudad de suficiencia. De acuerdo con cifras de Fedecámaras-Carabobo, en los últimos 15 años, más del 40% de las empresas que se habían instalado en esta región han cerrado sus puertas, por la razón que todos conocemos: acabar con el sistema privado productivo nacional.

Desde el 2007, este régimen comenzó el desmembramiento de la cultura valenciana, patentizada con la medida de expropiación del Ateneo de Valencia, tomada en ese año por la bancada oficialista del Consejo Legislativo del Estado Carabobo (CLEC). Ante tan vil y artero proceder, la directiva del AV se pronunció en los siguientes términos: “…se registrará en la historia de los anales político-culturales de Carabobo como un acto de ejercicio irrespetuoso y abusivo del poder”. Es oportuno acotar que el Ateneo de Valencia fue fundado el 25 de febrero de 1936 por María Clemencia Camarán, es decir que, para el momento del inconstitucional “arrebatón”, dicha Institución tenía siete décadas de fructífera y relevante labor cultural.

Una cuadrilla, contratada por la anterior gestión municipal a través del Instituto Municipal del Ambiente (IMA), demolió, a mandarriazo limpio, la “Casa de Blancanieves”, ubicada en el centro del Parque “Los Enanitos”, que fue, por más de cuatro décadas, el principal atractivo de este espacio público situado en la Av. Paseo Cabriales, y la cual, por su sonoro reloj y su peculiar motivación, inspirada en el famoso cuento infantil, se hizo muy visitada por propios y extraños, y llegó al punto de convertirse en un referente de la ciudad.

Igual sucedió con el llamado Parque Metropolitano: era un parque ubicado en la Parroquia Urbana San José, en el noreste de la ciudad de Valencia, cerca del Parque Fernando Peñalver. Era un pulmón vegetal en la margen izquierda del Río Cabriales y ocupaba una extensión de 11 de hectáreas. Fue inaugurado en el año 1946, remodelado y embellecido por la gestión del Dr. Rivero Salas. Por el abandono y falta de mantenimiento de este sitio recreacional también desapareció otro espacio para el sano esparcimiento de los valencianos…

Por favor, no sigan con el desmembramiento de nuestra histórica ciudad (II)

Con esta segunda entrega terminan mis apreciaciones sobre el bestial desmembramiento de nuestra Ciudad por parte del actual régimen y en complicidad con autoridades regionales.

Otro lamentable y doloroso caso es el del museo de la “Casa Páez”. Esta casa perteneció al general José Antonio Páez, quien la adquiere después de la Batalla de Carabobo, a finales de 1821, y en la que vivió hasta el año 1835. Entre los años 1826 y 1827 la hizo reedificar por los mejores artesanos, y encargó de sus pinturas al señor Pedro Castillo, artista notable de la época y abuelo materno de Arturo Michelena. En estas decoraciones y obras pictóricas hechas por Castillo se encuentran mezclados la mitología y el patriotismo. Había sido cuidada celosamente por el difunto Luis Ovalles y es la sede de la renombrada e histórica Sociedad “Amigos de Valencia”.  Por decisión del actual Gobernador de Carabobo se cierra la casa del General José Antonio Páez y, hasta el momento, el Gobierno Regional no ha emitido una información oficial sobre esta inesperada decisión, que priva a la ciudadanía del museo mejor conservado de esta ciudad.

Dos días después de la derrota sufrida por el oficialismo en los comicios del 8D en muchos municipios  de la Venezuela del cambio, entre ellos Valencia, el Gobierno Central publica los Decretos 664, 665 y 666, por medio de los cuales le arrebata a nuestra querida ciudad tres de sus iconos cívico-culturales: a) el Teatro Municipal, cuya construcción se inició en 1879 por órdenes del Presidente de Venezuela, Antonio Guzmán Blanco, y el Gobernador del estado Carabobo, Don Hermógenes López, fue inaugurado en octubre de 1894; b) el Parque “Recreacional Sur”, ubicado en la Parroquia Santa Rosa,  fue inaugurado el 24 de junio de 1971 por el Presidente Dr. Rafael Caldera, con motivo del sesquicentenario de la Batalla de Carabobo, y el cual, desde su inauguración, estuvo  bajo la custodia de la Alcaldía del Municipio Valencia, y el organismo encargado de su mantenimiento, infraestructura y administración era  FUNDATUR;  y c) la Plaza Monumental, la segunda plaza de toros con el mayor aforo del mundo. Pero lo que hace que ésta sea Monumental no es su tamaño, sino más bien su personalidad multifacética. Ésta fue inaugurada el día viernes 9 de febrero de 1968 por el entonces Presidente de la República, Dr. Raúl Leoni, ante una numerosa comitiva conformada por autoridades regionales y nacionales, encabezada por el Dr. Jorge Domínguez Nassar, Presidente del Concejo Municipal valenciano, durante cuya gestión se construyó la joya taurina de Venezuela, la cual, durante los años siguientes, recibió en su arena a importantes figuras del mundo taurino.

No obstante, con el paso del tiempo, el imponente coso sufrió un deterioro significativo. El descuido fue llevándolo a la soledad, hasta que en el año 1997 la Alcaldía de Valencia, al mando de Francisco “Paco” Cabrera, toma la iniciativa de recuperarlo con una visión más amplia y futurista que aspiraba a “…convertir la Plaza Monumental en un gran escenario de eventos culturales, deportivos, religiosos y taurinos”, según asegurara, en repetidas oportunidades, el Alcalde Cabrera. Aquel propósito se hizo realidad en 1998, pero el “Socialismo es eficiencia”,  slogan de la anterior gestión municipal, lo abandonó totalmente y hoy  está completamente colapsado.

Y el último desaguisado -del cual me acabo de enterar cuando intentaba concluir este artículo- lo constituye la aberrante e inexplicable decisión de cambiarle el nombre a la Maternidad “Dr. Fachín De Boni” (de la CHET), eminente médico valenciano, por el del difunto Presidente quien, por sus múltiples “ocupaciones y acciones” como militar activo durante los gobiernos democráticos y en cuenta de sus posteriores y breviiiiiísimas cadenas presidenciales, sabrá Dios si por su tan “patriótica dedicación” habrá tenido tiempo de estar siquiera presente para el momento del nacimiento de sus hijos. En referencia a esta designación  desatinada, le pregunto a los esclarecidos socialistas lo siguiente: ¿Acaso el difunto Presidente tuvo alguna actuación o aporte significativos en esta área del conocimiento científico, concretamente en nuestra CHET?

Contra esta arremetida del Gobierno Central, todos los valencianos, incluyendo al actual Gobernador y a muchos miembros de los niveles estratégicos de la Gobernación, deben cerrar filas para defender lo que se quiere desmembrar. Todos los que sentimos y queremos verdaderamente a nuestra ciudad debemos  sumarnos al movimiento aupado por el Dr. Pablo Aure, cuya enaltecedora   consigna reclama dignamente: “Valencia se Respeta”.

Y un último mensaje para todos los valencianos que ejercen función pública tanto en el poder ejecutivo, como en el legislativo y en el judicial en el Gobierno Central, Regional o Municipal… no se olviden del dicho coloquial que reza: “Es preferible morir de pie, que vivir de rodillas”.

Dirección-E: [email protected]

Twitter: @chichipaez 

Dirección-E: [email protected]

Twitter: @chichipaez 

A %d blogueros les gusta esto: