Los errores más comunes de los emprendedores

Expectativas poco realistas, ‘amor’ desmesurado por el producto o el servicio, falta de planificación o composición inadecuada de los equipos. ¿Cómo se pueden prever o solucionar los errores más recurrentes a la hora de poner en marcha un negocio?

Los errores que comúnmente cometen los emprendedores, son:

Expectativas poco realistas,

Amor desmesurado por el producto o servicio,

Falta de planificación y/o

Composición inadecuada de los equipos de trabajo.

En el mundo empresarial, entusiasmarse demasiado con una idea tiene un lado bueno y otro malo: “Está el entusiasmo que le pondremos al proyecto, la motivación, lo que creeremos en él”, explica Marta Graño, profesora de OBS Business School y experta en mentorización de proyectos. En cambio, la parte negativa supone una ceguera ante lo crucial, lo que en el ámbito profesional suele equivaler a problemas. “En vez de centrarnos en lo que necesita el cliente, ponemos el foco en nuestro producto o servicio dando por descontado lo maravilloso que es o pensando que se va a vender solo”. Y “Por muy buena que sea tu idea, necesitas comprobar si se ajusta al usuario o al cliente.

La solución es sencilla. Esta ceguera se solventa con una prueba preliminar a un grupo de control para dirimir si el producto cubre las necesidades del cliente. “Basta con una escucha activa en la que los potenciales consumidores te digan qué le falta, qué no les gusta y qué cambiarían. A veces es incómodo escucharlo, pero es lo que más ayuda a no aferrarse a un planteamiento equivocado”, destaca esta experta.

Si bien es cierto, que el amor ciego por la idea propia es uno de los errores más frecuentes que cometen los emprendedores. Este no es el único. Por lo que a continuación se abordarán, otros cinco problemas recurrentes y sus posibles soluciones.

1. La mayoría de los emprendedores fracasan durante los primeros años.

Según los expertos, el 90% de los emprendedores fracasa por una causa obvia, pero casi siempre inevitable: la falta de ingresos en los primeros años. “Al arrancar cualquier proyecto hay que emprender una travesía por el desierto, un periodo que se extiende desde que comienza la aventura empresarial hasta que se alcanzan unos ingresos estables en el tiempo”, indica Graño. Por este motivo y para elegir el método de financiamiento más adecuado para cada proyecto, el asesoramiento profesional que presta la entidad bancaria es clave para ayudar a los emprendedores a aclarar sus dudas y escoger.

Para Allison Rohe, profesora del área de Entrepreneurship y directora ejecutiva de IE Impact de IE University, este error, a pesar de su recurrencia, no se visibiliza lo suficiente: “Nos cuentan historias de éxito, pero detrás siempre suelen haber algunos fracasos”.

El antídoto es la cautela. “Es recomendable no dejar el trabajo anterior hasta que el nuevo proyecto no esté estabilizado. Es un sobreesfuerzo, pero tirarse a la piscina no es fácil”, retoma Graño. Esta cautela también sirve para rebajar las expectativas en los primeros meses o años. Tener en mente esta situación puede prepararnos logística y financieramente cuando llegue. Como detalla esta experta: “Los primeros meses, y años, son los más complicados. Pasar de cero a un cliente es muy difícil, un esfuerzo titánico. Mucho más que pasar de uno a 10″.

Aspectos fiscales el tipo de negocio en 2023.

El emprendedor debe tener en cuenta las reformas del Régimen Especial que corresponde al tipo de negocio en cuestión. El principal cambio consistirá en que el dueño del negocio deberá determinar la base de pago en función de los rendimientos netos anuales; es decir, los ingresos que ha recibido después de haber asumido los gastos necesarios para mantener su solvencia y su actividad. El negocio debe disponer de un personal que lo ayude a solventar este tipo de pagos fiscales ante los organismos competentes.

2. Pensar que el producto o el servicio es para todo el mundo

Es equivalente a pensar que lo que ofrecemos es para cualquier persona, que cualquiera puede ser un cliente potencial. Es una falta que los asesores perciben con relativa frecuencia cuando éstos son emprendedores noveles: “Se debe formular la pregunta: ¿a quién crees que le va a interesar tu servicio? Y en muchas ocasiones parten del principio que a todo el mundo. Y es imposible gustar a todo el mundo. De hecho, empresarialmente hablando no tiene nada de malo”. No tiene nada de malo porque es esencial tener claro quién va a querer gastar su dinero en el producto. “Hay que definir a la perfección el público objetivo. Si conoces bien al usuario la comunicación será mucho más precisa y será de gran ayuda para conseguir esos primeros clientes. Y enamorar a ese target, por muy pequeño que sea, es fabuloso”.

Es sabido que una de las causas de que se este ofertando algo que el mercado no quiere: “Significa que el emprendedor no ha dado con un problema que valga la pena resolver. Si se detecta una necesidad que merezca ser satisfecha, lo más probable es que el producto funcione”.

3. Integrar un equipo inadecuado

Emprender en equipo es fundamental hoy en día. Se requiere de una diversidad de miradas, experiencia y conocimientos de la actividad en consideración. Ir solo, no es fácil, es complicado. Hazte acompañar de gente comprometida con tus mismos intereses. 

Configurar el equipo empresarial es una tarea vital que hay que acometer con pragmatismo: “Solemos apoyarnos de la gente que tenemos alrededor. De quién tiene tiempo, de nuestros afines y/o de nuestros familiares. Pero es muy importante contar con alguien que tenga el mismo compromiso que tú.

Según los más especializados en esta área, destacan que la fortaleza del equipo permite afrontar con más garantías los momentos complicados que conlleva un nuevo negocio. “Hay que poner cierto punto de escepticismo. Vaya muy bien o muy mal, emprender con amigos o familiares puede suponer problemas a nivel personal. Es mejor ser objetivos y buscar los perfiles que necesitas, enriquecedores, comprometidos y que cubran el proyecto, más que la comodidad de conocer a una persona”.

4. Prescindir de un plan de negocio

La principal excusa que ponen los emprendedores para no elaborar un plan de negocio —un documento con las líneas y las estimaciones básicas del proyecto— es que la práctica nunca se ajusta a la teoría. Aun así, siempre es conveniente hacerlo: “El plan de negocio te obliga a aprender del proyecto, del mercado, y a ver qué requerimientos legales necesitas… En otras palabras, es una guía para enfrentar el sector y sus vicisitudes antes de empezar”.

Aparte de esta inmersión, el plan de negocio permite marcar objetivos y baremos, como los ingresos y los gastos que esperas en un periodo determinado. Téngase claro, que “Lo que no mides no lo puedes controlar. Si funcionas por sentimientos te engañas. Una hoja de cálculo no miente: ves las desviaciones con claridad, sobre todo en los ingresos, y tomas acciones correctivas a tiempo”

El plan también sirve para decidir dónde se deben poner más esfuerzos financieros: “Los emprendedores deben tener claro en qué invertir y hacer un buen estudio en consecuencia. De hecho, la oportunidad muchas veces no está en desarrollar algo completamente nuevo, sino en mejorar soluciones existentes, problemas que ya sabemos que son problemas”.

5. No vigilar los gastos

Sobre los gastos iniciales, los primeros desembolsos en material, alquiler, personal o publicidad, se recomienda ser prudente: “Vemos casos de endeudamiento temprano por un despacho o unos equipos que realmente no son necesarios. Hay que tener cuidado con asumir gastos elevados desde el minuto cero. Si tienes reservas financieras, perfecto. Si dependes de los ingresos, debes tener el semáforo en rojo”.

No se trata de embarcarse en el proyecto con los mínimos gastos posibles, sino hacerlo vigilando de cerca los gastos superfluos o extras. “Esta es la mejor receta. Es sentido común, pero no siempre se aplica cuando emprendemos”.

Con información de JAIME RIPA en articulo para elpais.com

Image by jlxp from Pixabay

Professionals Consulting VD S.A Database Management Company en Caracas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.