Las fuentes de financiamiento del Desarrollo Económico Local

El desarrollo de las acciones por parte de los diferentes actores, deben responder a una lógica común la que debe estar contenida en una Estrategia de Desarrollo Local y evidentemente algunas van a requerir de financiamiento para su implementación y otras no, dado que responden estas últimas al cumplimiento de las funciones de las instancias locales, sean estas gubernamentales como no gubernamentales.

Sin embargo, esa aparente diferencia establecida en los roles de cada uno de los actores locales y los niveles de importancia de cada uno de ellos en el proceso de desarrollo, tiene sus repercusiones en la forma y los mecanismos a utilizar para canalizar el financiamiento del Desarrollo Económico Local.

Evidentemente la forma de ejecución del financiamiento hacia los usuarios finales, dependerá en gran medida del grado de rigidez, autonomía y de las normas establecidas de cada uno de lo que se le denomina estructuras de implementación. El financiamiento en cuestión no debe constituir de ninguna manera, una relación de dependencia permanente de las fuentes de financiamiento, sino que debe diseñarse e implementarse como una estrategia sostenible.

En este sentido Lazarte (2007), señala que el financiamiento se constituye en un instrumento promocional, capaz de viabilizar un conjunto de iniciativas, condiciones técnicas, de gestión y de dotación de recursos, que permitan promover la generación, consolidación y/o reorientación de actividades económicas, capaces de generar el flujo requerido de ingresos en condiciones adecuadas de empleo.

Tomando en consideración las condiciones de nuestro país, identificaremos algunos mecanismos y fuentes de financiamiento potenciales y brindar elementos claves de cómo, estos pueden ser implementados en los espacios locales. A diferencia de algunos de los estudios atrás citados, no definiremos una única instancia o estructura de implementación, sino que en el marco de la independencia funcional de los actores locales, vistos estos como posibles estructuras de implementación de dicho financiamiento, efectivamente responden a una lógica y estrategia elaborada de común acuerdo para el desarrollo del municipio.

Las fuentes con las que los gobiernos locales cuentan para el Desarrollo Económico Local, podemos mencionar las siguientes:

 Inversiones Públicas realizadas a través de instituciones del Gobierno central, y resto de instancias en la que los gobiernos locales de una forma organizada pueden incidir para orientar este tipo de inversiones bajo una estrategia de desarrollo del municipio.
 Otra de las fuentes de financiamiento que se encuentran en el territorio, son las ONG’s las cuales ejecutan recursos por medio de la cooperación descentralizada. Con estas instancias locales debe efectuarse una coordinación con el fin de hacer sinergias y evitar la duplicidad de esfuerzos y recursos y finalmente que las inversiones que se ejecuten sean bajo la lógica de desarrollo del municipio.
 Por otro lado se encuentra la implementación de otras modalidades de financiamiento hacia los sectores productivos y en donde los gobiernos locales pueden ejercer el papel de facilitadores, en conjunto con el resto de actores locales, para el impulso de sectores y actividades económicas locales que no gozan de un reconocimiento y la prioridad requerida por la banca formal, que no obstante disponen de competitividad, pero que no cuentan con las garantías requeridas para acceder a este financiamiento. Este enfoque se centra en el establecimiento de un fondo que bajo ciertos requisitos, pueda ser utilizado por estos sectores económicos prioritarios del municipio como garantía para acceder a recursos de la banca formal. Este mecanismo permite además del acceso al financiamiento, trasladar a un mejor posicionamiento futuro ante el sistema financiero formal y/o flexibilizar las rigideces de estas últimas.

La planeación en América Latina, permite proponer opciones, partiendo de cualquier país que la compone. El nuevo orden económico mundial, ofrece diferentes posibilidades a los gobiernos nacionales y locales para obtener los mayores logros económicos y sociales, en un mundo cada día más globalizado.

Los entes territoriales han venido evolucionando, convirtiéndose en un eje indispensable para el crecimiento y desarrollo desde lo local a lo nacional. Esta nueva dinámica territorial, debe proveer al ente de los recursos suficientes para garantizar el financiamiento de las inversiones sociales, en infraestructura y otras inversiones productivas. Reto que deben emprender los gobernantes en materia administrativa y fiscal, para conseguir nuevas fuentes de financiamiento que permita respaldar el compromiso legal y Constitucional adquirido.

Existen varias alternativas: una de ellas es la que ofrece el sector financiero, que en América Latina está regido por los mercados de dinero y los mercados de capitales: El mercado de dinero lo brindan los bancos comerciales, con aceptación de corto plazo y los mercados de capitales están integrados por una serie de participantes que, compra y vende acciones e instrumentos de crédito con la finalidad de que los financistas cubran sus necesidades de capital y los inversionistas coloquen su exceso de capital en negocios que generen rendimiento.

Estas opciones, en América Latina, son aprovechadas con poco dinamismo por las entidades gubernamentales como fuentes para atender sus compromisos y tan solo se centra en las tradicionales como impuestos, tasas, créditos bancarios. Aspectos que hacen que los entes locales no proyecten los suficientes recursos para atender la nueva dinámica que le atañe, con la suficiente responsabilidad y eficacia a un Estado moderno capaz de generar crecimiento y desarrollo, por intermedio de los gobiernos municipales.

En el mundo actual existe perspectiva para las localidades, pero también existen limitaciones de carácter administrativo, en especial por la falta de empoderamiento y versatilidad de los administradores públicos para gestionar fuentes importantes que garanticen la totalidad de los programas aprobados en el plan de desarrollo.

Se espera que los entes locales visualicen un horizonte financiero, expuesto por Odonne (2008), capaz de generar desde el ámbito local verdaderos procesos de cambio por intermedio de sus planes y acciones entrelazados con el nacional, que busca ejecutar o proponer a las instancias nacionales respuestas precisas a las problemáticas presentadas en los niveles nacionales y abrogados al ámbito local.

En consecuencia, se pretende explorar las alternativas que pueda ofrecer la globalización a los gobiernos en materia de fuentes de financiamiento para atender diferentes gastos en inversión, como entes activos de participación de la actividad económica. En donde la premisa es que para cubrir los diferentes programas previstos en los planes de desarrollo de los entes locales, estos deben estar soportados por diferentes fuentes de financiamiento que permitan cumplir en su totalidad con lo planeado.

En la actualidad, esas fuentes de financiamiento no alcanzan a cubrir todos los programas y proyectos previstos en un plan de desarrollo, en especial los de infraestructura que es primordial para el desenvolvimiento de los agentes económicos privados. Las actuales fuentes de financiamiento de los entes locales, en orden de importancia provienen de las transferencias del orden nacional, de los recursos del crédito y los propios ó ingresos corrientes de libre destinación.

Finalmente, se requiere de un administrador local, con una visión más ampliada de las alternativas financieras y técnicas administrativas para garantizar los diferentes planes de desarrollo, que si se combinan de manera gerencial y con alto grado de pertenencia por satisfacer las necesidades de su comunidad.

Ello permitirá su éxito.

Dirección-E: [email protected]

A %d blogueros les gusta esto: