Lo que necesitas saber para trabajar desde tu hogar

Darren Menabney para Forbes

Con el COVID-19 obligando a muchas empresas a implementar rápidamente el trabajo remoto, es posible que de repente te encuentres trabajando desde casa y te preguntes ¿cómo comenzar? Aquí hay seis consejos para ayudarlo a administrarse eficazmente.

El brote de coronavirus COVID-19 ya ha tenido un gran efecto en el trabajo y en cómo trabajamos. Ha interrumpido las cadenas de suministro, ha ocasionado restricciones de viaje y, por supuesto, ha tenido un costo humano terrible.

Por lo tanto, no sorprende que cada vez más empresas estén comenzando a recomendar o exigir a los empleados que trabajen de forma remota o que trabajen desde casa. El crecimiento del trabajo remoto no es nada nuevo, pero la urgencia provocada por el coronavirus COVID-19 significa que muchos de nosotros puede que de repente necesitemos trabajar desde casa, a veces por primera vez, con una falta de políticas formales o de capacitación.

Yo he estado trabajando en casa durante dos días a la semana durante más de un año. Descubrí que me da una mayor productividad, creatividad y satisfacción en el lugar de trabajo, e investigaciones realizadas muestran que muchos trabajadores remotos sienten lo mismo. Por lo que, un poco de preparación puede ayudarlo a prosperar en este nuevo mundo de trabajo, así que aquí hay seis consejos para ayudarlo a comenzar.

1) Conozca su estilo de trabajo

Trabajar desde su hogar, como cualquier forma de trabajo remoto, presenta nuevos desafíos y oportunidades que requieren que abordes el trabajo de manera diferente. La buena noticia es que tiene más libertad y control sobre cómo trabaja, pero para hacerlo más impactante necesita alinear la forma en que trabaja desde su hogar con su estilo de trabajo.

¿Su creatividad y productividad alcanzan su punto máximo en la mañana o en la tarde? ¿Eres una alondra o un búho? ¿Trabajas mejor con la cabeza agachada en silencio o prefieres con la música y el ruido de fondo? Al descifrar todo eso y planificar su experiencia y ajustar el entorno a su alrededor, será más productivo y más satisfactorio.

Tómese un tiempo para sentarse, comprender mejor su estilo de trabajo y usar esas ideas para planificar su enfoque. Esta es la base del trabajo remoto.

2) Crea tu espacio de trabajo

Una gran parte de la efectividad del trabajo remoto es hacer que se sienta como un verdadero trabajo y que el espacio físico elegido sea fundamental para esto. No necesita una oficina en casa ni hacer grandes inversiones, solo un poco de planificación. Y tal vez mover algunos muebles.

¿Qué tipo de espacio de trabajo se adapta mejor a su estilo de trabajo? ¿La mesa de la cocina funcionará o necesitarás algo más grande? ¿Te ayudará tener otras personas cerca o tendrás que trabajar en una habitación separada? ¿Una ventana que mira al mundo te inspira o te distrae? ¿Quieres estar cerca de una pared para poder colocar algunas notas o Post-its? ¿Necesitarás un lugar para almacenar documentos? Configure su espacio de trabajo de manera que pueda concentrarse y disponer de los recursos que necesita.

Uno de esos recursos críticos es una buena conexión a Internet, así que averigüe en qué lugar de su hogar obtiene la mejor recepción de Wi-Fi. Si está haciendo muchas videollamadas, es posible que deba hacer una pequeña inversión en un cable de Ethernet. El Wi-Fi puede ser poco confiable y una conexión por cable conducirá a una mejor calidad de la llamada.

Piense en cómo se verá y sonará su espacio de trabajo en una llamada de audio o video. ¿Habrá mucho ruido de fondo? Más importante aún, ¿qué verán todos los demás en la videollamada detrás de usted? ¿Ven una cocina desordenada detrás de ti, una pila de ropa o ven una formación profesional ordenada?

Si va a trabajar de forma remota durante un período prolongado, intente hacer que este espacio de trabajo sea semipermanente, para que pueda volver a él todos los días y retomarlo donde lo dejó. Lo hace sentir como tu espacio personal.

3) Entra en la mentalidad correcta

Cuando finalmente es hora de comenzar su primer día trabajando desde casa, no es solo cuestión de abrir su computadora portátil y sentarse en la mesa de la cocina todo el día en pijama. Trate de hacerlo sentir como trabajo, lo que puede ser un desafío cuando está rodeado de su hogar, familia o mascotas. Pero hacer ese cambio mental al «trabajo» ayudará a su enfoque y productividad. Si ha configurado su espacio de trabajo de la manera correcta, ya está a medio camino.

Un truco simple para hacer ese cambio mental es vestirse de tal manera que se sienta como un trabajo, lo que probablemente no signifique pantalones deportivos. No necesita ir formal, pero vestirse como lo hace en el trabajo, aunque sea un poco, le recordará que ahora está en modo de trabajo. Si va a hacer videollamadas, debe hacerlo para dar la impresión profesional adecuada a sus colegas y clientes.

Finalmente, asegúrese de comenzar y finalizar cada día de trabajo aproximadamente a la hora habitual. Si bien existe una tendencia natural y admirable de comenzar más temprano o trabajar más tarde porque su tiempo de viaje ahora es cero, trate de cumplir con su horario de trabajo regular para que se sienta como si fuera un trabajo.

4) Los horarios y las rutinas lo mantienen enfocado y motivado

Es probable que tenga menos reuniones y distracciones de colegas o jefes. Si bien eso puede conducir al desafío del aislamiento social, también le brinda la oportunidad de tener un mayor control de su horario, centrarse más en algunas tareas grandes y sumergirse en ellas durante unas horas.

Para desarrollar el enfoque de su jornada laboral, planifique lo que desea lograr cada día y ahorre tiempo para cada una de sus tareas. Programe tareas creativas para los momentos en que es más innovador y el trabajo de rutina para los momentos en que no lo es. Desarrolle a tiempo los rituales y las rutinas diarias, como el control de correo electrónico de la mañana, la llamada al equipo o las tareas administrativas.

Intenta programar toda tu semana por adelantado. Mi primera tarea los lunes por la mañana es tomar un papel cuadriculado, crear una columna para cada día de la semana y escribir lo que quiero lograr cada mañana y tarde, de lunes a viernes, y ponerlo en la pared frente a mi espacio de trabajo A medida que avanzo la semana, tacho lo que he hecho y me ajusto al día siguiente según sea necesario. El viernes por la tarde, reflexiono sobre la semana y tomo algunas notas para la semana siguiente y repito el proceso el lunes por la mañana. Ver un registro visual de lo que he logrado cada semana da una sensación de logro que es increíblemente motivador.

5) Cuida tu bienestar físico y mental

Trabajar desde casa tiene algunas tensiones únicas, y el aislamiento social es lo más importante. Somos animales sociales, y trabajar en casa todo el día puede afectar nuestra salud física y psicológica. Pero puedes luchar contra eso.

Mantenerse en contacto con sus colegas es vital, y el correo electrónico no es suficiente. Encuentre el tiempo para charlas virtuales sobre enfriadores de agua con sus colegas, incluso para conversar. Establezca un tiempo dedicado cada día para hacer esto, ya sea que también estén trabajando en casa o en la oficina, y haga una videollamada para fortalecer ese vínculo social. Mantiene a su equipo fuerte y su estado mental, con el beneficio adicional de ayudarlo a mantenerse al día con lo que sucede en la empresa. No se sienta mal por sugerir reuniones por video a través de Skype o Zoom; es posible que no sea el único que prefiera la comunicación en vivo a depender únicamente del correo electrónico y el chat.

Si trabajas en casa con tu familia o seres queridos, obtén una recarga emocional e inspiración cuando lo necesites. Aprovecha estar en casa.

Cuida tu salud física. Párate una vez por hora. Haz algunos estiramientos. Salga a caminar o correr por la mañana para comenzar el día o durante el día. Cuando comencé a trabajar desde casa dos días a la semana, me di cuenta de que caminaba menos y quemaba 1,000 calorías menos por semana, así que hago un esfuerzo para salir a caminar o correr a la hora del almuerzo cuando trabajo desde casa. El aumento de peso puede ser un efecto secundario inesperado del trabajo en el hogar, así que encuentre tiempo para salir al mundo o ir al gimnasio. Se ha demostrado que el ejercicio, incluso una corta caminata, aumenta su creatividad y estado de ánimo.

6) Convierta el almuerzo en un evento

El almuerzo es una excelente oportunidad para desarrollar una rutina, combatir el aislamiento social y mantenerse en forma. Almorzar en su escritorio es una mala idea y una oportunidad desperdiciada para utilizar la libertad de almorzar en casa. Haga que el almuerzo sea parte de su rutina y haga que cuente. Sal y echa un vistazo a ese restaurante en el vecindario que siempre está lleno por la noche. Reunirse con otras personas. Almorzar con colegas si es posible. Tome algunos cursos en línea o póngase al día con algunas charlas de TED.

No se sienta mal por salir a almorzar, correr o dar un paseo mientras trabaja desde casa; es bueno para usted y su empresa porque se vuelve más creativo y centrado.

Aunque COVID-19 significa que muchos de nosotros estamos trabajando desde casa por una razón desafortunada, el lado positivo es que nos familiarizaremos con un estilo de trabajo que se está convirtiendo cada vez más en la norma. Algunos o todos los consejos compartidos aquí pueden hacer que su experiencia del trabajo en su hogar sea más gratificante y productiva, y prepararlo para ese futuro de trabajo. Quién sabe; puede terminar deseando convertirlo en su estilo de trabajo predeterminado a partir de ahora.

Este articulo originalmente fue escrito por Darren Menabney. Colaborador de Forbes

Y ha sido traducido por Arturo Navarro miembro del Comité de redacción de .entorno-empresarial.com, por considerar de suma importancia para las personas que deben efectuar este tipo de trabajo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: