Los tres erizos: ilustración en dos actos

Los tres erizos de Javier Sáez Castán es un libro presentado a manera de pantomima (representación teatral hecha sólo con movimientos y gestos). Posee, por ende, elementos que lo acercan al teatro: presentación de los personajes y separación de la trama en actos.

A continuación se muestran secretos que guardan las ilustraciones en cada uno de los actos.

Acto I: El robo

¿Qué ocurre en la historia?
Tres erizos roban unas manzanas de la huerta de una mujer. Los habitantes del lugar buscan a los implicados en el hurto pero, con la llegada del invierno, la tarea se dificulta.

¿Cómo lo representa la ilustración?
La ilustración sirve para presentar la historia de manera lineal. A medida que transcurre la obra, se visitan diferentes escenarios que, al final del libro, se pueden ubicar como partes de un todo. A manera de guía, el autor muestra en cada página pequeños sectores de un lugar mayor: el jardín de una finca.

Acto II: El juicio

¿Qué ocurre en la historia?
La llegada de la primavera reanima a los habitantes de la finca en la búsqueda de los erizos. Los encuentran y, van a dispararles, cuando se dan cuenta que las semillas de las manzanas robadas dieron vida a un manzano. Como fin de la historia, los erizos son condecorados por su buen proceder.

¿Cómo lo representa la ilustración?
Las flores fuera de la madriguera de los erizos se han cerrado, la taza de café se ha volcado para expresar visualmente el susto y la sorpresa de los erizos ante la aparición intimidante de los hombres con sus armas.

También hay inscripciones destinadas a aclarar aspectos de la imagen. Este recurso medieval es utilizado por el autor para emular voces. En este caso, SALVE se trata de la voz de la naturaleza saludando al despertar del letargo invernal.

Para ver más detalles sobre este libro y otros del mismo autor, le sugerimos visitar el blog:

Blog: http://edicionesekare.blogspot.com/

A %d blogueros les gusta esto: